Thursday 30 de May de 2024
PESCA | 03-10-2023 10:15

Primeros intentos en búsqueda de las tarariras

Con el fin de poder pinchar a la reina de las lagunas, salimos con amigos tras una especie que con los primeros calores se empieza a activar. Por Luis O. Ventimiglia. 
Ver galería de imágenes

A todos los que nos apasiona la pesca de la tararira, la expectativa aumenta a medida que pasa la primavera y comienza a evidenciar un repunte de la temperatura. Por ello, no dudamos a la hora de armar una visita a nuestro amigo Darío Ali, de Taruchando Charcos, quien tiene permiso en un campo privado para practicar la pesca deportiva de esta especie, lo que nos serviría de parámetro para saber si ya están activas las reinas de las lagunas. Junto al Cocodrilo Fishing Team, sería de la partida Daniel Rodríguez, colega y compañero de Sentí la Pesca. 

0310_tarariras

El punto de reunión fue Luján, y desde allí nos dirigimos al campo que se ubica a unos 15 kilómetros de la ciudad, un sitio donde nos esperaba un arroyo enclavado en donde parece imposible encontrar un lugar así, con agua, vegetación y taruchas tan cerca. No estábamos muy apurados, llegamos alrededor de las nueve de la mañana, ya que sabíamos que las primeras horas iban a ser difíciles por la baja temperatura aún reinante, de hecho, esa jornada cayó una helada importante, por lo que anticipabamos que la mayor actividad sería después del mediodía. Acomodamos el vehículo debajo de unos árboles, buscando sombra y comenzamos a armar los equipos. Por un lado, Daniel, Carlitos y Darío, quienes harían los intentos con baitcast, mientras que Raúl y quien les narra esta salida, en spinning. Luego de un rato, Raúl haría unos intentos en fly.

0310_tarariras

Como lo sospechábamos, iba a ser difícil, pero no imposible. Comenzamos a recorrer el arroyo haciendo lances con diversos artificiales, algún viejo Oreno de Del, ranas de goma Rubi y otros señuelos artesanales fuimos probando y peinando las distintas canchas de pesca, probando en las orillas como al centro del arroyo, en un recorrido de dos km hacia la derecha, y luego lo mismo, hacia la izquierda. Los resultados eran nulos, solo un toque a una rana Don KB azul a Darío y nada más. La esperanza es lo último que se pierde, y en nuestro caso, nunca la perdimos. Por un lado, sabíamos que Darío conoce mucho el lugar, un sitio que está bien poblado y además, el viernes estuvo una hora a la tarde, tiempo suficiente para lograr dos hermosos ejemplares, lo que nos obligaba a seguir intentándolo. 

0310_tarariras

En un instante, Raúl y Darío se habían alejado del grupo, intercambiamos mensajes, y la información ya era mejor. Habían tenido dos ataques con ranitas de latex negras, Rubí, así que cambiamos por ese artificial y seguimos casteando. A Raúl le llegaría la hora de preparar el asadito, momento que intento con un lance rastrillando una orilla bien reparada donde el sol calentaba el agua. De repente, el ataque, seguido de una corrida fenomenal y una pelea que solo la tarucha puede dar. En la costa, advertimos la belleza de un espectacular ejemplar de aproximadamente dos kilos y medio, que luego de fotografiado, fue devuelto como corresponde a su hábitat, con un grupo que renovaba las esperanzas y recuperaba energías para seguir buscando más piques. 

Llegó la hora del almuerzo, ya con un sol que había elevado la temperatura a los 23° C, seguimos con la pesca. Felizmente, las dos horas siguientes fueron de mucho pique, tímidos aún, pero que sirvieron para confirmar que hay mucha presencia de tarariras, la mayoría grandes, Darío logró dos ejemplares, uno que fue el más destacado, casi de tres kilos. A Daniel se le escapo una hermosa cuando estaba por levantarla, y todos tuvimos 4 o 5 piques al menos, aunque muchos de ellos eran sin agresividad y nos mutilaban los artificiales, pero no se prendían, en una clara muestra de que la temporada recién está queriendo arrancar.

0310_tarariras

Los intentos con mosca no obtuvieron respuesta, y ya llegando a las 16 horas dimos por finalizada la salida, comenzando a acomodar los equipos para nuestro regreso, con la certeza que cuando haga unos días de buena temperatura, el lugar va a ponerse muy lindo, aunque ya la temporada dio inicio y eso calmará nuestra ansiedad por volver a pescarlas y devolverlas era mucha, más en un año que se vislumbra con muchos menos lugares por la sequía. Para cerrar, recalcar la importancia de no matar, pescarlas y devolverlas al agua es el mejor consejo, de esta manera, podremos lograr que las futuras generaciones puedan disfrutar de esta pasión como hoy lo hacemos nosotros.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend