Sábado 30 de mayo de 2020
PESCA | 06-04-2020 15:54

Pesca: por qué la cuarentena va a durar más tiempo en el litoral

La bajante de los ríos Paraná y Uruguay no se detiene y pone en riesgo la pesca tras la salida de la cuarentena. Corrientes y Entre Ríos en alerta. Qué dicen los guías locales. Imágenes impactantes de un cauce desconocido.
Ver galería de imágenes

Como comentamos en un post anterior, la sequía sigue marcando infinidad de deterioros en el ecosistema nacional de los ríos Paraná y Uruguay. Uno de los mayores problemas es, sin duda, la merma de agua potable, a la que se suma la falta de producción de energía en las represas de Yacyretá y Salto Grande. 

Los diferentes parajes que recorren las costas de estos ríos tienen una vista que jamás se ha visto: costas terriblemente bajas donde siempre hubo agua, muelles sin su habitual agua pasante, salientes de piedras que ni los propios lugareños conocían, y asi podemos enumerar gran cantidad de situaciones que se ven con esta sequía contemporánea con la pandemia del Coronavirus. 

El río Paraná, en Esquina, Corrientes, dejó al descubierto piedras que ni los guías conocen.

Evolución de la altura del Paraná en Esquina durante el último mes.

Trasladándolo a la pesca deportiva, conversé con varios guías que trabajan en diferentes lugares, tanto sobre el río Paraná como el Uruguay. Particularmente, con Matías Pavoni y su padre Luis, propietarios de Rio Lodge en Esquina, Corrientes, y con Leonardo Cantalupi, de Dorado Fly Pesca, en Bella Vista de la misma provincia, los dos sobre el Paraná.

Ambos coinciden en el desastre ambiental que está causando la bajante y que, obviamente, debido a ella se ve bastante más cantidad de peces que se aproximan a la costa o se mueven en cardúmenes buscando oxigeno y alimento. Al no ser molestados y al no estar permitida la navegación, ellos se mueven libremente y se los puede ver en gran magnitud. Pero recordemos que la bajante también los aproxima a la muerte por falta de agua, su fuente vital.

Así se veía ayer el Paraná Goya.
 

Otra imagen desalentadora del río Paraná, esta vez a la altura de Bella Vista.


Matías y Luis, dejando la pesca de lado, nos muestran como está el río en la puerta de sus cabañas, cómo está la bajada de lanchas en seco y fotografían un río Corrientes que jamás se lo vio asi. En uno de los videos enviados se ve como al caminar por el barro salen espantadas algunas especies. Sobre la pesca aún casi ni se habla, pero si no hay movimiento en los ríos, si no se abren las represas brasileñas, va a estar muy complicado salir a partir del momento en que de una vez por todas se termine esta pandemia mundial. 

Rafael Geier (de Puerto Yeruá Pesca), Héctor Bradanini (de La Zona Fiishing Lodge) y Mariano Bradanini (de Concordia Pesca), los tres sobre el río Uruguay, también muestran su preocupación porque notan un río extremadamente bajo, con algunos peces que intentan sobrevivir en los pocos pocitos de agua que quedan en el lugar, y esperando, como todos, que esto se solucione para poder volver a trabajar. 


Puerto Yerúa, sobre el Uruguay entrerriano, con las mismas características del Paraná.

Evolución de la altura del Uruguay en Federación durante el último mes.

Ojalá que dentro de muy poco tiempo podamos estar hablando de otra cosa, y que todos disfrutemos de la alegría que nos provoca salir con amigos a pescar deportivamente. También somos conscientes de que muchos pobladores necesitan del agua para sus funciones naturales, muchos de ellos viven de la pesca de subsistencia y, según el Art. 6, quedan fuera del decreto de aislamiento social preventivo y obligatorio.

Desde esta nota, con muchos años en el oficio, pedimos que entre todos ayudemos y nos ayudemos haciendo lo que corresponde, sin desobededecer las órdenes del Gobierno Nacional: no salgamos a pescar. Sobran hechos que demuestran lo contrario y eso no es beneficioso para la salud ni el deporte.

Julio Pollero

Julio Pollero

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario