Viernes 27 de enero de 2023
ARMAS | 02-12-2022 14:00

Revólver Security Six: un clásico para confiar

Pasado y presente de una pieza que hizo historia en los Estados Unidos y el mundo, a causa de su fortaleza y confiabilidad. De qué época son los de mayor calidad.
Ver galería de imágenes

Durante la década de 1970, Bill Ruger estaba al tanto de la popularidad de los revólveres de armazón mediano en .357 Magnum como armas provistas a las fuerzas de seguridad de los Estados Unidos. Asimismo, los tiradores civiles adquirían revólveres de este calibre para todas sus actividades, incluyendo la defensa. El éxito del Smith & Wesson Modelo 19 era innegable, si bien como armas de servicio también se empleaban los Colt Trooper y, en menor número, los Python (por su costo, al ser tope de gama).
En este contexto, el mencionado Ruger decidió encarar el desarrollo de un modelo que superara en fortaleza y robustez al 19 de S&W. Y para esta tarea convocó, en 1966, a los diseñadores Harry Sefried y Henry Into. La firma se especializó así en la fabricación de armas de alta resistencia de diseño compacto, al punto de que una característica de sus revólveres era la ausencia de tapas laterales que descubrieran los mecanismos, además de un diseño modular de conjuntos separables. 

1124_pistola

En el sentido de la novedad, los resortes de las armas Ruger son helicoidales y en sus modelos se evitó el empleo de muelles en forma de flejes. Los armazones y otras piezas se realizaban (y se realizan hasta el día de hoy) por medio de microfusión de alta tecnología. El alza del Security Six es regulable en altura y deriva. Y la apertura del tambor se realiza mediante presión sobre un botón ubicado sobre el lateral izquierdo.   
Ante tanta exigencia, el Security Six finalmente logrado resultó ser un modelo que ganó fama por su resistencia al uso continuo de municiones de calibre .357 Magnum de carga fuerte. En suma, es más resistente que el revólver de la firma de Springfield mencionado al comienzo. Otra de las virtudes del Security era su peso ligero (946 gramos para la versión de 4”), que se hace más soportable para quienes lo portan regularmente. Además del puente (sector superior del armazón) y del parante frontal del armazón (de gran solidez, por cierto), el freno del tambor y el transporte (pieza que hace girar el tambor tocando la estrella) son de alta resistencia a las vibraciones generadas por los disparos. 

Más características 

El área del grip fue diseñada también por Sefried, pero las cachas provistas no son recomendables, el único punto criticable del revólver. Quienes posean un ejemplar encontrarán conveniente reemplazarlas por algunas de neoprene/goma (como las difundidas Pachmayr) o de madera que se adapten al tamaño de la mano de quien lo utilice. El Security Six se desarma sin necesidad de herramientas, a excepción del tornillo de las cachas. 

1124_pistola

Este modelo en cuestión se produjo con tres largos de cañón: 2 3/4”, 4” y 6”. Las variantes con miras fijas se denominaron “Speed Six” y “Service Six” (algunos como Police Service Six), y hasta se agregó una opción con cañón de 3” (no se fabricaron de 6”). Algunos, incluso, hasta se proveyeron con armazones de base redondeada en lugar de cuadrada. 
A pedido de algunas fuerzas policiales foráneas, hubo revólveres de estos modelos fabricados en calibres .38 S&W, .38 SPL y 9 mm Parabellum (Service Six). La Fuerza Aérea de los EE.UU. encargó una versión en .38 SPL del Service Six con anilla portacorreas para reemplazar los S&W Modelo 10 de las tripulaciones de aeronaves. El Security Six con cañón de 4” fue reglamentario del personal de Migraciones de EE.UU., como así también de la Patrulla de Fronteras (Border Patrol). 
El Speed Six, en cambio, fue ofrecido principalmente a detectives y personal de civil (por su portación oculta). Y también fue usado por fuerzas policiales en la India, aunque en calibre .38/200. En .357 Magnum fue utilizado por La Royal Ulster Constabulary, fuerza de seguridad de Irlanda del Norte.

1124_pistola

Durante un tiempo, hace varios años ya, tuve un Security Six pavonado, con cañón de 2 3/4”. Ese revólver era súmamente preciso, al punto tal que lo utilicé en varias ocasiones para cazar liebres a distancias de hasta 40 metros, empleando munición de .38 SPL (todo .357 Magnum la puede disparar sin inconvenientes).  A modo de cierre, los Security Six se fabricaron desde 1972 hasta 1988, con una producción total aproximada de 1.500.000 ejemplares. Las variantes en acero inoxidable fueron lanzadas en 1975 y su reemplazo fue el modelo GP100. 

Valuación personal

Los revólveres estadounidenses fabricados hasta la década de 1990 suelen ser considerados de alta calidad de manufactura. Aún más, los anteriores a 1980. Los Ruger de estos modelos que tuve la oportunidad de disparar se destacan por su precisión y ajuste inalterable en el tiempo. Funcionan perfectamente incluso en condiciones de ambientes desfavorables. Aún hoy en día son muy buscados por tiradores y cazadores que los prefieren por sobre los GP100 que, si bien son aún más robustos, resultan ser bastante pesados (sobre todo los que tienen el contrapeso inferior hasta la boca del cañón). 
En ningún caso son armas de líneas refinadas, pero sí de confiabilidad máxima, exactamente lo que la fábrica tuvo en cuenta como principal característica al ofrecerlo para el público al que fue destinado. Aún se consiguen estos modelos de Ruger usados y en excelente estado, en la mayoría de los casos. Los que los adquieran podrán comprobar sus virtudes desde la primera sesión de tiro. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Hernán Rodríguez

Hernán Rodríguez

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend