Sábado 15 de mayo de 2021
ARMAS | 30-11-2020 14:02

Armas: quién fue Ned Kelly, el bandido de la armadura

Un hombre joven que tuvo en jaque a la policía colonial británica, gracias a su audacia y una tosca armadura de hierro que fabricó.
Ver galería de imágenes

En una Australia bajo dominio británico, nacía en diciembre del años 1854, Edward Kelly, conocido como Ned, el mayor de los ocho hijos de John 'Red' Kelly y Ellen Quinn. Un matrimonio de origen irlandés que llega a esos lares escapando a la hambruna. A los 14 años y a raíz de una pelea a golpes de puño con un chino, al que Ned castigó duramente, fue arrestado.

Su ascendencia irlandesa no le granjeó la simpatía de la policía, por lo que al año siguiente lo volvieron a arrestar acusándolo de ser cómplice de un bandolero –Harry Power– que había cometido algunos robos en la región.  El cargo fue desestimado pero las autoridades, llena de perjuicios, lo tenían en la mira.

3011_armas

Algunos años más tarde, un oficial llamado Fitzpatrick fue a la casa de los Kelly para arrestar a uno de los hermanos, acusado de robar caballos. En un hecho cuyos pormenores se desconocen Fitzpatrick recibió un disparo en la muñeca por parte de Ned, probablemente para evitar que se lleve a su hermano menor. A raíz del hecho abandonó la casa, pero su madre –Ellen, viuda para ese entonces– fue arrestada como cómplice de un intento de asesinato y posteriormente condenada a tres años de prisión.

3011_armas

Ned y Dan –que estaban escondidos– se unieron con Joe Byrne y Steve Hart para dirigirse a Bullock Kreek con la intención de destilar whisky y ganar el suficiente dinero para apelar la sentencia de Ellen. Pero ubicados por la policía colonial se enfrentaron a los agentes de la ley, oportunidad en que Ned mata a cuatro iniciando de esa forma una vida de bandolero.

Forjando la leyenda

A esta altura, Ned Kelly era un criminal notorio y temido en Victoria. A pesar de ello, tenía muchos simpatizantes que creían que él era un símbolo del espíritu australiano, un perseguido por las autoridades coloniales con el coraje para desafiarlas. Esta percepción fue sin duda alimentada por la conocida como “La carta de Jerilderie”, un manifiesto de 8.000 palabras en el que justificó sus crímenes y expuso lo que consideraba una persecución policial injusta contra él y su familia.

La carta fue escrita en 1879, en la época en que la pandilla robó el Jerilderie Bank. Ned entregó la carta al contador del banco, Edward Living, y le dijo que la publicara. Living, sin embargo, se subió a un tren a Melbourne y pasó la carta a la policía. La carta finalmente fue descubierta y presentada en el juicio de Kelly en 1880. A pesar de su lenguaje tosco y su falta de gramática o puntuación, la carta ofrece una valiosa visión de la personalidad de Ned y cuenta la historia de un joven obligado a cometer delitos por situaciones que escapan a su control.

3011_armas

El Colt Navy calibre .36 que utilizara Ned Kelly, junto a la famosa carta que escribió y entregó cuando asaltó el Jerilderie Bank.

Sus armas

Ned solía empuñar con singular destreza revólveres Colt Navy modelo 1851 calibre .36 y Colt Pocket modelo 1849 calibre .31, ambos “gentileza” de la policía de Jerilderie, pero tal vez el arma que más lo identifica es una carabina/revólver Colt 1855 ya que algunas estatuas que lo recuerdan, lo muestran empuñando una. Pese a ello su arma preferida era un fusil Snider-Enfield  calibre .577 al que había bautizado ‘Betty’. Un arma británica de retrocarga, que utilizaba cartuchos metálicos de gran poder y un alcance efectivo de 600 metros.

3011_armas

En segundo revólver que portaba el bandido a modo de back up, un Colt Pocket 1949 calibre .31, también robado a la policía.

Por otro lado, su hermano Dan muere empuñando una pistola de percusión de origen británico a la que le había grabado toscamente en la empuñadura su nombre y “1876”. Esta pistola fue comprada a la familia en más de 120.000 dólares y hoy se exhibe en un museo. Una constante en las armas utilizadas por la banda era el grabar nombres o la letra K en la mayoría de ellas.

3011_armas

Utilizada por su hermano menor Dan, una pistola de avancarga de origen británico a la que grabó toscamente en la empuñadura.

3011_armas
 

La armadura

En 1879 la banda de Kelly comenzó a construir armaduras a partir de baldes de hierro, regadera y gruesas piezas metálicas de un arado. Adquirieron estos materiales de diversas formas: algunos fueron comprados, otros les fueron ofrecidos por granjeros comprensivos y algunos fueron robados.

3011_armas

La armadura de 44 kilogramos de peso y el fusil Snider-Enfield bautizado “Betty”, en la Galería de la Biblioteca Nacional de Victoria.

os trajes permitieron que la pandilla se alejara ilesa de los disparos a corta distancia, pero también cumplieron una función menos práctica: hicieron que los miembros de la pandilla, Ned en particular, parecieran más grandes, más intimidantes e, incluso, fantasmales.

Cuando finalmente la banda fue sitiada en Glenrowan y ante la imposibilidad de escapar, con su líder al frente y cubiertos por sus armaduras, salieron a enfrentar a los policías. A pesar del nutrido tiroteo y gracias a la protección, Ned solamente fue herido en las piernas y posteriormente detenido. 

3011_armas

Fusil Snider-Enfield  calibre .577  de retrocarga, que utilizaba cartuchos metálicos de gran poder y alcance efectivo de 600 metros.

3011_armas

Después de que mataron a la banda y capturaron a Ned, los oficiales involucrados en la captura querían quedarse con partes de los trajes como recuerdos. Se separaron varias piezas de las armaduras y algunas se convirtieron en propiedad privada. Después de años de investigación para determinar qué piezas pertenecían a qué pandillero, la armadura completa de Ned Kelly ahora está en la colección de la Biblioteca Estatal de Victoria.

A punto de cumplir los 26 años, el Bandolero de la Armadura fue ahorcado en Melbourne Gaol.

3011_armas
La última fotografía tomada a Edward “Ned” Kelly en prisión y poco antes de ser ahorcado en Melbourne Gaol. Tenía apenas 25 años. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Pablo Crespo

Pablo Crespo

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend