jueves 27 de febrero de 2020
04-02-2020 18:11 | AVENTURA

Thor Heyerdahl y la expedición de la Kon-Tiki

El antropólogo, escritor y documentalista noruego realizó un viaje épico de 8.000 km por el océano Pacífico a bordo de una balsa que él mismo construyó. Ver galería de imágenes

Para varias generaciones, la historia de la expedición es muy conocida, una de las grandes aventuras del siglo XX. Thor Heyerdahl narró todas las peripecias en el libro La Expedición de la Kon-Tiki, un best seller traducido a 70 idiomas, con más de 50 millones de copias vendidas en todo el mundo, y que se sigue reeditando. Aún hoy es una total fuente de inspiración para los grandes amantes de la aventura. El dios del sol. La historia de la odisea había comenzado en una remota isla de la Polinesia. Thor había vivido varios años en Fatu Hiva, la mas meridional de las Marquesas. El noruego había advertido que Fatu Hiva interceptaba siempre los vientos que procedían de la costa americana, los alisios. “Jamás vimos una nube que retrocediese de su rumbo a Asia y partiera hacia América”, afirmaba Thor.

Le mostraron varios petroglifos y él mismo descubrió uno en el que se veía una embarcación con velas, parecida a las balsas que descubrieron los europeos cuando llegaron a la Polinesia. También halló que los predecesores de los incas y los antiguos habitantes de ciertas regiones de la Polinesia adoraron a un mismo dios solar conocido como Kon-Tiki. Así Thor Heyerdahl llegó a la conclusión de que las islas del Pacífico podrían haber sido colonizada por pobladores procedentes de Sudamérica y no del oeste, desde Asia, como siempre pensó la comunidad científica.

0402_kon_tiki

La construcción de la balsa

Para probar su teoría, y ante el escepticismo de todos los expertos, construyó la rudimentaria balsa Kon-Tiki, decidido a intentar el gran viaje, partiendo desde Perú y con la esperanza de que las mareas y los vientos alisios lo llevarían rumbo a la Polinesia. Cuando fue a pedir apoyo para su expedición en 1947, Thor fue tratado de ridículo por la National Geographic de entonces “No financiamos a suicidas”, fue una de las respuestas que le dieron los directivos de la revista.

La embarcación fue construida con nueve troncos de madera balsa, cada uno de ellos de 13,7 metros de largo y 60 centímetros de diámetro, los cuales estaban unidos entre sí con la ayuda de cabos de cáñamo. Transversalmente a los troncos principales se ubicaron troncos de balsa de 5,5 m de longitud y 30 cm de diámetro, a intervalos de 1 m, y con el objetivo de dar soporte lateral. Adicionalmente, se utilizaron tablones de pino en los laterales de la embarcación, así como secciones de 60 cm de largo y 2,5 cm de espesor del mismo material como quillas.

0402_kon_tiki

Después de más de tres meses de viaje y 8.000 km de travesía no escasa de peligros a través del océano Pacífico, la tripulación de seis hombres de la balsa Kon-Tiki pudo desembarcar sana y salva en el atolón Rarota, en el archipiélago de las Tuamotu.

En 2012 se estrenó la película Kon-Tiki, de los directores noruegos Joachmin Roenning y Espen Sandberg, que narra con pericia y maestría una de las mayores proezas humanas y la muestra a las nuevas generaciones. Lo más curioso es que Thor Heyerdahl emprendió su gran odisea por el océano Pacífico ¡sin saber nadar!

"¿Fronteras? Nunca he visto una. Pero he oído que existen en las mentes de algunas personas", Thor Heyerdahl.

Galería de imágenes

Etiquetas: Peru Oceano Pacifico Polinesia Expedicion Travesia Balsa Kon-tiki Thor Heyerdahl
Federico Svec

Federico Svec

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario