martes 15 de octubre de 2019
30-04-2019 13:23 | PESCA

Los pejerreyes coparon El Rancho

Visitamos un renovado pesquero en Villa Cañás, Santa Fe, que nos agasajó con flechas de todos los tamaños, algunas casi rozaron el kilo y medio. Ver galería de imágenes

Nos adentramos a la provincia de Santa Fe en busca de flechas de plata, donde dimos con un ámbito prometedor con calidad de piezas sorprendentes: pejerreyes de un kilogramo de peso que no son un desafío, sino un sueño posible. Para eso recorrimos 380 km desde Capital Federal para llegar a Villa Cañás, en donde nos esperaban los propietarios del pesquero El Rancho, un renovado emprendimiento en la laguna La Soraida.

Rumbo al pesquero

A las 7:30 am, luego de recuperarnos del viaje, pusimos rumbo al espejo. El recorrido final sería de 12 km por un camino de tierra bien consolidado, que en días de muchas lluvias se complica transitarlo. En el lugar ya teníamos nuestra cómoda embarcación preparada. Todas se botan a lo largo de una bajada acompañadas por un tractor. Tras ultimar detalles finales, acomodamos todo lo indispensable para navegar hasta el primer lugar elegido por Leandro Brahim, guía de la jornada. El día se presentaba con fuerte viento del sector noreste, lo que nos hizo navegar a la costa contraria del pesquero, en donde nos resguardaríamos de las fuertes ráfagas.

0430 pejerreyes el rancho

Piques iniciales

Comenzamos con los primeros intentos y las respuestas fueron inmediatas. Leandro coronó la primera pieza de la jornada con un ejemplar que rondó los 700 g, muy combativo a la hora de concretar el pique, que comió en una de las brazoladas a 40 cm de profundidad. Le seguió Nicolás Albanese con una pieza más pegada a una pared de juncos raleados.

Las flechas comían a distintas profundidades, pero todas eran muy robustas y nos daban resistencia. La calidad en este sector fue variada, ya que incluyó todos los tamaños y atacó las carnadas a distintas profundidades.

Luego de varias piezas concretadas, Leandro decidió cambiar de lugar: ahora nos reparamos dentro de un juncal en la parte sur de la laguna, donde fuimos viendo corridas y borbollones de piezas más grandes. La idea era hacer el menor ruido posible para que permanecieran en el lugar. Aparejos al agua y... fue una fracción de segundo para que las líneas picaran una tras otra, dándonos varios dobletes como lo demostró Diego Araujo –El Profe. Es impresionante ver la actividad de peces que ofrece este ámbito.

0430 pejerreyes el rancho

Una explosión de 1,350 kg

Intentamos pescar bien entre la mata de juncos colocando en los anzuelos el mismo filete de pejerrey cortado en tiras largas y combinado con dos mojarras o, en su defecto, solo dos mojarras grandes. La idea era que la carnada fuese bien voluminosa para tentar a los robustos, pero así y todo continuábamos obteniendo lindos flechas de entre 35 y 40 cm, hasta que la sorpresa llegó en el aparejo de Leandro: explosión en el agua y el característico cabeceo que hace el pez para liberarse: un ejemplar muy sano que acusó 1,350 kg. Alegría total en esta primera jornada que culminaba con la caída del sol.

Segundo día

Por la mañana del día siguiente, muy temprano nos encontramos con una laguna sin señales de viento, totalmente diferente a la que habíamos visto. Pusimos la proa de la lancha hacia la zona oeste del pesquero, donde decidimos fondear a unos 30 m de los juncos para comenzar con los primeros lances. Y en esta ocasión fue Matías Barrot quien concretó la primera pieza: un ejemplar de 40 cm capturado en una brazolada de 20 cm. Enseguida, en otro aparejo, Vicky Juana obtuvo su pieza de 30 cm. Y así continuaron los piques en este sector, con piezas de todos los tamaños sin descanso.

La decisión de Martín –nuestro guía de la jornada–, fue cortar para navegar hacia el medio del espejo. Con la suave brisa que nos acompañaba, iniciamos un garete y comprobamos lo rendidora que es esta laguna en sus diferentes sectores y con modalidades distintas. Con garete predominaban los pejerreyes de 800 g en brazoladas más cortas, de 15 a 20 cm.

0430 pejerreyes el rancho

A la tarde continuamos por el sector sur, donde nos amenazaba una fuerte tormenta y corríamos el riesgo de que el clima nos acortara las horas de pesca.

Iniciamos allí una pesca anclada cerca de los juncos buscando los buenos resultados del principio. Sin demora alguna, Ariel Cachola Brahim levantó un peje de 900 g buscándolo con brazoladas más largas, de entre 1 y 1,20 m, casi al ras del fondo.

Para tener en cuenta

El Rancho, en la laguna de La Soraida, cuenta con un amplio y cómodo muelle para las embarcaciones. Aquellos que cuenten con una propia también pueden botarla. En la orilla hay una amplia carpa para los pescadores que deseen desayunar a la vera de la laguna. El pesquero permite practicar el deporte de costa con muy buenos resultados. Cabe destacar que en este ámbito las especies que podemos encontrar son pejerreyes y tarariras, no se hallan carpas ni dientudos. En caso de lluvia se recomienda contactarse para consultar por el estado del camino. La cantidad de piezas habilitadas por aficionado es de 35, con una medida mínima de 25 cm. Por lo que vivimos, El Rancho es para pescar y disfrutar en familia.

Pesquero El Rancho: tel.: (03462) 15 530608 / 15 548247. Buffet: (02477) 15 452399.

 

Podés leer la nota completa en la revista Weekend de mayo de 2019, n° 560.

Galería de imágenes

Etiquetas: Villa Cañas Santa Fe Pejerreyes Laguna La Soraida Pesquero El Rancho
Marcelo Albanese

Marcelo Albanese

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario