jueves 21 de febrero de 2019
01-07-2016 08:30 | TIRO

Rifles de aire comprimido a pistón

Revelamos los secretos de los rifles más populares y confiables para practicar el tiro con aire comprimido. Ver galería de imágenes

El auge que han tenido en los últimos años las armas neumáticas, no tiene precedente alguno. Definitivamente impuestas, el mercado ofrece una amplia gama de ellas de diferentes sistemas. Pero los más simples, los que nos retrotraen a nuestra niñez, son sin duda los rifles denominados “resorteros”. La sencillez en su manejo y su fiabilidad, unidos a un mantenimiento no complicado, son factores que hacen de las armas a resorte el rifle ideal para quienes pretenden iniciarse en el mundo del aire comprimido. Marcas como Churrinche, Kafema o Mahely han iniciado a muchos de nosotros en las técnicas del tiro. Los elementos principales de este tipo de rifle son: 1) el resorte, 2) el pistón y 3) el sello del pistón. La calidad del resorte es muy importante, ya que de él depende la potencia que posea nuestra arma. Es una pieza que en ocasiones debe reponerse ya que con los disparos va perdiendo fuerza, sin embargo, en las armerías no resulta difícil conseguir una de similares características a la anterior. Otro de los elementos vitales es el pistón, la pieza que comprime el aire en el interior del cilindro. Dependiendo del peso que tenga, la potencia del rifle puede cambiar, por ello es muy importante su diseño ya que determinará el rendimiento final del rifle. En el extremo superior del pistón se localiza el sello, una pieza tradicionalmente de un material polimérico o nylon cuya función es evitar fugas de aire en el momento en que el pistón hace su recorrido cuando  el arma es disparada. Esta pieza debe soportar altas temperaturas y ofrecer la máxima capacidad de resistencia posible. Para ello, tanto el sello como el pistón deben lubricarse periódicamente.

Basculante o fijo

4

Por medio de una palanca, manualmente comprimimos el resorte dentro del cuerpo (cilindro) del arma. Al liberarse, lleva con fuerza el pistón hacia adelante, comprimiendo el aire que impulsa el balín. Un sello en el pistón evita las fugas. Según el método utilizado para comprimir el resorte, podemos calificar a nuestro rifle como de cañón basculante o de cañón fijo. En los primeros, se bascula el cañón manualmente para llevar el resorte hacia atrás, hasta que trabe, aprovechando para introducir así el balín en la recámara. Los de cañón fijo tienen una palanca extra debajo del cañón o lateral a éste, que se debe accionar para comprimir el resorte. En este caso, el balín se introduce en la recámara por una ventana que queda expuesta al accionar la palanca. Una variante en los de cañón fijo son los que poseen una palanca tipo Winchester (lever action). Pero teniendo en cuenta la fuerza necesaria para accionarla, este sistema se vio limitado a rifles de poca potencia destinados a ser “casi un juguete” para tiro informal en interiores. Tal el caso de los de la marca norteamericana Daisy. El sello del pistón, generalmente de polímero, requiere que se lo lubrique aproximadamente cada mil disparos.

Nota publicada en la edición 526 de Weekend, julio de 2016. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Galería de imágenes

Etiquetas: Aire Comprimido Tiro Aire Resorte Comprimido Resortero
Pablo Crespo

Pablo Crespo

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario