Domingo 24 de enero de 2021
RUNNING | 02-09-2020 15:01

Trail running: cuáles son los beneficios de correr en la montaña

Por más que muchos entrenen sobre asfalto, los terrenos irregulares o montañosos generan más beneficios a nivel físico y cognitivo, además de que reducen el riesgo de lesiones.
Ver galería de imágenes

El running se ha convertido en una actividad sumamente popular. Se puede practicar solo o en grupo, en cualquier lugar y sin importar la edad de uno. Aunque muchos corren sobre cemento porque viven en la ciudad, el trail running, o el correr por la montaña o caminos agrestes es una alternativa muy interesante que nos pone en contacto directo con la naturaleza y nos brinda varios beneficios.

Uno de los primeros puntos a destacar es el muscular. Al correr sobre terrenos irregulares, los gemelos y tobillos reciben una exigencia mayor para mantener el equilibrio. Algo similar pasa con la cadera y las rodillas. Todo esto generará que músculos, ligamentos y tendones se fortalezcan más que si corriéramos en asfalto, ya que crecen para adaptarse a terrenos irregulares.

0209_trail_running_beneficios

Una de las grandes contras que tiene el running es el impacto, que a la larga puede derivar en lesiones recurrentes, generalmente en las rodillas o los tobillos. Correr sobre superficies suaves, como puede ser tierra, implica un mayor esfuerzo muscular, pero a la vez un menor impacto, por lo que toda la musculatura se exige más, pero sin ponerla tanto en riesgo.

Además, debido a la variedad de situaciones que puede presentar un recorrido de montaña, muchas veces serán exigidos varios grupos musculares fuera del tren inferior, por lo que a la larga también se fortalecerán la espalda, los hombros, el pecho y los brazos en general.

0209_trail_running_beneficios

Si uno tiene un ojo puesto siempre en la balanza, es importante saber que el trail running quema más calorías que correr en asfalto. Si se mantiene un ritmo constante en la montaña, el gasto calórico medio es superior que al realizar un recorrido urbano. Esto se debe a que la irregularidad del terreno obliga al corredor a someterse a diferentes intensidades. En llano uno puede aprovechar para acelerar el ritmo, mientras que en subida se sacrificará la velocidad para enfocarse en la fuerza y subir a paso lento pero firme.

Al nivel cognitivo, la concentración y la coordinación también mejorarán, ya que los terrenos irregulares obligan a que uno esté todo el tiempo viendo dónde va a poner el pie. Además, el trail running nos lleva a alejarnos de los ambientes más urbanos y adentrarnos en paisajes naturales. De esta forma uno se “desconecta” de su rutina y ambiente cotidiano, y se reconecta con uno y el entorno natural que lo rodea.

De más está decir que es un cura ideal contra el estrés, la ansiedad y demás males. Si una empieza a correr con regularidad, no tardará mucho en notar cómo cambia su ánimo en general.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend