Domingo 27 de septiembre de 2020
ARMAS | 15-09-2020 08:06

Qué tiene que ver la Red Argentina para el Desarme con Tirso De Molina

Es correcto afirmar que la gestión anterior de la ANMaC dificultó a los legítimos usuarios de armas poder estar en regla. Pero también lo es que la postura de Adrián Marcenac es una falacia.

Gabriel Téllez fue un religioso español (1579/1648), que trascendió a la posteridad bajo el nombre de Tirso de Molina y resultó autor de importantes obras de la literatura hispánica. Una de sus ingeniosas frases –“A una verdad le añaden varios ceros”– vino a mi mente al leer un reportaje hecho recientemente a Adrián Marcenac, como integrante de la Red Argentina para el Desarme (RAD).

Durante esa entrevista, manifestó su disconformidad con el mal manejo de los responsables de la ANMaC (Agencia Nacional de Materiales Controlados), que llevó a que miles de legítimos usuarios de armas quedaran fuera del sistema legal. Sin duda una “verdad”. Para agregar que “sólo 250.000 armas están bien registradas del universo de 4.000.000 de armas que están circulando”. Y es allí –don Tirso– que le comienzan a agregar ceros.

Cuando la anterior gestión de Natalia Gambaro modifica el sistema de exámenes psicofísicos, deja afuera de la legalidad a muchos usuarios de armas que –aunque pretendían mantenerse dentro de la ley– no pudieron hacerlo, por el elevado e injustificado costo por un lado, o por ser de cumplimiento imposible por otro, ya que muchos habitantes de localidades del interior no tenían donde realizarlo. Fue en ese momento cuando los legítimos usuarios levantamos nuestra voz en contra de lo que estaba sucediendo, llegando inclusive a instancias judiciales. Paradójicamente, la RAD con Marcenac como vocero, levantaron la suya por el mismo motivo. 

1409_pistola

Para algún desprevenido usuario –sea deportista, coleccionista o, simplemente, alguien que tiene un arma porque es su derecho y la ley se lo permite– todos pretenden lo mismo. Pero debemos tener presente que la finalidad buscada es –a todas luces– muy distinta. Analicemos… con estadísticas falsas sobre delitos cometidos con armas de fuego y por Legítimos Usuarios, buscan el apoyo de una sociedad confundida por esos datos. Pregonan que buscan terminar con la delincuencia armada, insistiendo con un plan de entrega voluntaria de armas al que los delincuentes no adhirieron jamás. Ahora vuelcan sus esfuerzos a que la ANMaC funcione correctamente, en una aparente concordancia con los legítimos usuarios. 

Desde su creación como RENAR, la función primordial del organismo es saber cuántas armas hay, quién las tiene y dónde están. En la actualidad la RAD se reunió con el actual Director Ejecutivo de la ANMaC –Ramiro Urrusti– reclamando se agilicen los trámites de esa registración.  ¿Preocupación por los Legítimos Usuarios? ¿O simplemente saber dónde y quién las tiene para seguir con la búsqueda del desarme generalizado?

El mismo Marcenac se pone en evidencia, cuando declama en un reportaje que “no estamos hablando de portar un arma, sino solamente de tenerla en casa. Cualquier situación cotidiana con un arma puede terminar en tragedia, y eso es lo que hay que entender como sociedad”.

En esta Nota

Pablo Crespo

Pablo Crespo

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend