Sábado 4 de julio de 2020
TURISMO | 01-06-2020 11:45

Así se podría disfrutar de los centros de esquí este invierno

Las autoridades de Neuquén y Río Negro elevaron sus protocolos para reabrir en julio: hoteles limpios como un hospital, distanciamiento social, menos personas en los restaurantes y sin piscinas, gimnasios ni spa. Equipos y tablas desinfectados y comida para llevar en la montaña.
Ver galería de imágenes

Río Negro y Neuquén enviaron al Ministerio de Turismo de la Nación sus propuestas de protocolo para poder habilitar la temporada invernal en los centros de esquí, que incluyen el viaje, el hotel, las comidas y, por supuesto, la actividad deportiva. Más allá de que buscan paliar las millonarias pérdida económica que se sufrirían por la suspensión de las actividades (sin fecha cierta de retorno), cuesta imaginarse cómo será una escapada invernal en la que el distanciamiento social será la clave: estaciones de servicio con medidas de seguridad, rutas con controles de temperatura, restaurantes con pocas mesas y mozos a varios metros de distancia, y hoteles con medidas de higiene de un hospital, serían los elementos que marcarían el regreso a la actividad.

Estos protocolos fueron trabajados junto a las cámaras empresariales del sector turístico, con la expectativa de poder recibir visitantes pese a las restricciones por la pandemia. Son conscientes de que dependerá de la contención que pueda hacerse del virus pero se espera que en los próximos días el Ministerio nacional valide los manuales y se habilite alguna flexibilización.

Campeonato Nacional de Esquí: Categoría U14, Slalom.

Los hoteles tendrán muchas prácticas de higiene que se realizan en hospitales”, le definió una funcionaria al Portal Río Negro; ella trabajó en la coordinación del futuro protocolo de seguridad e higiene para los alojamientos turísticos, refiriéndose al proceso de lavado y recambio de ropa de cama, períodos de ventilación y utilización de productos desinfectantes, que se suman a las nuevas prácticas que tendrán los hoteles. De cara al interior del establecimiento, el personal tendrá pautas concretas de limpieza y desinfección de los elementos de escritorio, ropa de cama, manipulación de alimentos (con un minucioso plan desde el ingreso de la mercadería hasta su llegada al huésped) y técnicas de aseo general con la utilización de solución con lavandina como la principal aliada junto a la ventilación constante de los ambientes.

Para el huésped habrá muchos cambios desde el ingreso al hotel, pues deberá higienizarse el calzado previamente en un trapo de piso con solución clorhídrica, hasta los servicios a los que estaba acostumbrado, muchos de los cuáles no se ofrecerán en esta primera etapa del regreso del turismo. Solo podrán acceder a la recepción cuando reciban la indicación del personal (dos personas a la vez), manteniendo la distancia de 2 metros. Entre ellos podría haber una mampara o barrera que evite el contacto directo aunque no es de carácter obligatoria como sí lo es el uso de tapabocas. Los dispenser de alcohol en gel y dosificadores con solución con alcohol al 70 %, estarán en cada espacio del establecimiento y se deberá controlar la temperatura del huésped mientras realiza su registración.

hilton-bariloche

En los corredores o pasillos, los hoteles tendrán demarcaciones en el piso de distancia de 2 metros y, si las dimensiones del espacio no lo permiten, se debe aguardar el paso en la puerta de la habitación. Un cambio importante en la hotelería será que, en una primera etapa, no se habilitarán servicios no esenciales como gimnasios, piscinas, spa y tampoco habrá comedor, por lo que el desayuno se deberá ofrecer en cada habitación, dejándolo en bandeja en el ingreso del cuarto con todos los alimentos envasados y, una vez terminados de usar los utensilios, el propios huésped deberá depositarlos en una bolsa y dejarlos en una caja para que luego el personal lo retire. Y algo sorprendente: propone que se ocupen habitaciones intercaladas en esta primera fase.

Por el lado del esquí propiamente dicho, los cerros presentaron sus protocolos para operar. Si hay luz verde de las autoridades sanitarias, empleados y esquiadores usarán barbijos, guantes y antiparras, habrá menos pasajeros en los medios de elevación, 1,5 m de distancia en las filas y se alentará la venta on line. Se desinfectarán los tablas y los bastones que devuelvan los esquiadores, que dejarán sin tomar contacto con los empleados. Habrá alcohol en gel en sitios estratégicos. A la hora de comer, los paradores reducirán su capacidad en un 50 % y se darán turnos brindando un servicio de comidas rápidas, para que los clientes pidan y pasen a buscar sin quedarse.

Además de las familias, la reactivación del turismo es esperada por empresarios, gobiernos y unos 30.000 trabajadores en las dos provincias patagónica: se estima que si la actividad no tiene una flexibilización, la región podría perder unos 13.000 millones de pesos solo durante el invierno. En la mayoría de las provincias se trabaja con la hipótesis de una apertura por etapas: turismo provincial, interprovincial o nacional y, finalmente, el internacional. Jujuy fue la primera en avanzar con la habilitación interna, y le sigue Salta a partir de hoy 1 de junio, permitiendo el movimiento interno.
Desde el gobierno neuquino estiman que la apertura podría ser en la segunda quincena de julio mientras que en Río Negro esperan sea antes. Los precios son algo que también se trabaja con cierto recelo. El año pasado una familia tipo necesitó al menos 60.000 pesos para pasar una semana en la nieve, si solo se estima la inflación para este año podrían necesitarse unos 90.000.

Galería de imágenes

Weekend

Weekend

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario