Martes 25 de enero de 2022
MOTOR | 25-10-2021 10:36

Mercedes Benz Unimog: verdaderamente I-RROM-PI-BLE

Este legendario vehículo especial cumple 75 años de vigencia ininterrumpida, con una historia muy rica, y mantiene las cualidades técnicas que le dieron éxito mundial.
Ver galería de imágenes

Cuando en octubre de 1971 salía a la calle el primer número de Weekend, el Mercedes Benz Unimog ya llevaba 25 años transitando por todo tipo de terrenos y condiciones en medio de intensos trabajos en las actividades más variadas y difíciles. En este octubre de 2021, Weekend cumple 50 años, con 589 números editados, y el M-B Unimog celebra 75 años como uno de los vehículos multipropósito más revolucionarios y longevos en la historia automotriz mundial.

2210

Este modelo surgió en Alemania muy poco después de terminada la Segunda Guerra Mundial. El país estaba arrasado, dividido por las potencias aliadas ganadoras y su población necesitaba producir alimentos básicos para subsistir. Si bien la idea había nacido unos años antes en Daimler-Benz, la posibilidad de producir un vehículo especial con tracción en las cuatro ruedas comenzó a tomar forma en 1944 en la cabeza el ingeniero Albert Friedrich, jefe de diseño de motores para aviación de la empresa de la estrella. Tras la derrota del nazismo, el proyecto de Friedrich se corporizó en la fábrica de la empresa Gold und Silberfabrik Erhand & Söhne, en Schwäbisch Gmünd, al sur de Alemania.
En enero de 1946 Heinrich Rößler, antiguo compañero de Friedrich y con experiencia en maquinaria agrícola, comenzó a trabajar en Erhard & Söhne y, en octubre, el primer prototipo equipado con un motor naftero de 4 cilindros y 1.7 litros vio la luz.

2210

¿Tractor o camión?

En un principio, el vehículo mezclaba las características de un tractor con las de un camión pequeño pero, en realidad, no era ni una cosa ni la otra. Y la definición llegó de la mano de Hans Zabel, un miembro del equipo de trabajo, quien lo bautizó UNIversal-MOtorGerät (aparato motorizado para aplicaciones universales) y de ahí se formó el acrónimo Unimog como el nombre definitivo.
A principios de 1947 la empresa Boehringer tomó las riendas de la producción y ventas del Unimog, aunque Erhand & Söhne continuó como proveedor de muchas de las piezas. El Unimog fue presentado de manera oficial el 29 de agosto de 1948 en la feria agrícola LG-Schau de Frankfurt/Main, causando gran impacto debido a su revolucionaria propuesta. Ahí comenzó el furor de ventas. Era la primera vez que un vehículo agrícola se equipaba con dos asientos, tracción en las cuatro ruedas de dimensiones idénticas, ejes de suspensión, una toma de fuerza para implementos adelante, un enganche para remolque detrás, y espacio para carga en el centro. La configuración de su cadena cinemática le permitía circular a una velocidad de 0,5 km/h necesaria para su uso como tractor en el campo y llegar a los 50 km/h al circular por caminos pavimentados.

2210

En manos de Daimler

Todas estas características eran poco habituales para entonces, igualmente, el vehículo infundió confianza en los clientes potenciales, principalmente, porque comenzó a estar propulsado por el conocido y confiable motor diésel Daimler-Benz OM 636 de cuatro cilindros y 25 CV. Dada la gran cantidad de vínculos entre el Unimog y Daimler-Benz, era casi una obviedad que la empresa asumiera el control total del modelo, situación que se concretó en junio de 1951 cuando fue lanzado el Modelo 2010.
Su concepto era sencillo y, al mismo tiempo, singular e inusitado, destinado para usos agrícolas, pero que se diferenciaba claramente de los tractores convencionales de entonces. La historia del legendario modelo es tan aventurada como la época en que nació, ya que por las necesidades económicas que había nadie pensaba en otras aplicaciones. Cuando fue concebido como equipo de suministro para la agricultura, los ingenieros idearon soluciones prácticas como, por ejemplo un ancho de vía de 1.270 milímetros que correspondía a dos hileras de sembrado de papas.

2210

Multifacético

El nuevo vehículo era sui generis por numerosos motivos: la velocidad máxima relativamente elevada, ejes con suspensión de muelles helicoidales y amortiguadores, tracción integral con bloqueos de diferencial delante y detrás, estructura básica con bastidor como los camiones y los autos de turismo, puntos de acoplamiento para implementos adelante, en el centro, en los laterales y detrás, y también tomas de fuerza adelante, en el centro y atrás.
Tenía tracción integral con tres (o más)  diferenciales, los cuales podían ser bloqueados para obtener tracción permanente en todas las ruedas. Esto lo hacía versátil para ser conducido tanto en ruta como fuera de ella. Una característica clave en el diseño del Unimog era el uso de conexiones pivotantes entre el chasis y los componentes de la carrocería e implementos. Esto permitía que el chasis pudiera flexionarse torsionalmente sin afectar estos componentes y ello, sumado al uso de una suspensión de resortes, le otorgaba una habilidad todoterreno casi inigualable. Los ejes de un Unimog podían flexionarse hasta 15 grados en direcciones contrarias sin ninguna modificación.

2210

La actualidad

A lo largo de su historia, el Unimog ha experimentado cambios técnicos y estéticos. Desarrolló poco más de 30 series de modelos y sus ventas superan las 400.000 unidades. Sin dudas, este particular vehículo sigue llamando la atención. Una de sus cualidades sobresalientes fue la de tener ambos ejes de tracción descentrados con respecto a las ruedas motrices, lo que se conoce como ejes pórticos, lo cual le permitió tener un despeje único en su tipo. La tracción a las ruedas se transmite por engranajes con una reducción. El despeje que se lograba entonces con este sistema era de 44 cm, cifra impensada para un todoterreno en aquel momento.
El Unimog se sigue produciendo en Alemania, aunque con un tamaño que es casi el doble del modelo original. Tiene un uso especialmente flexible gracias a sus opciones de carrocerías y superestructuras. Se utiliza en muy diversas tareas, como extinción de incendios en zonas de difícil acceso, tractor agrícola, unidades de rescate o ambulancia en caminos que no podrían ser transitados por un vehículo convencional y, por supuesto, en actividades recreativas de turismo aventura.
A efectos de exploraciones y conducción off-road, el Unimog es tan eficaz como exclusivo. Y ha sido empleado a lo largo de la historia por equipos de competición, entidades científicas, servicios de salvamento, etc. Siempre combinando configuraciones de todo tipo y condición, con un chasis robusto pero flexible.
En 2020 el Unimog alcanzó un récord mundial al subir al segundo volcán más alto del mundo, el Ojos del Salado, en Chile. Hasta allí fue un grupo de técnicos para instalar varias unidades de radio y mejorar las medidas de seguridad en caso de erupción o emergencias. El Unimog estableció así la marca de mayor altitud alcanzada por un vehículo sobre ruedas al tocar los 6.694 metros.
Otra confirmación de la plena vigencia del Mercedes-Benz Unimog fue el reciente premio otorgado por la revista especializada “Off-Road”. Los lectores europeos de esa publicación votaron a este modelo como el “Vehículo todoterreno del año”, galardón que obtuvo por 17ma vez consecutiva. Se recibieron 39.211 votos para la encuesta y los lectores votaron por 251 vehículos en 13 categorías. Se trata de un premio de gran trayectoria ya que la revista organiza este certamen desde hace casi cuatro décadas. La publicación definió al Unimog como el “todoterreno extremo muy popular entre los trotamundos”.

Hecho en la Argentina

2210

  • En 1968, la Argentina fue el primer país fuera de Alemania en producir el Unimog. Fue en la fábrica que Mercedes-Benz tiene en González Catán la que, a su vez, fue la primera planta de la marca de la estrella instalada fuera de Alemania, en 1951.
  • Las Fuerzas Armadas argentinas de entonces buscaban renovar sus vehículos de transporte. Una delegación local quedó deslumbrada en Alemania por las capacidades del Unimog. Así se firmó un contrato de producción por el cual las Fuerzas Armadas se comprometían a comprar el total de la producción. Sin embargo, el Unimog también fue adquirido por empresas del Estado para todo tipo de servicios. Además se lo exportó a varios países sudamericanos.
  • Las versiones producidas fueron la U416/426 cabina simple y doble, U421/431 y la U406 hasta comienzos de los ‘80. En total se fabricaron 6.001 unidades.

La historia del Unimog

2210

  • Gastón Javier García Loperena es un apasionado de los vehículos en general y de los terrestres en particular. Productor agropecuario de profesión, su atracción por los autos antiguos hizo que participara en la restauración de un Gobrón 1911, perteneciente a la familia Alvear y único en el mundo.
  • Pero, además, se interesó por los vehículos militares y, en particular por el Unimog, curiosidad que lo llevó a escribir un libro que cuenta toda la historia de este modelo, “El Unimog en el Ejército Argentino”.

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Fischer

Alejandro Fischer

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend