Friday 17 de May de 2024
TURISMO | 13-05-2024 07:00

Irlanda del Norte: cuevas subterráneas y castillos antiguos para descubrir

Entre leyendas celtas y profusión de lagos con sus propias islas en el condado de Fermanagh. La ciudad principal es Enniskillen, donde se puede hacer base para recorrer la zona cuando llegue el clima más favorable. Galería de fotos.
Ver galería de imágenes

Cuenta la leyenda local que Cethlenn, una guerrera feroz de la mitología irlandesa, fue alcanzada por una flecha e intentó escapar nadando al otro lado del río Erne. Nunca llegó a la otra orilla y la isla cercana fue bautizada en su honor con el nombre de Enniskillen. Allí está el pueblo del mismo nombre, es una pequeña isla que separa la parte superior e inferior de Lough Erne, dando un bello entorno ribereño de esta ciudad de Irlanda que en verano está repleto de cruceros. Esto lo convierte en la base perfecta para explorar los encantos del condado de Fermanagh. 
Una de las cosas más increíbles de Enniskillen es su rica historia. El castillo que comparte el nombre común de la zona fue construido en el siglo XV y ha desempeñado un papel clave desde entonces. Alberga dos museos: el del Condado de Fermanagh que explora la vida rural tradicional del condado y la artesanía local; el de Inniskillings, que abarca la historia militar de la región con una exposición de objetos que se remontan al siglo XVII.

0510_irlanda

Aquí también se puede dar un relajado paseo en bicicleta de 5 km hasta el castillo de Coole, en las afueras de la ciudad. La ruta de castillo a castillo es una hermosa forma de admirar el paisaje de Enniskillen y Coole tampoco defraudará. Un recorrido por la mansión neoclásica del siglo XVIII, que fue el hogar de los condes de Belmore, muestra el esplendor de las estancias familiares frente al carácter funcional y espartano de las dependencias del servicio. Aquí hay que tomarse un momento para saborear un té en la pequeña cafetería (actualmente sólo abre los fines de semana), curiosear en la librería de segunda mano oculta en los antiguos establos, disfrutar de un paseo por el espectacular parque y, a continuación, dar media vuelta con tu bicicleta y dirigirse de nuevo a la ciudad.

0510_irlanda

Este regreso aporta mucho para ver, como The Buttermarket, una selección de 16 estudios, galerías, tiendas y cafeterías en pleno corazón de Enniskillen. No hay que perderse el Museo del Ferrocarril y Barbería Headhunters, que es seguramente el único lugar donde se puede ver una de las mayores colecciones de objetos relacionados con los ferrocarriles y cortarse el pelo al mismo tiempo.

0510_irlanda

El condado de Fermanagh es famoso por su belleza natural, así que ninguna visita estaría completa sin un recorrido por los lagos. Lough Erne es el lugar perfecto para la pesca deportiva y los deportes acuáticos. El esquí acuático tradicional o sobre tabla y el remo son algunas de las actividades más populares.
En la parte superior e inferior de Lough Erne hay más de 100 islas diseminadas, y la mejor manera de verlas es soltando amarras. La de Devenish, en la parte inferior de del lago, tiene uno de los emplazamientos monásticos más espectaculares de Irlanda del Norte, y la torre circular del siglo XII llamará la atención en cuanto desembarquen. La isla White cuenta con las evocadoras ruinas de una iglesia antigua. Los muros están cubiertos de increíbles figuras de piedra, que se cree que tienen más de 1.000 años de antigüedad y se descubrieron ocultas en el interior de las paredes. Y en la isla Boa, las maravillas continúan con unas misteriosas estatuas de piedra de dos caras que se cree que representan a alguna deidad celta desconocida.

0510_irlanda

Si estás buscando una aventura más arriesgada, hay que visitar el Geoparque Global de las cuevas de Marble Arch, donde se puede explorar un sistema subterráneo de ríos, cascadas, pasajes sinuosos y cámaras cavernosas. Cuando salgan de las cuevas, habrá que caminar hasta el cercano inicio de la ruta de Cuilcagh Legnabrocky, conocida como la “escalera al cielo”, por la pasarela de madera que te conduce directamente a la cima de la montaña Cuilcagh. El viaje terminará en el esplendor de Florence Court, una mansión georgiana que se encuentra entre enormes jardines y bosques, y se enorgullece de ser totalmente sustentable.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend