Lunes 30 de noviembre de 2020
VIDEOS | 21-11-2020 05:52

Viajes en dron: así se ve el estadio de Huracán

Tras el regreso del fútbol pospandemia, Huracán juega por segunda vez de local en su estadio inaugurado en 1947, más conocido como Palacio Tomás Ducó. Historia, capacidad y cómo llegar.
Ver galería de imágenes

Fundado el 1 de noviembre de 1908, el Club Atlético Huracán tuvo que esperar dos años para tener un lugar donde jugar de local en las competencias oficiales.

El primer campo de juego estaba ubicado en la calle Arenas (hoy Avenida Almafuerte al 300), en un predio municipal cuya concesión logró gracias a las gestiones nada menos que del ingeniero Jorge Newbery.

Precisamente, Huracán tomó para su escudo la silueta del globo "Huracán", que fue piloteado por Newbery entre el 27 y el 28 de diciembre de 1909, cuando realizó una travesía de 541 kilómetros, desde el barrio de Belgrano hasta la ciudad de Bagé, en Río Grande do Sul, Brasil, en 13 horas.

La historia de la cancha de Huracán

1111_estadio_huracan

En esa cancha, el Globo obtuvo dos ascensos consecutivos, en 1912 y 1913, y así llegó a la Primera División de la entonces Asociación Argentina de Fútbol. Pero, en septiembre de ese último año, la Municipalidad de Buenos Aires le exigió la devolución del predio de la calle Arenas por lo que el equipo debió disputar los primeros partidos del campeonato de Primera División de 1914 en condición de visitante.

Para fortuna de sus hinchas, en agosto de 1914, los dirigentes consiguieron alquilar un terreno ubicado en la avenida Chiclana 4681, curiosamente, a tan solo 5 cuadras donde, en 1916, su archirrival San Lorenzo de Almagro levantó el Viejo Gasómetro. 

Si bien ese predio le trajo grandes alegrías a sus hinchas ya que en 1921 y 1922 Huracán obtuvo los dos primeros títulos de Primera División, en junio de 1923 la Municipalidad de Buenos Aires volvió a jugarle una mala pasada al ordenar la apertura de las calles Uspallata y Pirovano, cuyas trazas atravesaban el campo de juego, por lo que Huracán tuvo que volver a mudarse. 

Así, en agosto de 1924, la comisión directiva logró adquirir un extenso terreno baldío ubicado en el cruce de la avenida Amancio Alcorta y la calle Luna, muy cerca de la quema municipal, lo que le valió el apodo de "Quemeros" y del cual, para fortuna de sus hinchas y dirigentes, nunca más se extinguió.

Con el correr de los años se fueron incorporando nuevas gradas al costado de la tribuna oficial, más un codo en la cabecera noreste que, por aquellos años, era utilizada por los hinchas locales. El resto de las tribunas se distribuía sobre el otro lateral, donde actualmente se encuentra la calle Miravé.

1111_estadio_huracan

El Palacio Tomás Adolfo Ducó

En 1939 Huracán compró otros terrenos de Alcorta y Luna en donde, dos años más tarde, se colocó la piedra fundamental y comenzó la construcción de la que, para la época, se trataría de una de las canchas más modernas y cómodas del fútbol argentino.

La faraónica obra estuvo a cargo de los arquitectos Curuchet, Giraldez y Olivera quienes, en 1943, presentaron la primera maqueta del futuro estadio. Finalmente, el  10 de agosto de ese año empezaron a levantarse las tribunas cabeceras.  

La idea original era construir un estadio de cemento con una capacidad para 116.000 espectadores, por lo que la prensa de aquel entonces se animaba a presentarlo como el futuro y gran “Estadio de América.

Apenas trascendió la noticia, cientos de distinguidos hinchas, socios y empresarios del barrio decidieron aportar su grano de arena, donando bolsas de cemento, hierros y ladrillos, entre tantos otros materiales de construcción, dando lugar a un movimiento barrial solidario hasta entonces nunca visto en Parque Patricios.

Finalmente, tras casi seis años de edificación, el domingo 7 de septiembre de 1947, el por entonces llamado “Coliseo del sur porteño” abrió sus puertas para ser escenario de un clásico que arrastraba rivalidad desde la gloriosa década del veinte: Huracán – Boca, los dos clubes más ganadores desde la orilla argentina de aquel inmejorable fútbol rioplatense.

1111_estadio_huracan

Miles de hinchas quemeros colmaron las instalaciones del viejo nuevo recinto. No cabía un alfiler ni en las tribunas y plateas, tampoco en los pasillos, en las escaleras y hasta en los techos de las antiguas cabinas de transmisión que estaban ubicadas en lo más alto de la tribuna, lugar donde  hoy se levanta la platea.

El triunfo de Huracán por 4-3 fue una simple excusa porque la verdadera fiesta estaba en las más de 80.000 personas que reventaron las comodidades del estadio que veía la luz después de seis años de sacrificio de mucha gente que más allá de la victoria, se fue de la cancha con los rostros llenos de lágrimas de felicidad y el pecho inflado por el orgullo de saber que el sueño del estadio propio había dejado de ser una ilusión para transformarse en una hermosa realidad.

El 23 de septiembre de 1967, el estadio fue rebautizado con su actual nombre en honor al teniente coronel Tomás Adolfo Ducó quien, además de ser considerado el presidente más importante en la historia del club, fue el principal impulsor de la construcción del estadio de cemento.  

Cuál es la capacidad del estadio de Huracán

1111_estadio_huracan

En 1977, el estadio fue remodelado con la construcción de cabinas de transmisión y de palcos que llevaron al Coliseo del sur porteño a contar con una capacidad actual de 48.314 espectadores. En tanto que su campo de juego tiene una extensión de 105 metros de largo por 70 metros de ancho.

Patrimonio histórico

1111_estadio_huracan

El 29 de noviembre de 2007, el estadio de Huracán fue declarado “Patrimonio Histórico y de Defensa Estructural de la Ciudad de Buenos Aires”, por la legislatura porteña. El expediente Nº62548-2005 se transformó en el proyecto 1489-j-2007 impulsado por la legisladora Teresa De Anchorena, que fue aprobado por unanimidad tanto en la Comisión de Planeamiento Arquitectónico y Paisajístico que presidía la mencionada diputada, como así también por la Comisión de Planeamiento Urbano, cuyo director era Juan Manabella.

Primer clásico ante San Lorenzo e historial

1111_estadio_huracan

Considerado como el clásico de barrio más grande del mundo y de los más convocantes del futbol argentino, el primer enfrentamiento entre Huracán y San Lorenzo de Almagro fue un partido amistoso que se jugó el 1 de abril de 1915 en la cancha que Huracán tenía en la avenida Chiclana y Alagón. El Globo ganó 3-1 con goles de  Acevedo, Salvarredi y Laguna, en tanto que Gianella marcó el de San Lorenzo

El historial marca que, hasta el momento, se han enfrentado 163 veces en Primera División, con 77  victorias para San Lorenzo, (con 297 goles) y 43 para Huracán (con 206 goles). En tanto que empataron 43 veces.

A quién representa la estatua en la tribuna

1111_bovanena_estadio_huracan

Oscar "Ringo" Bonavena fue un famoso boxeador surgido de Huracán, que falleció el 22 de mayo de 1976. A modo de homenaje en una de las plateas del estadio se encuentra inmortalizado en una escultura, en la que se lo aprecia sentado, con el torso desnudo y sin mirar la cancha. ¿Por qué? Porque, en realidad, esta representación recrea la histórica foto que le sacaron con Muhammad Ali en el Madison Square Garden de Nueva York el 7 de diciembre de 1970, cuando ambos se enfrentaron en el ring y, tras 15 increíbles rounds, Bonavena finalmente fue derrotado por puntos.

Cómo llegar al estadio Huracán

Ubicación: Av. Amancio Alcorta 2570, Parque Patricios, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Los colectivos 6, 9, 25, 28, 37, 46, 59, 65, 91, 118, 133, 134, 150, 188, el subte Línea H, estación Caseros, y el tren Belgrano Sur, estación Buenos Aires, pasan por las inmediaciones del estadio.

Mapa de acceso a los estadios de Primera División de la Argentina

Coordenada del estadio de Huracán: -34.64314, -58.39684
Hacé clic sobre el estadio para obtener la ruta, el estado del tránsito y el tiempo de viaje.

Más videos de @Bydroneye en Facebook e Instagram

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Luis Rodríguez

Luis Rodríguez

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend