Galería de imágenes. Nota con video. ">

Cientos de kayaks en el gran concurso de la Mesopotamia

En las aguas de Concordia, miles de personas se dieron cita a esta espectacular fiesta de la pesca. Galería de imágenes. Nota con video.

Por

En el marco de la Fiesta Nacional de la Boga de Concordia se iba a realizar el primer concurso de kayakfishing de la Mesopotamia, pero fue suspendido en su fecha original y pasó para el 3 de marzo. Desde Amigos en Kayak.Com nos habíamos comprometido a colaborar con la organización en todo lo concerniente a la seguridad del torneo y de sus participantes, por lo que con otros cinco kayakfishers amigos desandamos los aproximadamente 480 km que la separan de la Ciudad de Buenos Aires.

Como todo pescador hace cuando llega a su lugar elegido, nos acercamos al agua. Al vernos con los kayaks sobre los autos, un lugareño con cara de haber batallado contra todo pez de la zona nos consultó si íbamos a participar en el torneo de kayakfishing, a lo que respondimos afirmativamente. Contempló el río Uruguay con ojos escrutadores. Se presentaba enorme, plateado por los reflejos del sol, sin viento, ideal para bajar los kayaks en ese mismo momento y hacerse una fiesta de bogas que imaginábamos de 60 cm doblando las cañas a más no poder. Pero nos dijo: “Va a estar difícil, eh, hay poca agua…”. En ese momento pensé qué iba a hacer con todo el maíz remojado y separado por sabores en distintas bolsas herméticas que tenía en el baúl del coche.

Los datos previos que poseíamos nos presentaban un tipo de pesca diametralmente opuesta a la que estábamos acostumbrados a practicar en la zona del Río de la Plata y Delta. Debíamos dejar en la caja las líneas de dos anzuelos y plomo de 30 o 40 g pasante o fijo y las brazoladas de 40 cm con las cuales en un buen día podríamos conseguir varias capturas en el gran río. En Concordia se estila utilizar líneas de un anzuelo de paleta, reforzado y empatillado a una brazolada de un metro o algo más. Para profundizar se utilizan plomos pasantes esféricos (para evitar enganches en las piedras del fondo) de 10 a 20 g de acuerdo con la correntada que exista. Y los más experimentados  la pescan con una técnica llamada “al vuelo”, es decir sin peso adicional en la línea.

El equipo de caña y reel queda a gusto del pescador, pero si priorizamos lo deportivo optamos por cañas “fast action” de hasta 20 libras (1 libra: 453,59 g) de potencia y reels de bajo perfil cargados con multifilamento de 16 libras. Incluso una boga de muy buen tamaño puede ser disfrutada con este equipo si tenemos los nudos de madre con brazolada y anzuelo bien firmes.

De nuevo volvemos a lo que se está usando en materia de cañas. Nos mostraron un desarrollo propio que llaman “puntera al pelo”, en el cual a la vara elegida se le modifica el último tramo por uno de menor espesor bien rígido, lo que hace que el más mínimo toque en nuestro aparejo se pueda observar más que sentir en la caña.

La técnica

La manera de pescar también es distinta. Se debe dejar que el aparejo profundice hasta sentir que el plomo golpea la piedra del fondo. Cuando tenemos esa certeza, dar un toque de caña para que levante y así sucesivamente mientras la línea baja con la corriente. Comentan que el pique se da generalmente en el intervalo en el cual el plomo levanta del fondo. Por esta razón la importancia de utilizar plomadas esféricas: aparentemente se siente mejor el rebote en la piedra.

El nivel del agua de la zona (en relación directa a la cantidad de agua que libere la represa ese día y hasta ese momento en especial, ya que puede variar en distintas horas del día) es condición ineludible para que el pique se dé en cantidad o raleado. Cuanta más agua corra y más alto se encuentre el río (dentro de parámetros normales), el pique se va a ver beneficiado.

Nuestra pesca de bogas el día antes del concurso, a pesar de haber entrado al agua a las 8 de la mañana y habernos retirado alrededor de las 19, fue escasa y de portes chicos para la zona. Probamos todos los tipos de maíz que teníamos preparado, encarnando indistintamente con uno, dos o tres granos iguales y distintos entre sí. No conseguíamos encontrar el momento justo en el cual se daba el pique.

Nota publicada en la edición 499 de Weekend, abril de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Para ver este video en otra ventana haga click aquí.

Si quiere ver más videos de Weekend, haga click aquí.

Deja un comentario