Galería de imágenes.">

KTM 200 Duke, una joya

Un modelo ideal para aventura o ciudad, en versiones con increible motorización y prestaciones. Galería de imágenes.

Por

Muchas marcas de motos construyen su posicionamiento en el mercado a partir de éxitos alcanzados en distintas competencias deportivas. Este es el caso de KTM, una marca austríaca fundada en 1934. Originalmente, KTM era un acrónimo de las palabras Kraftfahrzeuge (del alemán vehículos de motor), Trunkenpolz (Hans, ingeniero fundador) y Mattinchohen (pueblo austríaco en donde comenzó la historia).

Tras la reconstrucción posterior a la Segunda Guerra Mundial, en 1953 Trunkenpolz se unió al inversionista Ernst Kronreif, quien pasó a dar su inicial a KTM que, curiosamente, era la misma de los orígenes 20 años antes. Así comenzó la producción masiva de motos. KTM fue pionera en el desarrollo de motores de 4 tiempos, la aplicación de refrigeración líquida, suspensiones de recorrido largo y el uso de frenos de disco delanteros y traseros para motos de cross.

Si bien la marca participó en diferentes categorías del motociclismo deportivo, incluso en la centenaria Isla de Man, su fuerte fueron las carreras de todoterreno, como cross, enduro o trail. A lo largo de su historia obtuvo 223 títulos de campeonatos del mundo y de rally. Algunos modelos emblemáticos fueron la Penton 125 cc, con motor Sachs de dos tiempos, la 600 LC4 con motor monocilíndrico de 4 tiempos, o la 690 Rally. Pero su máximo récord está en el Dakar: en las 35 ediciones de este rally, KTM se impuso en 12, siendo la marca de motos más ganadora en toda la historia de la competencia.

La empresa

Industrialmente, la compañía pasó por diferentes etapas. A comienzos de los ’60, y con pocos meses de diferencia, mueren ambos titulares y la empresa tuvo varios altibajos. En los 90, KTM compró la mayor parte de las acciones de Husaberg, la firma sueca campeona de Enduro, formada en 1988 a partir de una escisión de Husqvarna. Fue en esos años cuando KTM vivió su época de mayor incertidumbre, sobre todo con la crisis económica que sufrió en 1991 y que la llevó a declararse en quiebra.

La compañía se dividió en 4 unidades de negocios independientes, y se reorganizó un año más tarde como KTM Sportmotorcycle GmbH –hoy KTM Power Sports AG–, encontrando su nicho de mercado en motocross y enduro.

Desembarco en la Argentina

¿Cómo llega KTM a la Argentina? En 2010, el grupo Simpa (importador de la marca de cuatriciclos Can-Am) le compró la representación de la marca austríaca al distribuidor local, que hasta entonces era Alta Vista. Paralelamente, KTM mundial ya había establecido contactos con Bajaj, el conglomerado industrial indio, tercer productor mundial de motos. Tras sucesivos aportes de capital, en la actualidad Bajaj tiene el 47 % del paquete accionario de KTM.

El interés era mutuo: KTM quería expandir la producción de motores de baja cilindrada y aprovechar el potencial de fabricación a bajo costo en la India para acceder a los crecientes mercados de Asia y Latinoamérica, y Bajaj necesitaba la alta tecnología que había desarrollado la austríaca para mejorar su oferta. Si bien hasta ahora la producción de KTM se había centrado en motos equipadas con motores de entre 700 y 1.200 cc, de trial y aventura, de esta forma empezó a desarrollar una gama de modelos de calle  a partir de 125 cc, pensados para el uso urbano, segmento en el que no participaba.

Así, de la mano de Bajaj, KTM está realizando una expansión hacia mercados emergentes asiáticos y latinoamericanos con la instalación de ensambladoras en Malasia, Colombia y ahora en Argentina. Con una inversión de 5 millones de dólares, Simpa va a armar en una planta del parque industrial de Campana el modelo KTM 200 Duke, con motopartes provenientes de la India. Claudio San Román, gerente de marketing y ventas del grupo Simpa, explicó que “la inversión contempla el espacio físico, línea de montaje y un probador de sistema de frenos ABS que no hay en la Argentina”.

Nota publicada en la edición 496 de Weekend, enero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: , ,

Deja un comentario