Lunes 17 de mayo de 2021
TURISMO | 17-12-2016 17:13

Reabren el circo romano

Después de seis años de cuidadosas excavaciones y restauraciones, el Circo Máximo ha sido enriquecido con un parque arqueológico. Ahora ofrece a los visitantes una mejor idea de cómo era en su apogeo este sitio de 2.800 años de antigüedad, 600 m de largo y 140 m de ancho.
Ver galería de imágenes

El Circo Romano fue uno de los lugares centrales de la antigua Roma, un estadio magnífico situado entre los montes Palatino y Aventino para carreras de carros, ejecuciones, luchas entre gladiadores y desfiles triunfales.

Sin embargo, en las últimas décadas se fue degradando para convertirse en poco más que un amplio espacio verde para personas que hacen footing y jóvenes que se reúnen para beber. En algunas ocasiones fue usado como escenario para mítines políticos y religiosos, así como para conciertos de rock como los que recientemente protagonizaron The Rolling Stones y Bruce Springsteen.

Después de seis años de cuidadosas excavaciones y restauraciones, el Circo Máximo ha sido enriquecido con un parque arqueológico que ofrece a los visitantes una mejor idea de cómo era en su apogeo este sitio de 2.800 años de antigüedad, de 600 metros de largo y 140 metros de ancho.

el_circo_m_ximo_en_r_51648701a

"Bienvenidos. Es importante que un sitio tan precioso haya sido devuelto a la ciudad", declaró durante un evento previo a la reapertura la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi.

Un nuevo camino conduce a los restos de las instalaciones que en el pasado atendían a las masas que asistían a los espectáculos, como tiendas de alimentación, tabernas, mesas de cambistas y burdeles. Los visitantes también pueden acceder ahora a una terraza y una torre medieval que ofrece espectaculares vistas panorámicas.

Claudio Parisi Presicce, director de la superintendencia de los Bienes Culturales del Ayuntamiento, dice que la restauración del lugar, que en el pasado podía acoger a 250.000 espectadores, fue una "operación inmensa" que también permitió el descubrimiento de hallazgos extraordinarios.

El año pasado salieron a la luz, en el extremo sureste del Circo Máximo, los restos de un arco de mármol dedicado a Tito, el emperador del siglo primero que arrasó la ciudad antigua de Jerusalén. Otro Arco de Tito, quien murió en el año 81 d.C., ha sobrevivido en el interior del Foro Romano.

En tiempos antiguos, el Circo Máximo también albergó dos obeliscos egipcios que fueron excavados en el siglo XVI y reubicados en la Piazza del Popolo, en el centro de Roma, y frente a la Basílica de San Juan de Letrán.

El estadio fue usado para carreras de carros hasta el siglo VI. Después se fue deteriorando. El área se volvió pantanosa y fue usada como terreno agrícola. En el siglo XVI se instaló en ella un cementerio judío y más tarde se levantaron ahí almacenes e instalaciones industriales.

En tiempos modernos, el lugar recuperó su función original como escenario para concentraciones: el dictador fascista Benito Mussolini lo usó para actos propagandísticos en la década de los 30 y más recientemente, en julio de 2006, cerca de un millón de italianos se congregaron en el lugar para celebrar la conquista de la copa mundial de fútbol.

El Circo Máximo seguirá siendo un espacio público. El nuevo parque arqueológico solo ocupa una pequeña parte del extremo sur, separada por una valla. Las entradas, que comenzaron a venderse el 17 de noviembre, cuestan entre tres y cuatro euros (casi igual a dólares).

Galería de imágenes

En esta Nota

DPA .

DPA .

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend