Tentación para las vacaciones

Una salida embarcado en Pinamar permite divertirse con muy buena pesca y una gran diversidad de especies. Técnicas y equipos empleados.

Por

Corvinas de este buen porte es la pesca que más abunda sobre el banco de piedra. Toman la carnada produciendo los inconfundibles cabezazos al traerla. FOTO: Alfredo Nardini. [ Ver fotogalería ]

Hacía muchos años que no concurría a las playas de Pinamar a realizar relevamientos de pesca. Otrora íbamos a intentar tiburones con Fernando Vigo o Robert Tulumei Halabi, que disponían de embarcaciones aptas para ese tipo de salida, además de conocer todas las técnicas para poder pescarlos. Actualmente la pesca de la especie se hace con devolución obligatoria, ya que se encuentra protegida en la provincia de Buenos Aires. Pero en esta zona, al atractivo de los tiburones se suma una rica pesca variada, que incluye corvinas, pescadillas, bagres, gatuzos, brótolas, etc. Se los pesca tanto en fondo
de arena como de piedra, donde se le agregan otras variedades como meros y chanchitos que son sus inquilinos naturales.

Una propuesta atractiva 
Marcelo Tuky Pua, gran conocerdor de la zona, nos informó previamente que estaba haciendo buenas pescas de corvinas y pescadillas en una piedra ubicada a 12 kilómetros de la costa. Y que después, al retornar hacia la costa, pasaba gareteando por una franja de tosca lisa donde con esa técnica se pescan brótolas y lenguados, además de las otras especies. Y para terminar su rutina más cerca de la costa dispone de una canaleta donde
hay también buena variada.

Viajé en compañía de Mario Susnisky y el encuentro fue en la casa de pesca de Walter Calosso, otro gran conocedor de todos los pesqueros de la costa. Después de los saludos nos dirigimos de inmediato a la playa para efectuar el embarque. Marcelo dispone
de un semirrígido con potente motor y con capacidad para seis / ocho pescadores, además de salvavidas y todos los elementos de seguridad que solicita Prefectura
para salir de pesca, incluyendo el rol con los datos de todos los participantes de la excursión.

La partida se hace de playa y generalmente los pescadores ayudan a colocar el bote en posición. Tuky le revisa los pontones inflándolos, a continuación calienta el motor para que al salir arranque sin dificultad, reparte los salvavidas y realiza una demostración de cómo hay que colocárselos. Y luego lleva la embarcación hasta el mar. En proa posee un barril donde coloca las pertenencias de los pescadores, quedando sellado y atado. Después se baja el semirrígido y se lo enfrenta de proa hacia el mar. Como se necesita arrastrarlo, todos contribuyen para la maniobra.

Tuky indica quién tiene que subir y cómo se debe ubicar (sentados en el fondo con las piernas extendidas). Mientras el bote es tenido por sus ayudantes, él se sube por popa, dándole arranque al motor y pasando la primera y segunda rompiente sin dificultad. Es una maniobra importante y hay que realizarla con prolijidad, obedeciendo las indicaciones de Tuky para no golpearse.

Nota publicada en la edición 508 de Weekend, enero de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

15 de enero de 2015

Deja un comentario