Jueves 8 de diciembre de 2022
TURISMO | 13-11-2022 19:00

Cercano Oeste: triángulo rural con curiosas propuestas en Carhué

En el partido de Adolfo Alsina, un grupo de emprendedores ofrece actividades muy diversas en un ámbito de ruralidad. Buena gastronomía para un fin de semana diferente.
Ver galería de imágenes

Además de termas, la zona de Carhué tiene para ofrecer las propuestas que componen el grupo llamado Triángulo Turístico Carhué-Rivera-San Miguel Arcángel, porque en principio abarca esas localidades… pero también parajes y pueblos cercanos.  “Es un grupo muy dinámico, que ofrece productos distintos –describe Susana Schwerdt, la asesora de este equipo impulsado por INTA/Cambio Rural– y que desde el inicio trabaja de forma asociativa para lograr que el visitante se vaya satisfecho; además integramos la Red de Turismo Rural del Centro Sur de Buenos Aires”. 

Arte y pasión por el campo

“Cuanto tenía 20 años empecé a pintar, pero luego, al casarme y tener familia, dejé porque no podía con todo”, recuerda Mirta Caruso, que ahora se ha vuelto a dedicar de lleno al arte, al punto tal que vive en un campo de Carhué donde tiene su taller de pintura y ofrece pasar una tarde en el campo, tomando el té, recorriendo el predio de su casa y pintando, propuesta que se complementa con comidas que ella misma elabora para sus visitantes. 

1103_carhue

“Todos los días, al atardecer, saco fotos del cielo que cambia de color y siempre veo algo nuevo, algo distinto y hermoso; esto también me gusta compartirlo con la gente que me visita: las cosas simples, la naturaleza, el silencio, el arte. Esta es mi propuesta”, describe, mientras nos sirve una merienda con panes integrales, mermeladas y otras cosas ricas y agrega: “Nos complementamos muy bien con mis vecinos”.
Es que sus vecinos son una familia con una historia bien linda: cansados de la ciudad se animaron a concretar el sueño de vivir y trabajar en el campo, y también de ejercer algo que les gusta mucho: ser anfitriones. “Siempre preferí el aire libre y los caballos, así que acá me siento muy bien, es mi lugar natural”, cuenta Sebastián que junto a Vero y a sus hijos crearon el emprendimiento Los Criollos Carhué que ofrece un día de campo, andar a caballo y conocer los animales de granja.
“La primera vez que llegaron turistas estábamos nerviosos, pero la gente se fue tan feliz que ahí nos dimos cuenta de que estábamos haciendo las cosas bien –agrega Vero–. Hacemos todo en equipo y es muy hermoso recibir gente, compartir un almuerzo y escuchar sus historias, porque notamos que eso necesitan las personas: ser escuchadas. Así que es parte de nuestra propuesta”. Para complementar lo atractivo de la visita, se destaca que la familia vive en el Paraje Cilley, a 12 km de Carhué, en lo que era una escuela rural que dejó de funcionar como tal por falta de alumnos, así que las instalaciones de la casa son distintas a lo que uno puede esperar.

Trufas, olivas y ciervos

En su predio llamado “Recóndito”, ubicado en la colonia San Miguel de Arcángel, de 500 habitantes, Leandro Schneider produce aceitunas y también algo de trufas. Su emprendimiento nació de la idea de “hacer algo distinto” en el pueblo, lugar al cual se siente profundamente arraigado y por nada del mundo se quiere ir.

1103_carhue
Actualmente tiene 1.600 plantines de olivos y la plantación inicial se realizó en 2016 con las variedades Frantoio y Arbequina, y este 2022 realizó una compra junto al Inta y otros productores, por lo que sumó otras variedades y, especialmente, Changlot para lograr un sabor más aromático que viene muy bien a la hora de las catas turísticas. En cuanto a las trufas, ya hay 250 plantas inoculadas.
“Nuestra propuesta es hacer una recorrida con degustación de aceite y más adelante que el turista coseche y hasta elabore su aceite –dice Leandro–.Estoy muy entusiasmado con este proyecto porque sé que lo que ofrecemos es genuino y de valor. Además, toda nuestra colonia es un buen lugar para pasear, descansar y comer platos de los alemanes del Volga”.
Por otro lado, la historia de Santiago Montenegro es distinta: si bien se sumó hace poco al grupo de turismo rural, ya desde los ‘90 estaba en el rubro y así complementaba su actividad principal: la producción agropecuaria.
“Como llegaban muchas personas a visitar el famoso pueblo inundado de Epecuén, empezamos a traer contingentes a nuestro establecimiento para así hacer más rica la visita a la zona –cuenta–. Hoy nuestra propuesta sigue siendo pasar un día de campo y lo que más busca el visitante es conversar, que le cuenten una historia; la mayoría del turismo viene de la Ciudad de Buenos Aires, aunque también llega gente de campo que viene a curiosear lo que nos distingue: la cría de ciervos”.

1103_carhue
Santiago explica que despierta mucho interés la guiada contando cómo se los cuida y mantiene, en especial todo lo que tiene que ver con los cuernos y cómo se realiza la cría para venderlos a cotos de caza. “El turista se sorprende al ver el corral de encierro que es donde se los atiende sanitariamente, porque es oscuro debido a que los ciervos se alteran mucho con la luz y tienden a salir –explica–. Pero es una oportunidad para contar lo que implica estar todos los días, llueva o truene, alimentando y cuidando a los animales; una buena forma de contar lo que se hace en el campo”.

Biodanza, veganos y spa

Vagamundo Hostel está en el centro de Carhué y es atendido por Adriana y Adrián: ella psicóloga social y él saxofonista y restaurador de saxofones. Luego de viajar todo un año por  Sudamérica y de otras circunstancias, decidieron volver a Buenos Aires y ahora hace cuatro años que están en la ciudad de la cual Adriana es oriunda. 
Fue durante la pandemia que nació la idea de La Oveja Verde, por el hecho de que Adriana había sido vegana durante varios años y tenía todos los conocimientos para elaborar ese tipo de comidas. La propuesta fue un éxito y es por eso que recién ahora reciben turistas nuevamente, y ofrecen este menú que sigue siendo muy aceptado.
“El plato que mayor éxito tuvo fue la torre de panqueques con avena sin gluten, relleno de vegetales y el chorizo vegano”, describe Adriana. “Y ahora alguno de los que ofrecemos son queso de castañas de cajú, guiso de lentejas servido en pan casero y frutillas bañadas en chocolate. También estamos por empezar a elaborar sidra artesanal”.

1103_carhue
“Nos hemos sumado al circuito de turismo rural y creemos que tenemos mucho para aportar porque la gente que viene a quedarse siempre nos pregunta qué otras cosas puede hacer en la zona, y ahora podemos dar información concreta y que se ajuste a lo que cada visitante necesita”, resume Adrián.
De la mano de las propuestas distintas para un circuito de turismo rural también se han sumado María del Carmen y Alicia. Ellas aportaron la posibilidad de hacer biodanza en la naturaleza, en un campo donde se puede pasar el día o quedarse a dormir. 
“Nuestra propuesta consiste en un día de verdadero descanso, con caminatas conscientes y comidas saludables, creando en un ámbito rural un espacio de reconexión con el ser a través de la biodanza –explican–. Logramos que la gente se relaje mucho; notamos que después de la pandemia hay una profunda necesidad de conectarse con la naturaleza y éste es un lugar especial para lograrlo”.
Para complementar la idea de salud y descanso, en el camping Levalle, de 9 hectáreas, también cuentan con cabañas, pileta termal y servicio de spa. “Nuestras arboledas son el escenario ideal para el bienestar y el silencio”, detalla Beatriz Marino, que es guía de turismo y conoce este lugar al dedillo, así como toda la zona. 

1103_carhue
“Al visitante le interesa la historia y yo la cuento con pasión porque con mi familia ya somos la cuarta generación aquí y amamos este lugar. Mi objetivo como guía e integrante del grupo de turismo es poner en valor el patrimonio natural, histórico y cultural de Carhué”.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Lorena López

Lorena López

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend