Sábado 31 de julio de 2021
NATURALEZA | 16-03-2021 16:23

Milagro: un pingüino se escapó de unas orcas asesinas en la Antártida

Se salvó gracias a que logró subirse a un bote repleto de turistas quienes, además de ayudarlo, registraron toda la secuencia que tuvo lugar en el estrecho de Gerlache. Video.
Ver galería de imágenes

En una gran demostración de sus habilidades y de gran estado físico, un pingüino papúa (Pygoscelis papua) logró escapar a la persecución de un grupo de orcas asesinas, saltando dentro de un bote de unos turistas que se encontraban fotografiando la vida silvestre entre los icebergs ubicados en el estrecho de Gerlache, en la Antártida.

Si bien el objetivo central de los turistas era registrar puntualmente el movimiento de las orcas, mientras las admiraban se convirtieron en inesperados protagonistas de una escena de depredación que, afortunadamente, fue abortada gracias a la inteligencia del pingüino que, al verse en riesgo de perder la vida, no tuvo mejor idea que abalanzarse sobre uno de los botes para salvar su vida.

0316_pinguino

El bloguero Matt Karsten, que estaba en uno de los botes cercanos, logró registrar la escena en la que se puede ver la manada de orcas persiguiendo al pingüino que de vez en cuando salta por encima del agua para alejarse de sus depredadores.

Si bien en su primer intento por subirse a la embarcación de nombre  Zodiac, el desesperado pingüino no logró su cometido ya que rebotó contra el mismo, tras un segundo salto y gracias a la ayuda de los tripulantes de la embarcación, consiguió subirse al bote en donde fue recibido con aplausos y cariños.

“Fue una locura verlo en persona. Fue como ver un episodio de National Geographic en el lugar. Me imagino que el pingüino se sintió muy aliviado de escapar””,  manifestó Karsten al diario británico The Daily Mail.

0316_pinguino

 Finalmente, y tras comprobar en varias oportunidades que la zona estaba libre de orcas, el pingüino decidió volver al agua para seguir deleitando a los turistas con sus saltos más altos e imponentes que nunca debido a su inmensa felicidad y gratitud por haberle salvado la vida.

“Las orcas siguieron al bote durante un rato y, finalmente, se rindieron con el pingüino. Después de navegar durante unos minutos, el pingüino se despidió del bote y saltó de nuevo al agua helada”, concluyó Karsten.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend