Lunes 30 de enero de 2023
INFORMATIVO | 19-01-2023 11:51

5 señales de mascotas con estado de ansiedad

La ansiedad que padecen algunas mascotas es bastante similar a la de los humanos. Se trata de una estado mental, que provoca nerviosismo, inseguridad e inquietud. Y que manifestarán a través de alteraciones en su comportamiento.
Ver galería de imágenes

Alegría, estado de alerta, falta de atención, desconfianza y agitación sin cansancio previo son algunos signos que pueden reflejar las mascotas con ansiedad, y pueden ser un alerta para sus dueños, un motivo para hacer una consulta con un especialista. Las vacaciones o las alteraciones de la vida cotidiana como las que recientemente hizo el mundial de fútbol hicieron que se incrementaran las consultas por los estados de angustia prolongados.

La ansiedad en los perros es más frecuente de lo que uno cree. A través de conductas y de acuerdo a cada situación en las que se repiten un veterinario sabrá cómo revertir ese estado. Por eso, es necesario comprender su comportamiento para reeducarlo y ayudarlo de la manera correcta. Si  se nota que está más nervioso y agitado de lo normal, o que hace cosas que antes no hacía, puede que padezca ataques de ansiedad y tratará de librarse de ese malestar como puede.

01-19-5 señales de mascotas con estado de ansiedad

La búsqueda del bienestar: polémica para sus amos

Casi todos los perros que sufren ansiedad tratan de escapar de la desagradable sensación que sienten mostrando distintos tipos de alteraciones de conducta. Estos cambios de comportamiento, molestos para los dueños, suelen afectar el bienestar y la convivencia en la relación perro-amo. 

Si no se trata a tiempo, la ansiedad puede volverse un problema crónico que promueve la aparición de otros problemas de salud y comportamiento. Siempre lo más recomendable será consultar a un veterinario especialista en zooterapias, o un etólogo, lo antes posible.

Cómo reconocer el estado sin confusiones

Los cambios en la conducta se muestran a través de un cinco comportamientos obsesivo compulsivos. Aunque en primera instancia el perro o el gato busca dos cosas: llamar la atención  y alertar de que hay algo mal; y liberar parte del agobio que siente por una situación que no puede controlar y que le provoca dolor físico o mental. Los principales indicios de que un perro tiene ansiedad son:

  • Comportamientos destructivos. Los perros con ansiedad suelen destruir muebles, morder patas de sillas y mesas o destrozar sus propios juguetes. Especialmente cuando está solo. Para proteger los bienes, existen spray antimordidas, que podría resultar como remedio temporal hasta hablar con un especialista en comportamiento animal.
  • Si los juguetes que le compras no aguantan ni un día. seguramente será porque todavía no se ha comprado uno bien resistente para su raza. Están creados especialmente para perros a los que les gusta morder. Si tiene uno de estos, seguramente dejará en paz el mobiliario casero y liberará sus estados de ansiedad más fácilmente.
  • Hacer sus necesidades por lugares insólitos de la casa. A pesar de que supieran hacerlo siempre afuera de ella; los perros con ansiedad suelen tener problemas de incontinencia. En ocasiones su comportamiento es totalmente comprensible, al pasar muchas horas en casa sin tener un lugar donde depositar. El mayor problema viene de aquellos perros que salen más a menudo y aún así siguen teniendo problemas de incontinencia. En este caso habría que visitar al veterinario para más información.
  • Coprofagia, comer sus propias heces. Tanto si hace sus necesidades en casa, como fuera, algunos perros tienden a querer consumir sus propias heces o las de otros perros. Hay varias razones que llevan a los perros a hacer esto, pero estas son las más importantes. Curiosidad y el libre acceso. Algunos perros, defecan en casa, ya sea por incontinencia, ya sea por llamar la atención o una forma de decir que les falta algo. Esa carencia se relaciona con las carencias que se siente durante los estados de ansiedad.
  • Falta de atención. Se muestra indiferente, como desanimado y no quiere realizar las salidas habituales sin una aparente dolencia física. Si es estado se mantiene así por más de 5 días es seguramente un transtorno ansioso.

1711_mascotas

Soluciones antiansiedad

No todos los cuadros de ansiedad presentan los mismos antecedentes. Es muy importante conocer el motivo que lleva al perro a tener alguna conducta anormal, ya que si se trata de  raíz, se podrá acabar con el problema.

  • .Falta de o mala socialización. Es la causa más común , es el proceso mediante el cual el cachorro explora y aprende de su entorno. Un perro que ha tenido una buena socialización sabrá reaccionar de manera adecuada a los estímulos del ambiente en el que vive. Aunque la socialización del perro dura toda la vida, la etapa crucial para introducir al perro en el mundo en el que vivirá de adulto es desde su nacimiento hasta los tres meses. Es una etapa sumamente importante de la vida de un perro, como en el niño, y de la que dependerá su comportamiento en el futuro. Si el perro no interacciona con otros perros, animales o personas y no conoce otros ambientes más allá de su casa, es muy probable que de mayor llegue a tener ansiedad cada vez que tenga que salir de casa.
  • Por separación. Los perros, al igual que sus ancestros, los lobos, son animales sociales, es decir, necesitan ser parte de un grupo, dependen de su familia. Gracias al mantenimiento de estos vínculos, los animales están más seguros e incrementan su esperanza de vida. Cuando por diversas razones sus vínculos favoritos se alteran, sus comportamientos lo harán también. La ansiedad por separación en los cachorros es un estado que los hace mantenerse siempre cerca de su manada. Según van creciendo, el umbral de tolerancia a la separación va disminuyendo.
  •  Si quedan mucho tiempo solos en casa. Cuando sus amos salen a trabajar es importante dejarles otros estímulos: el servicio de un paseador, juguetes y alimentos que se dosifican durante el día que sean de su agrado. Pasar muchas horas solo es muy perjudicial para cualquier perro, por muy independiente que sea. En primer lugar, la soledad y falta de alguien con quien interaccionar puede llevar al perro al aburrimiento. Si esta rutina se repite continuamente, el perro comenzará a desarrollar ansiedad y, en los peores casos comportamientos obsesivos compulsivos, con la intención de llamar la atención o de escapar de casa. Estar todo el día encerrado en casa supone además no salir a orinar o defecar, lo cual puede causar grandes molestias, derivan en infecciones bacterianas; la opción de entregar la mascota a una familia o amo que le pueda ofrecer más tiempo y atención es siempre lo más conveniente en caso de no poder revertir la situación.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend