Sábado 15 de mayo de 2021
TURISMO | 04-10-2020 08:36

Así te reciben en un hotel en plena pandemia

Recorrimos el hotel Sheraton Buenos Aires para comprobar en persona cómo son las medidas que se implementaron a partir de la difusión del coronavirus y te los mostramos en video.
Ver galería de imágenes

El Sheraton de Retiro está casi vacío. Si no fuera porque mantiene el lujo y el estilo de la última gran renovación, podría rodarse allí una nueva versión del El resplandor. Por suerte, como afirma Sebastián Barchetta, Complex F&B Director de Sheraton Buenos Aires y Park Tower, trabajan para que no lo sea. ¿De qué manera? Pues reinventándose, algo que ya venimos contando desde hace meses y que esta vez experimentamos en persona. Ya desde el ingreso, hay solo una puerta para entrar y solamente una para salir. Adentro está todo señalizado, con alcohol en gel disponible en todos lados y un tótem que da la bienvenida, toma la temperatura y controla que el visitante tenga puesto el barbijo. Por supuesto que siempre hay personal de seguridad del hotel asistiendo y vigilando que se cumplan las normas establecidas por Marriott (propietaria de la cadena) en abril de este año.

 

0928_sheraton

Luego uno se dirige a la recepción, donde atienden desde detrás de un acrílico. En el check in el viajero escanea su pasaporte o documento él mismo en el mostrador y los papeles o la tarjeta de crédito se pasan a través de una caja de acrílico. Allí además entregan un kit de higiene muy completo por persona y recuerdan el uso obligatorio de barbijo en las áreas públicas, así como no recibir visitas en la habitación y que no habrá contacto físico con los empleados: dejarán el desayuno a la carta en una bolsa colgada de la puerta a la hora solicitada y no se hará la limpieza del cuarto a menos que se lo requiera específicamente. Pronto entrarán en funcionamiento lectores especiales en cada puerta de los cuartos para que los huéspedes puedan entrar por medio del celular con un sistema contact less.

Alimentos y bebidas

Las guías por donde moverse, manejando el flujo de personas, están puestas en el piso y llevan a las nuevas oficinas de coworking de la planta baja, que estarán listas para ser ocupadas a partir de octubre y noviembre. También en la planta baja está el flamante Arena Sheraton, instalado en el espacioso Salón San Telmo especialmente para realizar eventos de pocas personas y con transmisión vía streaming. Allí les dan a los pocos asistentes una caja muy completa que incluye bagel de salmón, agua y algo dulce. Además hay estaciones de café que son atendidas por el personal del hotel. (no corre más el autoservicio) Y también pudimos ver espacios más pequeños para videoconferencias de hasta cinco personas, cada una con su micrófono que, al activarlo, inmediatamente aparecen en la pantalla grande que los comunica con el exterior.

 

0928_sheraton

Por el momento el restaurante Buono y el moderno Grab and Go sólo tienen take away y delivery, aunque se acaban de inaugurar las comidas al aire libre en la zona de la pileta, en el tradicional restaurante The Terrace Bar, con una prueba piloto los domingos con menú a la carta. Y tienen una preciosa cafetería al paso, casi un food truck, a metros de la entrada por San Martín, donde el menú se escanea con un código QR para pedir, y máquinas expendedoras de artículos diversos para evitarles a los huéspedes que tengan que salir del edificio para comprar lo que necesiten. La explicación de esto es que los cuartos no cuentan más con frigobar como era habitual antaño, principalmente como medida de higiene.

Las habitaciones

En los ascensores grandes se viaja de a tres personas como indican sus pisos y solo dos en los de Park Tower. Ahora solo se puede subir con llave a los pisos, si no ele levador no se mueve. Fuimos hasta el piso 16 (exclusivo para miembros de sistema de fidelización Marriott Bonboy) donde están los cuartos con gimnasio o Wellbeing Suite, donde hay elementos para prepararse té o café, un box con desayuno saludable que incluye yogur con muesli, barra de cereal y hasta auriculares para conectar a las máquinas que están instaladas donde antes había sillones y que luego el huésped se lleva. Todo está en envases transparentes, termosellados y sanitizados. El desayuno se lleva a la habitación hasta que se habiliten los espacios interiores. Y si, ya tienen todos los protocolos probados y listos para cuando los habiliten a arrancar.

 

0928_sheraton

¿Y la ocupación? “Estamos en un volumen de casi el 5 % a 10 %” cuenta Sebastián. Lo que equivale a nada en comparación a otras épocas. “Hemos prendido las luces para que no se convierta en el hotel de El resplandor” aclara mientras vemos a dos pilotos de British Airways descansando en los sillones de la planta baja. “Quizás para noviembre o diciembre tengamos un 15 % de ocupación”, revela esperanzado. ¿Hay interés? “Hay demanda del publico local, tenemos bastante gente que se queda en el fin de semana aunque no puedan disfrutar de la pileta ni del gimnasio, que fue dividido para separar las máquinas con distanciamientos social. Por suerte, en la actualidad a la gente se le cambió el chip y tiene otra forma de ver las cosas. Pocos se acostumbran al servicio de room service sin contacto, quizás haya más reticencia en el público local. Y también es un poco contradictorio porque nosotros somos muy estrictos y rigurosos en los protocolos y otros lugares no lo son. Por ejemplo, cuando funcionen los restaurantes y el huésped llegue, se sentará en una mesa vacía y después el camarero colocará el individual, llevará los cubiertos y las copas envasados al vacío y le dará una bolsita para guardar la máscara facial mientras come. Además en todas las áreas públicas hay espacios especiales para desechar los barbijos descartables”, finaliza el representante de Sheraton, satisfecho con todas las mejoras que hicieron, en la seguridad de que están listos para recibir a ciudadanos argentinos y del mundo sin que represente riesgo de contagio. 

Cámara y video: Aldana Córdoba

Galería de imágenes

En esta Nota

Patricia Daniele

Patricia Daniele

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend