miércoles 29 de enero de 2020
04-12-2019 14:01 | VIAJES

Travel Shaming, la razón por la que Greta Thunberg viaja en velero

Qué es esta nueva tendencia que promueve cambiar el paradigma viajero en pos del cuidado del medioambiente. Las aerolíneas en alerta. Ver galería de imágenes

El Travel Shaming o “flyg skam”, como lo llaman los suecos, es un término relativamente nuevo que define la “vergüenza” que sienten aquellas personas que, por viajar en avión, promueven un perjuicio medioambiental ante las elevadas emisiones de CO2 que implica ese medio de transporte. Uno de los estandartes de este movimiento es la activista sueca Greta Thunberg, que se hizo famosa por su lucha contra la contaminación mundial. De hecho, la adolescente llegó a Portugal después de 20 días de viaje en barco, para tomarse un tren a la capital española donde se está realizando la Cumbre del Clima (COP 25). Greta ya había realizado una hazaña similar el pasado septiembre, cuando atravesó el océano Atlántico en el velero del nieto de Grace Kelly para asistir a la cumbre mundial de la ONU sobre el clima, en Nueva York.

Maja Rosén es otra ciudadana sueca que lleva más de una década sin volar. Además, impulsó la campaña Flight Free 2020 para conseguir que 100.000 personas en todo el mundo renuncien al avión el próximo año.

0412_travel_shaming

Suecia es el país que más voz le ha dado a esta medida y eso se notó en las estadísticas de vuelos, que han caído un 8% en 2019. Según la Agencia Ambiental Europea (AAE), las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE procedentes de la aviación internacional se han multiplicado más del doble desde 1990. Por otro lado, este medio de transporte también contamina con otros agentes como el vapor de agua y el óxido nitroso, y al hacerlo a gran altura, el perjuicio es aún mayor.

Sin embargo, la industria aérea no es la única contaminante a la hora de viajar. Si bien se calcula que es responsable de entre el 2 y el 3% de las emisiones de carbono totales a nivel mundial, sólo representa el 14% de la contaminación global del transporte, frente al 74% de los desplazamientos en carretera.

0412_travel_shaming

El transporte marítimo también es un problema. Un estudio de la AAE calcula que para el 2050 las emisiones de dióxido de carbono procedentes de este medio de transporte podrían representar el 17% del total de emisiones de dióxido de carbono si no se adoptan medidas adicionales.

Pero la cruzada, al menos por ahora, es contra los aviones y las principales aerolíneas del mundo entraron en modo de alerta. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), intenta iniciar una contraofensiva de esta campaña desmitificando ciertos datos. Además, lanzó una campaña para difundir las acciones que se están llevando a cabo y los planes a futuro tendientes a minimizar las emisiones de CO2.

EasyJet, la aerolínea low cost de Inglaterra acaba de anunciar que será la primera es operar vuelos con cero huella de carbono, además de compensar las emisiones producidas por todos sus vuelos con un esquema de reforestación masiva.

0412_travel_shaming

Aeroméxico ha incorporado modelos como el Dreamliner, diseñados para disminuir el consumo de combustible en un 23% y reducir la contaminación acústica 60%. En todas las reservaciones se puede incluir un impuesto verde de $35. El total del mismo es donado a distintos proyectos medioambientales para compensar la huella de carbono, como una granja eólica en Oaxaca y una planta solar en Baja California.

Las aerolíneas menos contaminantes

La ONG alemana Atmosfair elabora anualmente el Índice de Aerolíneas Airfare (AII), que compara y clasifica las 200 aerolíneas más grandes del mundo según su eficiencia climática, es decir, emisiones de CO₂ por servicio de transporte. Si bien ninguna empresa ha logrado la eficiencia categoría A, dentro de las que menos contaminan se encuentran: TUI Airlines, LATAM, KLM, Air France, y China Eastern Airlines.

Por el otro lado, las más contaminantes son: Kenya Airways, South African Airlink, Cathay Pacific Airways y Virgin Atlantic Airways.

La AAI muestra que los nuevos tipos de aviones como Boeing 787-9, Airbus A350-900 o el A320neo pueden consumir menos de 3,5 litros de kerosén por pasajero cada 100 kilómetros, incluso en rutas de larga distancia con alto consumo de combustible. Lo que eleva los estándares de construcción de aviones a futuro.

Galería de imágenes

Etiquetas: Viajes Travel Shaming Aerolineas Greta Thunberg
Noelia Fraguela

Noelia Fraguela

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario