Sábado 31 de julio de 2021
TURISMO | 03-03-2021 07:22

Italia: estas son sus 5 islas libres de Covid

Islas remotas que, especialmente en invierno, se mantienen aisladas del continente debido a la pandemia. Sus habitantes revelan cómo se mantienen libres de la enfermedad.
Ver galería de imágenes

Hay muy pocos lugares en todo el mundo que hayan logrado escapar de la pandemia, incluso en la Antártida se han informado casos. Pero aunque el virus se ha extendido por todas partes, algunos lugares remotos permanecen libres de coronavirus un año después de que la enfermedad detuviera a gran parte del mundo.

Italia, que se encuentra en estado de emergencia hasta el 30 de abril, fue devastada por el virus el año pasado y actualmente tiene una de las tasas de mortandad más altas de Europa. El destino ahora está dividido en zonas, según los niveles de infección. Sin embargo, un puñado de sus islas más aisladas se encuentra entre los lugares que han mantenido a raya al Covid por ahora. Es que el agua actúa como una barrera natural que protege a los que viven en territorios lejanos y prácticamente aislados. Algunos lugareños le contaron a CNN Travel cómo la situación general afectó sus vidas. Aquí las cinco islas paradisíacas y la palabra de sus habitantes.

Linosa

0301_italia5

Ubicado a medio camino entre Sicilia y Túnez en el Mediterráneo, este pequeño atolón volcánico está fuera del radar de la mayoría de los viajeros. Llegar a Linosa implica volar al aeropuerto de la isla hermana Lampedusa y tomar el ferry, o subirse al ferry en Porto Empedocle, en la Sicilia continental, y embarcarse en un viaje de 12 horas. Pero vale la pena el esfuerzo. Si bien se han informado algunos casos de coronavirus en Lampedusa, no ha habido en la isla.

Desde la playa de La Puzolana, que parece un rincón de Marte con su arena negra y capas de color amarillo azufre y rojo, hasta el cráter extinto de Monte Vulcano, la isla está llena de vistas majestuosas. Está rodeada por una carretera principal, bordeada de tunas y muros bajos de ladrillo adornados con alcaparras. Los lugareños protegen su soledad y están acostumbrados a inviernos tranquilos.

Fabio Tuccio, uno de los 200 residentes de todo el año, dice que las cosas se mantuvieron prácticamente iguales desde el brote de la pandemia. En el invierno no hay mucho que hacer; todo está cerrado excepto un supermercado, dos bares, una farmacia, la oficina de correos y pizza para llevar solo hay los sábados, relata el lugareño: "La gente pasa el tiempo en casa, cuidando sus parcelas en el campo o pescando en sus pequeñas embarcaciones para comer con la familia. Las cosas no han cambiado en realidad". Sin embargo usan tapaboca cuando se reúnen en el bar frente al tranquilo puerto o fuera de las viviendas rosadas, púrpuras y verdes de la isla. La ausencia de una plaza principal evita el hacinamiento.

Los residentes siguen temerosos de que el virus pueda llegar a este refugio seguro. Dado que Linosa ha logrado mantener libre a Covid, cada vez que aterriza un ferry los se reúnen en el puerto para examinar quién desembarca y ver si hay personas que podrían pasar de contrabando el virus. Todos los visitantes o no residentes deben realizar un test en el puerto antes de poner un pie en la isla.

Tremiti

0301_italia8

Aunque el archipiélago de Tremiti frente a la costa de Puglia se llena durante el verano, cuando acuden buceadores y bañistas, en invierno solo viven allí 200 personas. Con aguas verde esmeralda, rocas de granito y acantilados irregulares, es fácil ver por qué las cinco islas de este archipiélago se conocen como las "Perlas del Adriático". Los residentes están dispersos en las dos principales: San Nicola con su monasterio y San Domino. Las otras tres están deshabitadas. En el puerto continental de Termoli, que se encuentra a una hora en ferry, los controles son estrictos. Se registra la temperatura de los viajeros.

Los isleños dependen del turismo y recuperar esta fuente de ingresos perdida, además de mantenerse en buen estado de salud, ha sido su principal preocupación en los últimos meses. Además de pescar y cultivar verduras, se están enfocando en ponerse en forma para la próxima temporada de verano, que esperan sea mejor que la anterior. El invierno es el momento ideal para realizar trabajos de mantenimiento. En su tiempo libre, el alcalde Antonio Fentini disfruta de cultivar ensaladas, coles y las tradicionales hojas de nabo de Puglia. "No tenemos suerte, solo hemos tenido cuidado al adoptar las reglas anti-Covid correctas y ahora estamos siguiendo lo que está sucediendo en el mundo con gran atención y esperanza”, dice.

Vulcano

0301_italia7

Con playas vírgenes, aguas transparentes y paisajes deslumbrantes, estas islas idílicas que forman parte del impresionante archipiélago de las Eolias en Sicilia, no suelen tener problemas para atraer turistas, por lo que la pandemia les ha asestado un duro golpe. Mientras que Italia reabrió brevemente a los viajeros en junio, la segunda ola que sacudió al país en octubre ahuyentó a la mayoría de los turistas y la hermosa isla eólica de Vulcano quedó casi vacía.

Desde entonces, los lugareños se quejan de que ningún viajero ha venido a visitar esta fascinante isla conocida como la "Boca del Infierno". Vulcano tuvo un caso confirmado de Covid-19 el año pasado y luego se mantuvo libre del virus. La isla está llena de baños de barro burbujeante con aguas termales curativas y fumarolas marinas bajo el agua. Es un lugar donde los gases de azufre brotan de las paredes y aceras de piedra negra, roja y amarilla. Aquí se pueden ver diminutas nubes de calor que se elevan desde las rocas.

Las aproximadamente 300 personas que viven en Vulcano todo el año continúan con normalidad. Pasan su tiempo pescando, caminando, arreglando sus casas, reuniéndose para charlas rápidas (con tapaboca) en el bar local y relajándose en casa. Tiene temperaturas razonablemente cálidas durante todo el año y la actividad volcánica constante ayuda a mantener el agua del mar agradablemente suave. "Llevamos una vida pacífica, relativamente serena y nos sentimos seguros en comparación con muchas otras personas que viven en otros lugares -agrega Marco Spisso, a cargo de los baños termales-. Hay controles regulares en el puerto de Milazzo, desde donde parten los transbordadores".

Marco Giorgianni, que es el alcalde de todo el archipiélago de las Eolias excepto la isla de Salina, hizo cumplir las reglas más estrictas en octubre al limitar los viajes de isla en isla entre las siete islas, y este movimiento parece haber tenido éxito.

Filicudi

0301_italia4

Los ferrys tienen dificultad para atracar aquí debido a las malas condiciones del mar. Si bien esto fue una frustración para los lugareños en el pasado, esta carencia de conexión ahora se ve como algo bueno. Se sienten afortunados de vivir en tal reclusión, lejos del caos y la confusión provocados por el coronavirus: “Somos privilegiados. El distanciamiento social está garantizado. Gracias a nuestro cálido clima invernal, mi esposa y yo a menudo disfrutamos cenando al aire libre bajo un cielo estrellado", dice el residente Peppino Taranto.

Los isleños pueden pasar las horas relajándose en las terrazas panorámicas de estilo eólico hechas de columnas, desde los bancos de mayólica que brindan impresionantes vistas del mar. Filicudi tiene un solo pueblo de pescadores, Pecorini a Mare, conectado con el puerto por una carretera polvorienta. Los empinados senderos de burros y los caminos de piedra de la isla conducen a cabañas luminosas y sus acantilados negros, verdes y rojos contienen laberintos de grutas. 

Pietro Anastasi, propietario del restaurante y hotel panorámico La Canna, ha vivido en Filicudi durante décadas. Es un cartero jubilado de 85 años: "Cada día cuido de mis pequeños tomates y mi sabroso perette, una minúscula variedad de peras que solo crecen aquí. Cuando el mar está en calma, camino hasta la playa y hago mi pesca diaria, pequeños peces deliciosos que frío para el almuerzo. Soy feliz. Este es mi mundo. Siempre tengo pequeñas cosas que hacer y mis días están llenos; me gusta estar solo". Su familia de Anastasi le dice que evite ver las noticias y él disfruta al tener la libertad de moverse por su gran jardín de higueras y tunas sin tener que usar un tapaboca, aunque se cubre la cara para asistir a misa.

Alicudi

0301_italia2

La isla hermana de Filicudi es la más apartada de las islas Eolias. Aquí el Covid es percibido como una amenaza muy, muy lejana.. El silencio manda en Alicudi. No hay autos, motos ni bicicletas. Tampoco caminos, solo senderos polvorientos de mulas que se relajan durante 25 kilómetros. Más de 10.000 escalones de piedra conectan las viviendas de esta pintoresca aldea.

Los burros son el único medio de transporte en la isla. Alicudi no tiene cajeros automáticos, boutiques, clubes ni vendedores de cigarrillos. No hay alumbrado público, solo las estrellas como linternas naturales por la noche. La playa de guijarros de la isla está salpicada de arcos naturales y casas de colores extraños que se construyen dentro de rocas en forma de hongo. Los residentes mayores cuentan espeluznantes relatos de brujas voladoras y burros fantasmas.

Aldo Di Nora, quien se mudó aquí hace años desde el norte de Italia, dirige ahora el complejo Casa Ibiscus y es muy consciente de lo afortunado que es al vivir en un lugar tan apartado y protegido: "El distanciamiento social no es un problema. El único momento en que pueden formarse pequeñas multitudes es cuando la gente se reúne en el puerto de Alicudi para subirse a los transbordadores -asegura-. Estoy agradecido de estar viviendo en un lugar tan maravilloso, rodeado de paz y sin riesgo de contagio".

Fuente: CNN Travel.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend