Thursday 18 de July de 2024
TURISMO | 28-06-2024 07:00

Copetonas: cómo es este pueblo tranquilo que está a 45 minutos de Tres Arroyos

Nació en 1912 con el ferrocarril, sus 1.200 habitantes se dedican a la ganadería. Tiene alojamientos, restaurantes y un almacén de campo que vale la visita. Cabalgatas, alquiler de bicis un balneario de río y museos para conocer su historia. Un paseo inolvidable.
Ver galería de imágenes

Tres Arroyos es todo un descubrimiento. La ciudad despliega su arquitectura del siglo XIX e invita con sus eventos culturales y fiestas. Sin embargo la sorpresa llega cuando uno decide recorrer sus pueblos y caminos, algunos de los cuales llegan al mar. A medida que avanza el paisaje es momento de decidir cuál de los circuitos turísticos recorrer y hay un nombre que llama la atención: Copetonas. Poniendo rumbo sudoeste, hacia Reta, aparece este pueblo pequeño donde la bienvenida la dan los pájaros y el silencio.

0625_copetonas

Copetonas nació con la llegada del Ferrocarril del Sud en 1912. En su época de auge entre los años ’40 y ’50 tuvo 5.000 habitantes. Hoy son 1.200 personas que se dedican a la ganadería. Los terrenos fueron cedidos por Pedro Carrera y Manuel Candia, y fue la empresa ferroviaria la que le dio el nombre. Entre simpático y pegadizo, se lo ganó por un tipo de perdiz que abunda en el campo, también conocida como martineta, de peculiar pelaje y con un penacho en la cabeza. Exactamente está a 58 km de la ciudad cabecera y a 20 de Reta. Es un total de 560 km desde Buenos Aires, por RN 3 y luego por RP 72. El pueblo se encuentra a 175 km de Bahía Blanca.

Cómo recibe copetonas al visitante

Este pueblo es el lugar ideal para recuperar las energías gastadas durante el viaje desde CABA. A la hora del almuerzo o la cena, los visitantes ponen rumbo a la rotisería La Casa de los Abuelos, donde Cachi y Oscar Videla ofrecen unas pastas memorables. La Cantina del Club está abierta de lunes a lunes, mediodía y noche, y ofrece un menú variado. Entre lo más suculento se recomienda su variedad de milanesas. Y en el Parador 72 se disfruta de sándwiches y minutas.

0625_copetonas

Tomarse un fin de semana en Copetonas es vivir al máximo la ruralidad: allí la hora de la siesta es sagrada y, en invierno, la noche llega temprano. Hay dos posibilidades para alojarse en el pueblo: el Hospedaje Copetonas, unos departamentos equipados con calefacción, agua caliente y todo lo necesario para pasarla bien, y el Complejo de Cabañas Copetonas, que son seis y tienen todas las comodidades. Finalmente, sólo en algunos períodos del año está accesible la Estancia San Joaquín, a pocos kilómetros del centro.

Historia y actividades en Copetonas 

Hay muchas actividades para hacer durante el día como visitar el antiguo Bar de Lera, un almacén de Ramos Generales que conserva su espíritu de época. Allí hay que tomar una grapita o comprar los productos del Instituto Almafuerte, que fabrica encurtidos envasados. Como sucede muchas veces, la mejor forma de conocer el pueblo y sus alrededores es a caballo. Por esa razón siempre hay algún paisano dispuesto que ofrece su tropilla mansa para disfrutar de una perspectiva diferente. Para el que no es tan campero, también se pueden alquilar bicicletas. 
Para visitar está el Museo Regional y Centro Cultural, donde se puede ver una muestra de elementos rurales y curiosos de la historia y la vida cotidiana del pueblo, además de una muestra arqueológica. En el Museo el mate es protagonista, reflejando el espíritu arraigado de la tradicional Fiesta del Mate y la Torta Frita, que se realizan cada año en octubre.

0625_copetonas

Pero sin dudas los más inquietos van a disfrutar mucho de la propuesta que se plantea alrededor del río y sus corrientes. En la llamada Cueva del Tigre, sobre el río, funciona un balneario rústico donde en esta época se puede ir a pasar la tarde, disfrutar del sol y tomarse unos amargos. La Casacada Cifuentes es el salto de agua más alto de toda la Provincia de Buenos Aires, sobre el Quequén Salado. La caída supo ser parte de una represa que abastecía de electricidad a los pueblos Copetonas y Oriente. Otro paseo es hasta la Usina Hidroeléctrica y la fábrica de cal El Milagro, hoy abandonadas y en ruinas. Un lugar diferente para tomar quizás las mejores fotografías de la zona. 

0625_copetonas

Además, apenas a 14 km está Lincalel, otro pueblo muy pequeño y pintoresco con sus 30 habitantes. Allí desde hace poco tiempo se está desarrollando el proyecto Granja La Estación, donde tiempo atrás se detenía el tren. En el lugar venden productos frescos como hortalizas y verduras orgánicas, para llevarse a casa. También alguna empanadita para el camino. 

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend