domingo 16 de febrero de 2020
23-03-2018 12:31 | TURISMO

Interporting

Ya no hace falta subir en el puerto inicial y desembarcar en el último para poder disfrutar de un Crucero Ver galería de imágenes

Los pasajeros de un crucero embarcan en el primer

puerto del viaje y desembarcan en el último. Durante mucho tiempo,

esta fue la regla. Sin embargo, en muchos casos ya no tiene por qué ser así.

Por ejemplo, cuando el Aida Perla atraca los sábados en Palma de

Mallorca, muchos pasajeros desembarcan y otros nuevos embarcan. Sin

embargo, también los viernes hay un cambio de pasajeros, en

Barcelona. El término técnico correspondiente es interporting, un

modo de operación con el que las navieras ofrecen la posibilidad de

embarcar y desembarcar en diferentes puertos. Esto da a los pasajeros

más flexibilidad pero para las navieras las dificultades operativas

son un desafío.

”Por supuesto que sería más fácil hacer el cambio de pasajeros en un

solo día”, dice Nicolas Goelen, gerente general en el crucero Aida

Perla. Mientras que para algunos pasajeros es un día normal en el

viaje, otros inician o terminan el suyo. “Obviamente, no debe haber

restricciones en los servicios para los pasajeros”, subraya Goelen.

¿Pero por qué las navieras ofrecen el interporting? “Nos da más

flexibilidad respecto de la capacidad de los vuelos”, explica el

gerente general. Este factor es importante sobre todo para barcos

grandes como nuestro, con capacidad para más de 3.000 pasajeros. Y es que también en los aeropuertos grandes, como Palma de Mallorca, la capacidad está limitada. Para el viajero hay una ventaja: puede eligir como puerto de embarque la ciudad adonde

resulte más económico volar.

Según Helge Grammersdorf, director nacional de la asociación alemana

de cruceros Clia Deutschland, “para los barcos grandes, sobre todo,

puede ser una ventaja no llevar a cabo el cambio total de pasajeros

en un puerto”.

Las navieras internacionales como MSC, Costa o Norwegian Cruise Line, utilizan el interporting sobre todo para atender diferentes mercados. Por ejemplo, el Costa Diadema ofrece en su viaje de siete días por el Mediterráneo occidental posibilidades de embarque en Savona, Palermo, Civitavecchia, Marsella y Barcelona.

Naturalmente, los italianos embarcan sobre todo en los puertos

italianos, los franceses en Marsella y los españoles en Barcelona.

[gallery ids="59875,59877,59879,59881"]

También MSC explica que uno de los motivos fundamentales para ofrecer

el interporting es reducir en la medida de lo posible el viaje que el

pasajero tiene que realizar para llegar al puerto de embarque. Otro

aspecto es la flexibilidad: los pasajeros pueden elegir como puerto

de embarque aquella ciudad que les interese especialmente y donde

también puedan reservar eventualmente un programa de actividades

antes de subir al barco o después de desembarcar.

También MSC ofrece el interporting sobre todo en el Mediterráneo

occidental, con posibilidades de embarcar en Génova, Civitavecchia,

Nápoles, Valencia, Barcelona y Marsella. Igualmente, en las

rutas noreuropeas hay diversas posibilidades de embarque.

Norwegian Cruise Line ofrece diferentes opciones en las rutas del

Norwegian Breakaway en el mar Báltico (Copenhague y Warnemünde),

el Norwegian Epic en el Mediterráneo occidental (Civitavecchia y

Barcelona) y el Norwegian Spirit en su viaje alrededor de las Islas

Canarias (Barcelona y Málaga).

Naturalmente, la posibilidad de elegir diferentes puertos de embarque

cambia también el programa del viaje. En los cruceros clásicos se

organiza un acto de bienvenida y un acto de despedida, lo que ya no

es posible hacer en las rutas con interporting. Por esta razón, en el

Aida Perla, por ejemplo, ya no se ofrece una fiesta de despedida

sino una fiesta de traspaso.

Galería de imágenes

Etiquetas: Turismo Crucero
DPA .

DPA .

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario