Wednesday 28 de February de 2024
TURISMO | 30-10-2023 07:08

5 inquietantes pueblos fantasma en Irlanda, la cuna de Halloween

La mayoría fue abandonado a comienzos de la era cristiana por problemas de abastecimiento o enfermedades. Pero están los que fueron perdiendo a sus habitantes en el siglo pasado y hoy lucen sus brillantes ruinas. Por las dudas, si los vas a visitar, que sea de día.
Ver galería de imágenes

¿Te gustaría retroceder en el tiempo? En el país en el que nació la tradición celta de celebrar Halloween como festividad ancestral hay muchas historias espeluznantes. En sus comienzos llamaron a la festividad “Samhain”, que significa “final de verano”. Así los ancestros paganos consideraban que durante la noche del 31 de octubre los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los vivos. Estamos hablando aproximadamente de alrededor del año 100 D.C. Para evocar esos tiempos pasados te recomendamos la visita a cinco inquietantes pueblos abandonados de Irlanda que están llenos de historia, misterio y folclore. Si llegás a viajar a este país, no te los pierdas!

1023_donegal

1. Port, condado de Donegal

Una cosa es segura: los habitantes de Port debieron de sentirse muy tristes al dejar atrás un hogar tan hermoso. Situado cerca de Glencolmcille, por una escarpada carretera de un solo carril, este pueblo fantasma se encuentra en una ladera con vistas a una playa pedregosa en la impresionante Ruta costera del Atlántico. Se cree que todos sus habitantes se marcharon juntos durante la hambruna de mediados del siglo XIX, dejándolo totalmente desierto. Y luego está la muerte de Siobhan Neill, la hija del jefe del Clan O'Boyle. Según cuenta la historia, Siobhan huyó a Port para escapar de un matrimonio concertado, y su prometido la siguió y la ahogó en el arroyo cercano.

1023_irlanda
2. Clonmines, condado Wexford

Se dice que es una de las ciudades medievales mejor conservadas de Irlanda. La aldea del siglo XIII de Clonmines fue fundada por Norman Knight William Marshal como ciudad portuaria. Muchas de las estructuras están bien conservadas, incluidas dos casas con torre, dos iglesias fortificadas y un convento agustino. La ciudad fue abandonada lentamente en el siglo XVII, probablemente debido a su remota ubicación y al atractivo de la animada ciudad portuaria vecina de New Ross. Ahora se erige como una inquietante reliquia de tiempos pasados.

3. Slievemore, condado de Mayo

En la isla de Achill, en las estribaciones de la montaña Slievemore, se encuentran las ruinas de casi 100 viviendas de piedra conocidas localmente como "el Pueblo desierto". Estas casas de campo en ruinas se remontan a la época medieval, aunque fueron ocupadas hasta la década de 1940 como casas booley. "Booleying" es un término irlandés que designa la práctica de la trashumancia, es decir, el traslado estacional del ganado a mejores tierras de pastoreo. Este pueblo desierto es el último lugar donde se practicó en Irlanda. Estos remotos lugares de booley venían acompañados de sus propias historias de folclore y peligro. Se dice que la Cailleach (bruja) maldecía a los residentes por la noche o aparecía en forma de liebre para robar la leche de las vacas.

1023_galboly

4. Galboly, condado de Antrim

Los solitarios restos del pueblo de Galboly volvieron a la vida hace poco gracias a la exitosa serie de HBO Juego de Tronos. El equipo de producción rodó varias escenas aquí, utilizando al pueblo como telón de fondo de Runestone en las temporadas 5 y 6. Situado en medio de los impresionantes Glens of Antrim, Galboly fue una vez el hogar de más de 60 personas a finales del siglo XIX . El pueblo fue abandonado poco a poco hasta que solo quedaron seis en la década de 1950. Sorprendentemente, su último residente, un monje de Abadía de Portglenone, vivió aquí en soledad, sin electricidad ni agua corriente, hasta su muerte en 2013.

1023_roscommon

5. Rindoon, condado de Roscommon

Construido en una península fortificada en la orilla occidental de Lough Ree, el pueblo anglo-normando de Rindoon es uno de los lugares medievales más impresionantes de Irlanda. Esta Zona Especial de Conservación alberga las ruinas de un castillo, embarcaderos en el puerto, un hospital, cimientos de casas medievales, una iglesia, un molino de viento, un estanque y una muralla que se extiende a lo ancho de la península desde hace ocho siglos. Los lugareños suelen describir este increíble lugar como un "libro de cuentos en piedra" y aunque su historia acabó en ataques de los caciques gaélicos locales, y en una posible devastación por la muerte negra (como se conocía a la peste), esta aldea aislada es un verdadero tesoro del pasado medieval de Irlanda.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend