Ultraliviano: los chicos primero

Una modalidad que crece y que sorprende a quienes nunca la practicaron. Un nuevo desafío en las fronteras de la pesca con señuelos.

Por

“Equipos livianos hacen grandes peces”. Esto lo escribía hace cuatro décadas quien para mí fue el mejor periodista de pesca de la Argentina, Roberto Zapico Antuña. Adelantado a su tiempo, recomendaba el ultralight para “reconciliarnos con nuestro pasatiempo en la época en que no hay peces deportivos”. Esta es una de esas épocas, donde está dura la pesca cercana a los grandes centros urbanos y son costosos los viajes.

Por esta causa, con Mariano Scopessi y Damián Zanek, dos amigos que conocen mucho sobre pesca ultraliviana, fuimos a visitar Lago Escondido, espejo de agua muy bien cuidado, ubicado en Tristán Suárez, a 45 minutos del centro porteño.

El ultralight no es nuevo en la Argentina, pero últimamente ha adquirido un gran desarrollo teniendo en cuenta la realidad de los pesqueros. Tradicionalmente era un refinamiento del spinning, pero hoy día algunos se animan hasta a pescar en baitcast. A falta de cañas apropiadas, Damián mandó construir una con una vara de spinning de 1,52 metros y hasta 6 libras (1 libra: 0,453 kilos), con el más liviano de los grips que consiguió y, en lugar de colocarle los pasahílos tradicionales, le puso microguías, que alivianan el conjunto y le dan una acción muy interesante, no tan babosa, para poder lanzar señuelos muy pequeños.

En Lilliput 

En spinning es más fácil conseguir cañas de hasta 6 libras, límite adecuado para el ultralight. Generalmente son varas cortas, pero hemos visto en el mercado hasta de 2 metros. Como es una pesca que suele practicarse en lugares cercanos al domicilio o el trabajo, y no se buscan piezas pesadas, es más cómodo tener una caña de dos tramos, que se guarda con facilidad en el baúl del auto.

Nota publicada en la edición 510 de Weekend, marzo de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

20 de marzo de 2015

Deja un comentario