Cómo ser un sniper

Una clínica de fusil de precisión a larga distancia dictada por especialistas en el Tiro Federal Argentino fue la oportunidad de volver a tomar contacto con esta interesante disciplina al máximo nivel. Galería de imágenes.

Por

Organizada por la Asociación de Tiro de Precisión a Larga Distancia de la República Argentina, juntamente con el Tiro Federal Argentino de Buenos Aires, se dictó a fines de noviembre un curso introductorio a las “Técnicas de Tiro con Fusil de Precisión a Larga Distancia”, en la modalidad tiro dinámico. Tiradores de distintas disciplinas, tales como bench rest, cazadores y tiradores de field target se autoconvocaron para compartir la experiencia.

En la búsqueda de perfeccionar técnicas y adquirir experiencia, los organizadores lograron la concurrencia de Aldo Leonardi, un sniper residente en los Estados Unidos, miembro de varias federaciones que practican PRS (Precision Rifle Series, disciplina que se desprende del long range) y Daniel Silva, autor del libro “El arte de ser preciso”.

El curso fue dividido en dos módulos de capacitación e instrucción. El primero de ellos enfocado a aspectos teóricos y técnicos, y el segundo consistió en la práctica de tiro de precisión dinámico, en posiciones no convencionales.

 

Calibres seleccionados

Invitado nuestro medio a concurrir al evento, el primer objetivo fue conocer equipos y calibres utilizados por los cursantes. Contrariamente a lo que en general se piensa, si bien había armas especialmente diseñadas para snipers, muchos emplearon fusiles normales, todos ellos en calibre .308 Winchester, a excepción de un .300 Win Mag y el .260 Remington usado por Aldo Leonardi (ver calle).

Si tenemos en cuenta que del original long range o tiro de precisión a larga distancia se desprenden otras disciplinas, tales como tiro de precisión dinámico a larga distancia y tiro de precisión a distancias extremas (extreme long range), veremos que lo que se denomina SAT (Sistema de Armas de Tiro) cobra vital importancia, ya que hay que contemplar factores tales como calibres, peso, balística, óptica, distancias de tiro y complejidad de los escenarios. Todo ello hace que el tirador deba adecuar esos parámetros a la modalidad en la que va a competir o practicar.

Tomamos en cuenta un dato de interés que nos comentó Aldo: si bien en el concepto colectivo el tiro long range se asocia inmediatamente a la capacidad de impactar consistentemente sobre un blanco a la máxima distancia posible, en la modalidad de tiro dinámico LR las distancias concuerdan con las instalaciones que tenemos en los polígonos de la Argentina. Por ejemplo, como ocurre en los circuitos de esta modalidad (PRS) a nivel internacional, las distancias oscilan entre los 50 y 450 metros. Esto proporciona la posibilidad de fomentar la modalidad en los distintos tiros federales y clubes de nuestro territorio. Con ese objetivo, la Asociación de Tiro de Precisión a Larga Distancia de la República Argentina dispondrá de un reglamento unificado para que las comisiones directivas de los clubes y tiros federales del país tomen conocimiento.

Durante el fin de semana en que se llevó a cabo la capacitación, se trabajó en distancias entre los 150 y 300 metros, realizando ejercicios buscando distintos grados de dificultad, con el objetivo de que los tiradores se adaptaran gradualmente y lograran sortear con éxito la condición de tiro planteada.

Desarrollo

Dada las distancias, las características de los blancos fueron de tamaño reducido, y los tiempos impuestos resultaron muy acotados con el fin de desarrollar la capacidad de disparar con precisión y rapidez en una sola acción. Se realizaron disparos recurriendo a la velocidad de acerrojamiento y la obtención de blancos múltiples, ubicados en distintas distancias. Todo ello en tiempo muy reducido y tratando de lograr la máxima precisión.

Una de las metas buscadas fue alcanzar la coordinación de movimientos y la aplicación de técnicas de tiro, tratando que los tiradores no perdieran el control de su cuerpo aun en posiciones incómodas o no habituales. La idea es alejarlos del confort que brindan las posiciones clásicas del tiro de escuela.

Cambio de paradigmas

Se remarcó esta última situación apuntando al inicio de un cambio en la costumbre de la escuela tradicional de tiro, instalada desde hace muchos años en nuestro país, con el objetivo de centrarse en el nuevo mundo del tiro de precisión a larga distancia. Seguramente en un futuro no muy lejano, nuestros deportistas podrán concurrir a las competencias internacionales de países en los que se viene practicando esta disciplina. La semilla ya está plantada. Solo hay que esperar que crezca.

Nota completa publicada en revista Weekend 544, enero 2018.

Deja un comentario