Lunes 3 de agosto de 2020
TURISMO | 11-05-2020 10:19

La experiencia de dormir en un tren suspendido en plena selva

En el Parque Kruger se inauguró un hotel de lujo que una formación ferroviaria de los años ’20. Allí se pueden ver los animales desde arriba y hacer dos salidas diarias para recorrer la reserva. Incluye las comidas y bebidas.
Ver galería de imágenes

Un tren detenido en un puente se convirtió en un hotel de lujo en el sudafricano Parque Kruger. Todo empezó con unos vagones en desuso que fueron transformados en este exclusivo alojamiento que ofrece impactantes vistas de la fauna de la sabana. Abrió en diciembre del año pasado con el nombre de hotel Kruger Shalati y es un tren estacionado de manera permanente sobre el puente Selati. En total dispone de 24 habitaciones y siete residencias. El particular alojamiento con vista al majestuoso río Sabie es un homenaje a los primeros visitantes del Parque Kruger, que fueron saludados en este lugar hace más de 100 años, según explicó la agencia nacional de turismo South Africa Tourism. La vieja estación ferroviaria de Selati, en las inmediaciones del tren, es utilizada como recepción. Allí también se encuentran un restaurante y un teatro.

0511_sudafrica4

El Parque Kruger es la mayor reserva natural de Sudáfrica. Allí leones, antílopes, búfalos y jirafas beben el agua del río Sabie, sobre el cual está el puente en el que se encuentra el original hotel. Son 13 vagones antiguos transformados en elegantes habitaciones, que presentan un servicio cinco estrellas. Cada vagón aloja dos cuartos con camas dobles que cuentan grandes ventanales de suelo a techo desde donde se puede observar la fauna del Parque que se acerca al río Selati y, para la decoración se convocó a artesanos de las poblaciones cercanas, para darle un toque autóctono y de paso incentivar el trabajo local en esta región del noreste del país africano. Además, hay otros siete dormitorios en la Casa del Puente, un anexo que ofrece acomodamiento de lujo para familias y hasta tiene una suite nupcial.

0511_sudafrica2

Otros vagones fueron transformados en un restaurante y un bar, que se suman a una terraza construida sobre el puente, con una piscina circular que se asoma al vacío, con el río y la vegetación debajo. Gracias a una plataforma peatonal que une los vagones, el complejo es más grande de lo sería el convoy original. Desde esta terraza, así como a través de los grandes ventanales de los cuartos, el hotel garantiza que los huéspedes puedan contemplar el espectáculo de los grandes mamíferos (además de un abundante número de aves) que se acercan al cauce del río Selati a refrescarse. Al estar ubicado sobre el puente, el hotel no tiene ninguna interferencia ni relación con los animales salvajes.

0511_sudafrica3

De todas maneras, los clientes del hotel tienen incluidas dos salidas diarias por el Parque que, con dos millones de hectáreas, protege a 147 especies de mamíferos, 508 de aves y 50 de peces, entre otras. Además, el alojamiento incluye todas las comidas y bebidas durante la estadía. La elección de lugar tiene una importante carga simbólica: cuando esta reserva empezó a recibir visitas en 1920, el tren se detenía en ese puente para pasar la noche. Allí los pasajeros reponían fuerzas y el aislamiento de la estructura de 300 metros evitaba que algún animal salvaje se acercara, previniendo además que un pasajero curioso saliera a dar una vuelta por la sabana. Por las dudas, la dirección del nuevo hotel mandó a reforzar la estructura del puente, que fue construido en 1912 para permitir el paso de la línea ferroviaria del Selati. En 1973 se desactivó la línea ferroviaria porque eran muy frecuentes los accidentes con animales.

Galería de imágenes

Weekend

Weekend

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario