Perder el Norte: ¿Qué pasaría si los polos se invirtieran?

El campo magnético de la Tierra podría invertirse y el Polo Norte podría estar en el sur dentro de solo cien años. Cómo nos afectaría

Por

El centro de la Tierra es un imán gigante que una vez cada cientos de miles de años se debilita e invierte sus polos magnéticos. La última vez que eso ocurrió fue hace 786.000 años y el proceso tardó menos de un siglo en completarse, precisa el estudio elaborado por científicos de Italia, Francia, la Universidad de Columbia y la Universidad de California en Berkeley, ambas en EE.UU.

Aparte de reorientar la brújula y dañar las redes eléctricas, la inversión también afectaría a nuestros organismos, escribió el sitio informativo ‘Raw Story’, porque el campo magnético que nos protege de las partículas energéticas del sol y los rayos cósmicos se debilitaría y dejaría pasar esas partículas, lo que implicaría un aumento de los casos de cáncer de piel, afirman los científicos.

A tenor de los datos de un estudio sobre la correlación entre la salud mental y el campo magnético, las tormentas geomagnéticas aumentan la sensación de depresión y hacen que algunas personas sean más proclives al suicidio. Sin embargo, sigue desconociéndose qué repercusiones reales tendría una inversión magnética para el estado mental del ser humano, más allá de que todos estaríamos desorientados.

Deja un comentario