Domingo 12 de julio de 2020
TURISMO | 11-06-2020 12:45

Chipre ofrece alojamiento gratis, ¿qué se puede hacer allí?

Con siete rutas del vino, la pequeña isla del Mediterráneo cercana a Asia tiene historia, cultura, cuidados free si te contagiás allí el coronavirus y una enología que no le envidia nada a sus vecinos europeos.
Ver galería de imágenes

Desde el 9 de junio, la bonita República de Chipre te recibe con los brazos abiertos, la distancia reglamentaria y la previsión de que si contraés coronavirus estando allí, se encargan de la atención de manera gratuita. La República de Chipre ocupa la parte sur de la isla homónima en el Mediterráneo oriental, compartida con Turquía al norte. Conocida por sus playas, también tiene un interior escabroso con regiones vitivinícolas. En la costa, Paphos es famosa por sus sitios arqueológicos relacionados con el culto de Afrodita, incluidas las ruinas de palacios, tumbas y aldeas con mosaicos de azulejos. Es uno de los destinos seguros de Europa y ofrece hospedaje gratis a los turistas, junto a una serie de beneficios a los visitantes como atractivo para levantar sus alicaídos ingresos. Su gobierno también se comprometió a que, en el caso de que un visitante contraiga Covid-19 durante la estadía allí, se harán cargo de los gastos médicos, remedios, comida y hasta ofrecer un hotel adicional para familiares que deban cumplir con la cuarentena preventiva. Los viajeros interesados sólo deberán pagar el vuelo de regreso a su hogar y el traslado al aeropuerto. 

0610_chipre4

Entonces, viajeros, busquemos una actividad turística para hacer en esta porción de tierra ubicada tan cerca de Asia, rodeada de tunas y que parece una región poco fértil. Sin embargo, esta impresión engaña. En la carretera que une el sur de la costa de Chipre con la cadena montañosa de Troodos, hay siete rutas del vino muy interesantes para recorrer. En los alrededores del pueblo de Doros, en el distrito de Limasol, abundan los viñedos. Aquí el joven Filipos Karseras vigila su imperio de tanques de acero inoxidable, barricas de roble y almacenamiento de botellas. El precursor de todos los vinos dulces, Commandaria, se produce aquí ”de la misma manera que hace 5.500 años”, asegura entusiasmado el viticultor. El proceso de elaboración es complejo: “Después de la vendimia en septiembre, secamos las uvas al sol durante dos semanas hasta que casi se han convertido en pasas, recién entonces las prensamos”, explica Karseras. El vino permanece al menos dos años en el barril.

Clima marino y aroma de durazno

Cerca de la fortaleza de Kolossi se encuentra el Museo del Vino de Chipre. ¿Qué hace que la viticultura con tantas variedades de uva
autóctonas sea tan especial? ”Las montañas cercanas a los lagos, el clima y los suelos, que alguna vez fueron el fondo del mar”, explica la fundadora del museo, Anastasia Guy. En lo más alto de su lista de éxitos está el Xynisteri, un vino blanco con notas de durazno y cítricos, frutado y seco al mismo tiempo. “Si lo plantaras en otro lugar, no sería lo mismo”, asegura Guy convencida, y agrega que el vino Commandaria es de por sí una rareza.

0610_chipre5

La ciudad de Pafos sirve como punto de partida para descubrir los pueblos vitivinícolas del oeste de Chipre. Además, las zonas rurales en torno a Choulou y Pano Panagia destilan exotismo mediterráneo: aceitunas, naranjas y granadas. En el pueblo de Letymvou hay sillas de café al costado de las calles, y en el monasterio de Chrysorrogiatissa cinco monjes producen vino. Una escalera lleva del patio de la iglesia a la bodega. Por muy antigua que sea, la vitivinicultura en Chipre ha despegado realmente en los últimos tiempos. Enólogos innovadores como Orestis Tsiakkas iniciaron una revolución de calidad, pero al mismo tiempo preservaron los conocimientos de sus antepasados. El padre de Orestis era en realidad un gerente de banco. Sin embargo, su instinto visionario lo llevó a renunciar a su puesto a principios de los años 90 para desarrollar su bodega Tsiakkas, en la ciudad de Pelendri. ”La nueva tendencia en Chipre es revitalizar las antiguas variedades de uva”, explica Orestis. El futuro de las uvas Promara, Yiannoudin y Mavro es muy prometedor.

0610_chipre

Viticultura sin irrigación

Los mismos pasos también sigue el viticultor Marcos Zambartas en el pueblo Agios Amvrosios. De afuera, la bodega de Zambartas parece una mansión, en cuyas profundidades están las bodegas. Los viñedos, en cambio, están a 40 minutos en coche. Esto es lo que, además de la calidad superior de los vinos, también puede explicar el alto nivel de precios. Zambartas hace referencia a la falta de irrigación. “Tampoco tenemos infraestructura”, destaca. Las variedades de uva son muy robustas y no hay problemas de plagas. Chipre ofrece siete rutas del vino a los viajeros. El Commandaria, que el viticultor Filipos Karseras destaca como compañero “para una tarde relajada”, es el vino omnipresente. El experto asegura que junto con el sol de Chipre es la mejor recomendación para beber sorbo a sorbo.

dpa

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario