Monday 22 de April de 2024
TURISMO | 31-01-2023 07:22

Brasil: 3 museos para revivir el legado de Pelé

Fotos desconocidas, camisetas usadas en copas del mundo y la corona del eterno rey del fútbol brasileño forman parte de tres exposiciones que tienen como principal tema la carrera del deportista más importante de la historia del país vecino y con acceso gratuito según los días.
Ver galería de imágenes

Pelé fue “coronado” rey del fútbol el 26 de febrero de 1958, antes del primer Mundial que ganó para la selección de Brasil, cuando el cronista y escritor Nelson Rodrigues asistió perplejo en el legendario estadio Maracaná a un partido en el que el Santos doblegó al América por 5 a 3. De los cinco goles del Santos, cuatro fueron marcados por el astro futbolítico. Rodrigues escribió una crónica sobre ese match con el nombre de “La realeza de Pelé”. Fue la primera vez que el futbolista fallecido el 29 de diciembre a los 82 años, fue llamado el “rey de fútbol”. Con los años, Pelé sería, además, el primer brasileño de raza negra en consagrarse como una celebridad global: sus proezas con el Santos y con la selección (ganó los Mundiales de Suecia del '58, Chile del '62 y México  del '70 puede ser revividas con emoción en tres ciudades de Brasil: la natal Três Corações en el estado de Minas Gerais, Sao Paulo, y Santos. Amantes el fútbol, veamos que se puede ver en cada una: 

0127_pele

Três Corações, Minas Gerais 

Como muchos otros jugadores, Pelé nació en el seno de una familia humilde el 23 de octubre de 1940 en esta localidad ubicada al sur del estado y a 392 km de San Pablo. 
Su casa natal ya no existe, pero con los testimonios de familiares fue erigida una réplica en el mismo lugar. La dirección es fácil: calle Edson Arantes do Nascimento, número 1.000. Desde su inauguración en 2012 la Casa Pelé es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. La museografía se encargó de escenificar el sitio en donde el astro vivió sus primeros tres años de vida y, aunque el mobiliario no es original, hay una representación muy realista de la vida doméstica, con réplicas de objetos. Lo que sí sobrevive a Pelé es el árbol de jabuticaba, una fruta similar al arándano, a cuyos pies se levanta una estatua de su madre Celeste embarazada del futuro campeón. Relativamente cerca, en la Plaza Coronel José Martins se emplaza el Museo Terra do Rei, donde los visitantes pueden disfrutar de un relato detallado de la vida de Pelé, con innumerables datos sobre sus orígenes, trayectoria y éxitos. La curaduría de la muestra incluye una colección importante de imágenes fotográficas, material audiovisual y objetos personales como camisetas, zapatillas y pelotas.

0127_pele

Antes de entrar al recinto, los visitantes pueden tomarse una foto en el "Monumento ao Tri", una estatua de bronce de Pelé levantando la Copa Jules Rimet tras su victoria en el Mundial de México de 1970. Para los más fanáticos, la visita se complementa con otros dos monumentos: la escultura “Soco no ar” (golpe en el aire, llamada así por el gesto característico con el que el futbolista celebraba sus goles), en la autopista Fernão Dias; y otra del astro en su infancia acompañado por su padre, seu Dondinho, llamada Monumento Dondinho, en el parque homónimo. Tanto la Casa Pelé como el Museo do Rei funcionan de lunes a viernes de 9 a 18 y los sábados de 9 a 13. 

Santos y su carrera deportiva 

Un punto clave en la vida de Pelé fue la ciudad de Baurú, adonde llegó siendo un niño junto a su familia y donde pasó por todas las vicisitudes propias del camino del héroe. Una de ellas fue la situación precaria que le obligó a ganarse la vida como lustrabotas en la estación de tren o sus andanzas en las calles jugando a la pelota con otros niños, que son narradas a través de los objetos reunidos en el Museo Pelé en pleno centro histórico de Santos, importante puerto brasileño situado a 78 km de Sao Paulo.  Inaugurado en 2014, ocupa los espacios del antiguo edificio del Casarão do Valongo, una construcción de 1867. 

0127_pele

Son más de 4.000 m de exposición permanente, basada en una línea de tiempo muy bien organizada y que se complementa con gigantografías, audios y videos. La colección de objetos incluye una estatua de cera realizada por el equipo del Museo Madame Tussauds en 1991 y los botines con los que jugó (y ganó) la final de la Copa del Mundo contra Suecia en 1958. Una de las posesiones más llamativas la muestra es la corona y el cetro que le obsequiaron a Pelé el 18 de julio de 1971, en el Maracaná, cuando jugó por última vez con la camiseta número 10 de la selección brasileña. El ingreso es gratuito, de martes a domingo de 10 a 18 horas. 

En la populosa San Pablo 

Las glorias de Pelé también son homenajeadas en el Museo del Fútbol, ubicado en el estadio de Pacaembú de la capital paulistana. Vinculada a los tres primeros mundiales de fútbol que ganó Brasil, su figura es parte de la exposición permanente. En la Sala de la Copa del Mundo se despliegan unas mallas metálicas que soportan imágenes y videos a modo de homenaje junto a los ganadores de los cinco campeonatos mundiales obtenidos por Brasil. Pelé es destacado con Garrincha en el espacio destinado a exaltar los logros durante las décadas de 1960 y 1970. Ambos jugadores siempre serán un capítulo excluyente y glorioso porque jamás perdieron un partido mientras jugaron juntos.

0127_pele

En ese espacio el museo exhibe su pieza más importante: la camiseta que Pelé usó en la final contra Italia en el Mundial de 1970, en México, con la cual se coronó tricampeón. El museo funciona de martes a domingo, de 9 y 17 . Los martes es gratuito y el resto de los días las entradas cuestan entre 10 y 20 reales. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend