Saturday 20 de April de 2024
TURISMO | 09-11-2023 16:00

Cómo es volar en una low-cost en la Argentina: ¿lo barato sale caro?

Weekend hizo dos viajes por JetSmart para conocer el servicio que incluye y evaluarlo. Cómo pagar menos por los pasajes. Detalles a tener en cuenta según el tipo de viaje de que se trate.
Ver galería de imágenes

La gran pregunta al volar por una aerolínea low cost es sí lo barato sale caro. Y lo primero en lo que pensamos es en la seguridad. De este tema hablaremos más adelante. Lo segundo que un pasajero querrá saber es la calidad del servicio. Y para comprobarlo, Weekend hizo dos vuelos por JetSmart dentro de la Argentina. La compra de los pasajes se hace por Internet y no por teléfono (hay servicio telefónico al viajero posterior a la compra). El check-in es igual a una aerolínea tradicional con personal muy amable, algo que se repite a bordo. Una vez en la nave, la primera diferencia en comparación a algunos aviones de otras empresas es que los asientos no tienen pantalla de TV ni se reclinan. Pero con una salvedad: ya están levemente reclinados y tienen un diseño ergonómico muy cómodo para vuelos dentro de la Argentina o a un país vecino. No hay puestos de categoría superior o bussiness. 

1108_jetsmart

Donde las modalidades comienzan a diferenciarse más es con las comidas: el pasaje en una low cost no las incluye y uno debe pagarlas (en otras empresas igual se pagan pero de antemano, las vaya a consumir o no). Esto tiene dos ventajas: uno abona sólo lo que va a consumir y, al mismo tiempo, hay más variedad. Se puede pedir un sándwich de jamón y queso o de milanesa, barras de cereales, medialunas, café instantáneo o té, gaseosas, jugos, latas de vino y cerveza, nachos, galletitas y alfajores. Hay que pagar en efectivo y los precios son razonables. Como no suben al avión un sándwich para cada pasajero –sólo una minoría de viajeros compra- a veces se pueden acabar. Pero queda  todo lo otro.   
Es justamente en la reducción de los costos operativos donde éstas empresas logran achicar el precio de los pasajes. La mayor diferencia en el total se conseguirá, por un lado, comprando más de 30 días antes del viaje. Y la otra gran ventaja no despachar valija. La tarifa más baja incluye la posibilidad de llevar sólo un bolso de mano de hasta 10 kilos. Para llevar a bordo una valija carry on de 55 centímetros de largo y 10 kilos, hay que pagar un extra de $ 8.170 (esto es ideal para viajes de trabajo). Al no despachar, el trámite de dejar el aeropuerto es mucho más rápido y se puede tomar transporte público. Para llevar una valija de hasta 23 kg en la bodega, el precio es el mismo (si se viaja de a dos o tres personas, la clave está en compartir valija). Si uno quiere elegir el asiento también paga un extra. O visto al revés: si uno no elige asiento, le hacen un descuento. Llevar una mascota de hasta 10 kilos en una jaula a bordo cuesta $ 4.000.

1108_jetsmart

El boarding pass es digital en el teléfono (imprimirlo cuesta $ 500). Y si uno no compra el ticket con suficiente antelación y además lleva una valija en bodega, la ventaja comparativa del precio resulta menor. Quien no despache equipaje deberá tomar la precaución de que las cremas o líquidos que lleve a bordo no superen los 100 mililitros.
En una low cost los pasajes no cuestan lo mismo todos los días. Además hay grandes diferencias de precio entre las temporadas alta y baja. Y aumentan a medida que se va llenando el avión y carecen de planes para acumular millas: consideran que el cliente privilegia el precio final y no el trato preferencial. 
La empresa promueve que sus vuelos son “smart” porque se reduce un poco la contaminación, se viaja más liviano, se sale más rápido del aeropuerto y se paga menos (especialmente cuando el pasajero personaliza el viaje abonando sólo por lo que usa). Además ofrecen vuelos interprovinciales directos, sin tener que usar a Buenos Aires como un hub. Son las conexiones Salta-Córdoba / Salta-Neuquén / Salta-Mendoza / Córdoba-Bariloche / Bariloche-Mendoza.

La seguridad en una low cost

Consultado por Weekend, el director del medio especializado Aviación en Argentina -Diego Dominelli- explicó que los aviones de JetSmart en particular “cumplen con el plan de mantenimiento que exigen la industria y el fabricante, y con las normas vigentes de seguridad operacional que fija el Estado argentino. Su flota es la más moderna del mercado con 9 aviones Airbus 320 y 321 de un promedio de cinco años de antigüedad”. 

1108_jetsmart

Al mismo tiempo, tienen la misma cantidad de tripulación que cualquier otra aerolínea, de acuerdo a las medidas de seguridad exigidas. Los pilotos y tripulantes de cabina respetan los tiempos máximos de trabajo y descanso. De modo que es en las funciones administrativas, donde las low cost pueden tener menos personal, pero no en las operativas.
Fundada en 2016, esta empresa opera con vuelos internos en Chile, Argentina y Perú. Y tiene 77 rutas en Sudamérica. Desde Buenos Aires vuela a diversas ciudades de Brasil, Perú, Colombia, Paraguay y Uruguay. Como argumento en favor de sus servicio, difunde el premio que le otorgó en 2023 Skytrax -consultora especializada en la auditoría de la industria aérea- por considerarla “la mejor aerolínea low cost de Sudamérica” en los World Airline Awards que se basan en opiniones de viajeros.

Galería de imágenes

En esta Nota

Julián Varsavsky

Julián Varsavsky

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend