Sunday 19 de May de 2024
TURISMO | 30-09-2023 19:00

Enoturismo: cuáles son los nuevos destinos para disfrutarlo en la Argentina

Entre Ríos, Chapadmalal, Tandil, Tucumán y Chubut son algunos de los nuevos sitios que se perfilan como los ideales para conocer sus viñedos y toda la historia joven del cultivo y la elaboración de la vid.
Ver galería de imágenes

En los últimos años la vitivinicultura argentina viene experimentando un proceso de expansión que se manifiesta en el descubrimiento de nuevos terruños con climas y suelos diversos, que se traducen en vinos muy particulares y en nuevos espacios turísticos. Entre Ríos, Chapadmalal, Tandil, Tucumán y Chubut, son algunos sitios en los que se va extendiendo esta tendencia que comenzó a gestarse hace más de una década, cuando vitivinicultores y enólogos argentinos comenzaron a desafiar la tradición y apostaron a nuevos terroirs ubicados en zonas de lo más diversas y fuera de las regiones más conocidas. Buena parte de esas iniciativas resultaron sumamente exitosas y hoy se consolidan como zonas alternativas para visitas relacionadas con el enoturismo.

0925_entre_rios

La sommelier internacional y docente Marisol de la Fuente propone una recorrida por estas nuevas zonas, que incluye maridajes con platos típicos de cada región. Un plan perfecto para quienes tengan planeado recorrer nuestro país y deseen añadir un plus a la clásica lista de actividades, visitando bodegas y viñedos.

  • La consolidación de los vinos entrerrianos: la tradición vitivinícola entrerriana se vio fuertemente afectada por la Ley Nacional de Vinos, que prohibió la producción y comercialización en distintas regiones del país, a excepción de Cuyo. Pero, a mediados de los '90, una nueva ley volvió a impulsar a la actividad en todo el país ydesde hace una década, establecimientos pequeños y jóvenes comenzaron a explorar las potencialidades de los terroirs de esta provincia, volviendo a instalarla provincia en el mapa de la vitivinicultura local. Así la industria viene consolidándose con personalidad propia y una fuerte impronta artesanal, en las costas de los ríos Paraná y Uruguay. “La mayor concentración de bodegas entrerrianas se da en Colón, Victoria y Gualeguaychú, siendo el Tannat una de las variedades más destacadas por la cercanía con Uruguay y el asesoramiento de los expertos del país vecino en este varietal. En general, se trata de vinos suaves y frutados, agradables al paladar, con buena acidez y poco alcohol, característicos de una región con clima húmedo y con buena insolación”, agrega De la Fuente.

0925_entre_rios

  • Dos zonas emergentes de la provincia de Buenos Aires: hoy son muchas las bodegas que apuestan a la provincia como región productiva, afrontando, entendiendo y aprovechando las características tan particulares de sus terroirs. Hay dos nuevas zonas que emergen con fuerza, Chapadmalal y Tandil. Chapadmalal está ubicada en el Partido de la Costa, cerca de la ciudad de Mar del Plata y a solo 35 msnm. La zona cuenta con agua suficiente para agricultura seca, fuertes vientos provenientes del Atlántico y una temperatura naturalmente fresca. Las precipitaciones anuales son más elevadas que en las regiones tradicionales, pero inferiores a muchos otros importantes terroirs ubicados fuera del país en los que esa característica climática no fue impedimento para el desarrollo de zonas de excelencia. Otra región bonaerense que viene imponiéndose es Tandil. Para la experta, se trata de un área con gran potencial dado su clima y su suelo tan particulares, que dotan a los vinos de características distintivas: una acidez natural elevada, bajo alcohol, suavidad y tomabilidad. “Climáticamente, Tandil es comparable con Saint Emilion, en Francia, ya que posee una gran amplitud térmica, estaciones bien marcadas que permiten buen desarrollo de la uva y la posibilidad de trabajar en secano, sin riego, para producir buenos vinos, agrega.
0925_marisol
Marisol de la Fuente.
  • La intensidad de los vinos tucumanos: puntualmente en las localidades de Amaicha del Valle y Colalao del Valle se ha ido desarrollando una interesante ruta vitivinícola de más de 100 km que sorprende por sus paisajes y por la calidad de los vinos que allí se elaboran. Los suelos arenosos y pedregosos y la gran amplitud térmica se traslucen en vinos expresivos del terroir, de gran concentración de aromas, sabores y colores. La reina indiscutida de Tucumán es el Torrontés, pero también se dan muy buenos Malbec, Cabernet Sauvignon, Tannat, Cabernet Franc, Petit Verdot y Criolla. 

0525_chubut

  • Chubut y sus propuestas únicas: cuenta con los viñedos más australes del mundo. Como pequeños oasis y a orillas de grandes ríos, emergen emprendimientos bodegueros que se destacan por sus Pinot Noir, Merlot, Chardonnay, Malbec y Torrontés. En regiones como el Valle del Río Pico, el Valle 16 de octubre, Comarca Andina, Piedra Parada, Paso del Sapo, Los Altares, Sarmiento y el Valle Inferior del Río Chubut, se ubican unas 87 ha de viñedos, comandados por una veintena de productores. “Trevelin IG, Paso del Sapo y Sarmiento son las zonas que vienen desarrollándose con más rapidez en esta región, que es la más nueva de la Argentina. Los vinos de Chubut tienen muy buena acidez natural, y dada la gran amplitud térmica de la región, son frescos y a la vez de gran complejidad. Además, la variedad de suelos se traduce en un amplio abanico de estilos”, completa la experta.
También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend