Wednesday 17 de April de 2024
PESCA | 19-02-2024 18:30

Combo de verano: vacaciones, familia y pesca en Córdoba

Nos divertimos con mojarras y palometas, pescamos carpas, intentamos con las tarariras y, por poco, no fuimos por las truchas. Todo en una provincia casi perfecta para estos tiempos estivales. Por: Luis Osvaldo Ventimiglia.
Ver galería de imágenes

Córdoba fue el destino que elegimos para ir de vacaciones junto a la familia y, como todo pescador suele hacer, las cañas siempre nos acompañan. En este caso, entreverado en el paseo, iba programada una salida al lago San Roque, donde realizaríamos una nota junto al guía Rafael González y con la compañía de Silvano Piva (quien tiene una casa de venta de artículos del ramo en en la provincia y es fabricante de señuelos y de la famosa fatality, una línea que es famosa en la zona ya que pesca sin carnada).

1902_cordoba

Mientras llegaba el día, la espera se matizó en cada río o lago que frecuentamos, pescando con mis nietos, mi hijo y mi señora. Logramos mojarrones grandes, palometas, alguna carpa y, aunque sin suerte, intentamos a las taruchas. La cantidad de lluvia caída los días previos a nuestra visita a la provincia, atentó para las pescas cercanas al lugar donde estábamos y además nos hizo desestimar la pesca de truchas que teníamos pensada hacer con Silvano.

1902_cordoba

Una vez que llegó el miércoles, bien temprano, junto a mi hijo Enzo, mi nieto Vicente de 8 años y quién les narra este relevamiento, recorrimos los 150 km que nos separaban del lago San Roque para encontrarnos con estos dos amigos cordobeses con quienes compartiríamos la jornada de pesca. La idea era intentar con las carpas en primer término y luego tratar de tentar a las taruchas con artificiales. Sabíamos de antemano que el desafío no iba a ser fácil, pues en 3 días, el lago había aumentado 3 m, y ese movimiento de entrada de agua seguramente alteraría a los peces y dificultaría tentarlos.

1902_cordoba

Navegamos hasta el lugar elegido, luego de anclar y cebar la cancha elegida, comenzamos a preparar los equipos. Armamos las cañas, la mayoría con 1 o 2 anzuelos y encarnamos con harinado, masa precocida, maíz previamente agujereado para que el anzuelo entre más fácil, y hasta en algún anzuelo usamos masitas pepas de membrillo, una carnada extraña pero que a algunos pescadores asiduos de carpas le ha dado muy buen resultado. Luego de unos 30 minutos sin un toque, me tocó romper el hielo y tras una llevada violenta en el encarne con pepas, apareció un bagre, el cual posó para la foto y volvió al agua. Ya al lograr tener un pique, aunque no fuera de la especie que buscábamos, eso nos cambió el ánimo, y luego de 10 minutos llegó la corrida que esperábamos. Fue mi nieto quién peleó un buen rato con la carpa, un ejemplar de unos 2 kilos y medio. Como todas las capturas, foto y al agua, pero casi al mismo momento de la devolución, volvió a acusar pique una de mis cañas. Sería la segunda carpa que subiría arriba de la embarcación, en este caso un poco más pequeña.

1902_cordoba

Ya la actividad estaba en su apogeo, vendrían capturas interesantes, como la de Vicente, quien se lució con la carpa más grande de la jornada que rondaría los 4,5 kilos, y varias más, cerrando la mañana con 7 piezas, momento que aprovechamos para almorzar, y luego de ello, dirigirnos a bahías estratégicamente elegidas para intentar la parte más difícil de este día, sacar alguna de las hermosas taruchas que otorga este espejo y que tan difícil es hallarlas, más aún habiendo ingresado, como les dijimos, tanta cantidad de agua en los días previos a la nota.

1902_cordoba

Empezamos a castear, desde la embarcación hacia la costa buscando entre los pastitos aledaños a la misma y entre las rocas que se encontraban en las orillas una y otra vez, con un sin número de artificiales, pero ninguno nos daba resultado. De repente, Rafael acusó un pique en uno de los señuelos de fabricación de Silvano, encañó y la tarucha comenzó su pelea, luchó por ganar la batalla y lo logró, escupiendo el señuelo y dejándonos sin foto, aunque, al menos, pudimos disfrutar de la imagen en un video. Tal como pensamos, no era el día para la especie, por más que probamos de todo, la tararira está vez no quería comer. 

1902_cordoba

Decidimos dar por finalizada esta espectacular jornada en el lago, donde se pesca todo el año tanto carpas, pejerreyes y también taruchas en los meses más cálidos, así que quienes visiten la provincia o residan en Córdoba tienen una espectacular opción para practicar este apasionante deporte. Al regreso a Villa Quillinzo, lugar donde pasamos nuestras vacaciones, con unos señuelos que nos regaló Silvano de su fabricación y un par de líneas Fatality, mi nieta y mi hijo salieron a probar a la tardecita, logrando más de 25 piezas entre mojarrones y palometas. Esta novedosa línea lleva un estilo de mosca en el anzuelo y se usa tirando y recogiendo tipo spinning, generando un aparejo espectacular para el uso de chicos y mayores.

1902_cordoba

Para resumir, Córdoba es una opción casi perfecta para vacacionar en familia, pescar y, por supuesto, deleitarse con los paisajes de este lugar, no dejes de visitarla.

Servicios:

  • Guía de pesca: Rafael González. Tel.: (03541) 548126.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend