Canestari 315 Sportline: puro confort

Una embarcación con camarote, cocina, dinette, baño y un amplio cockpit en solo 9,65 m de eslora. Galería de imágenes.

Por

Construido por los astilleros Canestrari Hnos., el 315 Sportline es una embarcación con camarote, cocina, dinette, baño y un amplio cockpit en solo 9,65 m de eslora, lo cual le otorga características de un gran crucero pero con prestaciones similares a una embarcación menor con buena velocidad y un costo acotado.

En el agua, el 315 es una embarcación de moderno diseño por sus líneas curvas y armoniosas de casco y cubierta, pero siguiendo la tendencia de diseño europeo y americano no alcanza bordes muy redondeados. Su gran manga de más de 3,5 metros le proporciona un amplio espacio interior y en su cockpit, como también una gran estabilidad transversal al rolido. Su puntal de algo más de 1,80 metros garantiza la seguridad de los tripulantes en diversas condiciones de navegación.

El ingreso al cockpit se efectúa por popa desde una generosa planchada con escalera rebatible de inoxidable y piso antideslizante en teca, en la cual se puede alojar una moto de agua, y que se encuentra separada del cockpit por una pequeña puerta de inoxidable. En la popa hay un duchador para los días cálidos, donde también se observa una tapa de guarda para las defensas o cabos de amarre de muy cómodo acceso.

El cockpit se halla dividido en dos niveles, quedando en el inferior a popa, sobre estribor, una gran dinette donde se pueden albergar a más de seis comensales. Sobre la banda opuesta encontramos un confortable mueble tipo roll bar, donde se aloja una pequeña mesada de mármol, una bacha para lavado y un lugar de guarda. También se puede colocar una heladera de cockpit o fabricadora de hielo.

El sector de mando

Un nivel más arriba, en el cockpit encontramos un tablero de mando y volante en símil madera, e instrumental completo sobre estribor. El sector puede albergar a tres personas. Las posiciones de manejo y acompañante son bien resguardadas por un parabrisas curvo con vidrios tonalizados. La proa, con un leve ángulo de inclinación, favorece la visión sin generar un frente de gran resistencia al desplazamiento y, a su vez, sin dejar de proteger a los tripulantes. Se destaca la cantidad de espacios de guarda, como así también la gran aptitud del puesto de mando para poder colocar diversos instrumentos. En dicha zona hay una escalera que permite el acceso al sector de proa, volcando una puerta central en el parabrisas. Por otra parte, la embarcación cuenta con pasillos laterales por ambas bandas de acceso a la proa, una característica única en un sportcruiser de 32 pies.

Nota publicada en la edición 493 de Weekend, octubre de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario