Sábado 30 de mayo de 2020
PESCA | 31-03-2020 16:33

Pesca: la bajante de los ríos Paraná y Uruguay causa estragos

El Paraná está en su peor nivel histórico y el Uruguay va en el mismo camino. Embarcaciones en seco, costaneras al aire libre, afloramientos de piedra y peces casi al descubierto presagian un panorama desalentador.
Ver galería de imágenes

El río Paraná, cuyo promedio de profundidad está en el orden de los 14 m, volvió a batir un nuevo récord de bajante histórica con 0,30 m de profundidad en el hidrómetro de Puerto Iguazú, cuando su mínima había sido el año pasado con 0,45, según informa el portal El Territorio. Las expectativas eran que no estuviera por debajo de los 0,50, pero fallaron.

Si bien navegar está prohibido a causa de la cuarentena impuesta por el Gobierno Nacional debido al Coronavirus, Prefectura informa a los propietarios de embarcaciones y artefactos navales contemplados en las excepciones del Decreto 267/2020 (cuarentena por Cononavirus) que se deberán extremar los recaudos necesarios para garantizar su seguridad en la navegación, por la cantidad de afloramiento de bancos de arena y piedras existentes en el río Paraná a la altura de Ituzaingó y en otras zonas de este río en las provincias de Misiones y Corrientes.

Los pasos críticos más destacados hasta el momento son la zona del Paso Naranjito, ubicado en el Km 1.461 (afloramiento de piedras); en Zanja Soró -Loro Cuarto, ubicada en el Kilómetro 1.458 (afloramiento de bancos de arena), ambos situados aguas arriba del puerto correntino de Ituzaingó. También en el Paso Cementerio, ubicado en el Km 1.451 (afloramiento de Piedras); Punta Ñaró, en el Km 1.443 (afloramiento de piedras); Paso Punta Mercedes, Km 1.423  (bancos de arena); y el Pasos Las Palmas, Km 1.417 (banco de arena) situados en el sector aguas abajo del mismo puerto.


Sin duda, todos están preocupados por la pandemia y su evolución, pero se avecina una nueva catástrofe natural no solo del Paraná, sino también del río Uruguay, cuya bajante también está con registros alarmantes. El daño ecológico será de dimensiones difíciles de imaginar. Además, no nos olvidemos que gran parte de la población de Argentina depende de estas cuencas para trabajar en la pesca, abastecerse de agua potable, y que dos represas -Yacyretá y Salto Grande- es probable que no puedan seguir produciendo energía. De hecho, Yacyretá está trabajando con 16 de sus 20 turbinas. Y en la punta San Sebastián, Corrientes. lugar por excelencia para la pesca de costa, se puede ver cómo los peces dejan entrever sus aletas en la superficie del agua.

Galería de imágenes

Julio Pollero

Julio Pollero

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario