Viernes 5 de marzo de 2021
INFORMATIVO | 07-02-2021 14:00

Se cumplen 79 años del primer vuelo argentino a la Antártida

El 7 de febrero de 1942, el boeing 76D-1 al comando del teniente de navío Eduardo Lanusse, se convertía en el primer avión del país en sobrevolar el continente antártico. La hazaña y un trágico final. 
Ver galería de imágenes

Un día como hoy, pero del año 1942, en el marco de la legendaria Campaña Antártica, el boeing Stearman 76D-1, matricula 1-E-41, perteneciente a la Escuela Naval,  se convertía en el primer avión argentino en volar sobre la Antártida, dando lugar a uno de las mayores hazañas en la historia aeronaval de nuestro país.

Según los historiadores, teniendo en cuenta todas las investigaciones y recaudos que se tuvieron en cuenta a la hora de planificar la proeza, puede afirmarse que dicha campaña llevada a cabo por el buque ARA Primero de Mayo y por el Stearman realmente fue la primera misión seria y ambiciosa para explorar aún más el sector antártico en donde la Argentina reclamaba soberanía.0204_primervueloantártida

Preparativos del primer vuelo a la Antártida

Al mando del capitán de fragata Alberto Oddera, el 16 de enero, el buque Primero de Mayo ave zarpó del puerto de Buenos Aires con el avión Stearman a bordo, y tras hacer escala en la Base Naval Puerto Belgrano, el 25 de enero arribaba al puerto de Ushuaia.  

En tanto que la dotación del Stearman estaba compuesta por el piloto y teniente de fragata Eduardo Lanusse; por el mecánico y cabo principal aeronáutico Erik Blomquist por el radio operador, fotógrafo y cabo primero aeronáutico Antonio Guillermo Silva y por el ayudante mecánico y cabo segundo aeronáutico Mario Pappe.

Perteneciente a la Escuadrilla Aeronaval N° 1, el Primero de Mayo sufrió varias modificaciones con el objetivo de adaptarlo a las operaciones antárticas. Entre ellas, se le colocaron flotadores en reemplazo del tren de aterrizaje convencional, un receptor de RT, una cámara fotográfica y un radio-goniómetro, equipo que recibe la señal emitida por el buque y que el radio operador debe rastrear en los auriculares para conocer la ubicación de la nave. 

0204_primeraviónantártida

Además, para poder sujetarle la aeronave al que de esa manera  se convirtió en el primer buque de la Armada Argentina con capacidad para llevar a bordo un avión, en la popa instalaron un sistema de fijación consistente en pastecas y cáncamos junto con dos plumas para el arriado e izado.

SI bien momentos antes de su partida se realizaron varias prácticas de revelado y copiado fotográfico en el gabinete fotográfico ubicado en la Base Punta Indio, una vez en el agua, la tarea se complicó ante la falta de espacio adecuado. De hecho, además de cumplir con su función principal, el baño oficiaba como una  suerte de laboratorio y cuarto oscuro .

La dotación del Stearman tuvo que ingeniárselas para poder llevar a cabo con éxito su tarea ya que la fotografía era totalmente imprescindible para perfeccionar las cartas de navegación ya  existentes.  Las fotografías se tomaban con una cámara F-8 demasiado grande e incómoda para un avión de pequeñas dimensiones como el embarcado y, para ello, el operador de la cámara debía realizar las tomas en vuelo con medio cuerpo afuera.

0204_primeraviónantártida

Una vez finalizada la campaña, el 3 de marzo la tripulación emprendió  el regreso a Buenos Aires. Y, si bien durante el cruce del Cabo de Hornos sufrieron un violento temporal, fueron asistidos por el ARA Ezcurra y por el ARA Fournier quienes lo abastecieron para que pudiera continuar rumbo a Buenos Aires, donde arribaron el 22 de marzo.

En los días siguientes se procedió a realizar tareas de mantenimiento en el buque y a la remoción, en los talleres de la Corporación Sudamericana de Servicios Aéreos, de los flotadores del Stearman, reinstalándose en su lugar el tren de aterrizaje convencional con la finalidad de que se dirigiera a la Base Aeronaval Comandante Espora, asiento natural del avión.

0204_primeraviónantártida

Así, en lo que trágicamente iba a ser el último vuelo del Stearman, el 10 de abril la aeronave despegaba en una de las calles de Puerto Nuevo, pero, ya  alcanzada la altura suficiente, Lanusse realizó un giro para hacer una pasada a manera de saludo a sus familiares, entre quienes se encontraban su madre y su novia.

Pero, cuando el avión se aproximaba a los talleres, el avezado teniente advirtió la presencia de un cable de alta tensión, y, a pesar de su desesperado intento por ganar altura para evitar la colisión, el Stearman comenzó a planear inclinado hacia la derecha y, tras perder velocidad, terminó precipitándose a tierra, prendiéndose fuego y acabando con la vida  de sus dos tripulantes.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend