Naval Center Sport 210

Lancha de diseño moderno y muy buen espacio interior. Diseñada para aquellos que buscan confort y seguridad. Galería de imágenes.

Por

Los back to back son muy anticuados y poco funcionales porque ocupan buena parte del cockpit disminuyendo el espacio para los tripulantes”, justifica Víctor Ortigoza sobre el asiento en L con el que Naval Center equipó a la Sport 210, su nueva open de alta gama, que también ofrece una versión customizada para la práctica del wakeboard (con tanques de lastre incluidos para favorecer la generación de oleaje) y otra lujosa cuddy ideal para un par de noches a bordo.

 

Razón no le falta a Víctor, a cargo de ventas en el astillero. Los back to back son cada vez menos vistos en las lanchas de factura americana, europea y también brasileña, tanto deportivas (esquí o wake) como recreativas, siendo reemplazados por estos asientos que nacen a la altura de la consola del acompañante y se extienden muchas veces hasta por detrás del butacón giratorio del conductor, por lo que se despeja todo el centro del cockpit, donde queda lugar para instalar –como en el caso de la Sport 210– una práctica mesa del tipo quita y pon.

 

Naval Center es uno de los primeros fabricantes nacionales en adecuarse a esta tendencia, pero también en sus embarcaciones hay una constante: las líneas de diseño en el interior de cada modelo buscan una imagen moderna, acorde a la búsqueda de un público joven y la 210 no es la excepción. Además del sofá, la estética del tablero del conductor se destaca con los relojes que sobresalen del plástico, el volante y la butaca giratoria deportivos. También los tapizados, incluso de los asientos en U de proa, no quedan ajenos a esta confección: de buen acolchado, las costuras dibujan rombos sobre el tapizado símil cuero que hacen lucir el interior de la lancha.

 

Vista desde afuera, los 6,30 m de eslora de la 210 muestran líneas agresivas y deportivizadas. En este modelo, a ambos lados del fuera de borda –la potencia aconsejada está en el rango de los 115 a 200 HP–, dos plataformas de buena superficie aseguran que se aborde cómodamente y con seguridad hacia el cockpit por una pequeña puerta de inoxidable en estribor. En navegación se comprueba que la altura de la borda es adecuada –especialmente si van chicos a bordo–, ya que en virajes escorados o en zonas de oleaje no se embarca agua ni se producen salpicaduras.

 

Probada en condiciones de río tranquilo, con un motor Evinrude E-Tec de 115 HP, medimos un consumo de 12 litros por hora, con una salida a planeo en cinco segundos y una velocidad máxima de 80 km/h. El comportamiento en navegación es de destacar, con cortes de oleaje limpios, virajes cerrados que no presentan inconvenientes y respuestas a todo tipo de maniobras en forma inmediata y de forma segura. Al detener la lancha ante el paso de otra embarcación, también comprobamos que la generosa manga de 2,35 m y del dibujo del casco aportan una gran estabilidad frente al oleaje que golpea el casco.

 

El equipamiento de la Sport 210 incluye de serie el bimini fácilmente desplegable o desmontable, la escalera telescópica de popa, posavasos en cockpit y proa, y la mesa para la comida a bordo. Los espacios de guarda con este tipo de sofás aumentan notablemente, de modo tal que todo puede quedar bien estibado dejando libre la cubierta de cualquier tipo de estorbo. Uno encontrará espacio para una pequeña conservadora, tanque de combustible auxiliar, bolsos, etc., dejando a mano en los voluminosos buches laterales pequeños objetos (defensas, cabos, botellas, frascos, equipos electrónicos, etc.).

 

Difícil encontrarle puntos negativos a la Sport 210. Está muy bien pensada para satisfacer al usuario más exigente, desde lo técnico en navegación hasta la comodidad y seguridad a bordo, ningún detalle fue pasado por alto.

 

 

 

 

Nota publicada en la edición 488 de Weekend, mayo de 2013. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Temas en este artículo: ,

Deja un comentario