Domingo 2 de octubre de 2022
PESCA | 19-03-2022 19:00

Pejerreyes a La Mostaza

Un ámbito de pesca costero en Olavarría que es bien agreste y reúne familia, amigos, asado y jornadas inolvidables con flechas de plata a la vera de la laguna.
Ver galería de imágenes

Comenzamos a recorrer diferentes espejos para la pesca de pejerreyes. Y en esa recorrida cruzamos a Gustavo Gregorini, guía de pesca de Olavarría, con quien me dirigí hasta Sierra Chica para hacer base, localidad que se ubica a 344 km de Buenos Aires por RN 3, previo retome a la derecha en la rotonda de Azul para viajar por la RN 226. Sería el propio Gustavo quien me llevaría hasta el espejo, luego del agasajo de su familia con una rica cena de bienvenida. 

Rumbo a un nuevo desafío 

A las 6 AM sonó el despertador. Nos preparamos para desayunar y partir hacia la laguna. Nos separaban 16 km desde Sierra Chica. En el lugar nos aguardaba su dueño, el encargado y su esposa, que fue la responsable de tomarnos la temperatura antes de ingresar al predio y quien nos recordó los protocolos a seguir  en cuanto al Covid-19. A este ámbito se ingresa únicamente con previa reserva y con cupos limitados. De otra forma no hay acceso.
Al ingresar al predio pudimos divisar una gran cantidad de pavos reales, ciervos, llamas y una abundante avifauna que le da color y sonido a este maravilloso ámbito. El ambiente lagunar contiene 30 hectáreas aproximadamente, con una profundidad de 1,50 m y partes con pozones profundos. La pesca se practica únicamente de costa, no se permite el ingreso al agua. La orilla es amplia, con sectores para hacer fuego y dos escolleras de caminos bien consolidados sobre los que se puede pescar, lo que facilita ganar mayor distancia para dar con el cardumen. A la vista se destacan sectores con claros de juncos. Las especies que abundan por aquí son: pejerreyes, dientudos, bagres y carpas. Es importante destacar que el pasado 2021 se realizó una gran siembra de alevinos, lo que mantendrá la población de flechas de plata. Año tras año nos informaron que darán continuidad con nuevas siembras. 

0316_la_mostaza

Utilizamos cañas telescópicas de 4,20 m, pero también incorporamos equipos de lanzamiento para ganar mayor distancia, ya que la pesca también se realiza en la modalidad de fondo. Para flote utilizamos aparejos de tres boyas en distintas gamas de colores y modelos, eso va en gusto de cada pescador, lo importante es que la línea garetee para ganar mayor distancia desde la costa, porque a veces los piques con líneas de flote no se dan tan cerca de la orilla. 
Otra línea que anda muy bien es el paternóster con tres anzuelos y con un plomito al final. Anzuelos N° 1/0 y las carnadas fueron variadas: mojarra viva, filete de dientudo, de anchoa y camarón pelado. Para estas últimas es recomendable usar hilo elástico que permita sujetar la carnada, más cuando hacemos lanzamientos de fondo. El ámbito cuenta con buenos ejemplares de carpa, especie que se tienta más fácilmente con carnada de lombriz y de diferentes masas elaboradas. 

La pesca

La mañana comenzó con viento a nuestras espaldas, favorable para la pesca de flote, ya que podíamos hacer garetear las boyas sin dificultad. Ocupamos uno de los espigones, más que nada para ganar un poco de distancia, ya que el peje se encontraba comiendo retirado de la costa, pero tiene sus días: a veces se da a pocos metros. A medida que pasaba el tiempo, intentamos ir probando con diferentes modalidades. Gustavo y Martín comenzaron con equipos de fondo, Mónica implementó la línea paternóster y, por mi parte, me dediqué a probar con aparejo de flote. Los encarnes fueron variados para ir testeando en cuáles obteníamos mayores resultados. Luego de tener todos los equipos ya en el agua y mientras aguardábamos la llegada de los piques, armamos reposeras y mesitas para disfrutar a la vera de la laguna de un rico café. 

0316_la_mostaza

Los primeros toques llegaron en las líneas de fondo, con suaves movimientos pero sin poder concretar piezas, lo que nos dio la pauta de que teníamos que achicar los encarnes, así que optamos por volver a encarnar, pero esta vez de manera más sutil. Gustavo logró así la primera pieza, un lindo flecha de plata que superó los 30 cm en el aparejo de fondo y tomó mojarra viva mediana. Lo siguió Martín con otro ejemplar a fondo, pero esta vez con piques más marcados en los aparejos. Al momento de acercarlos a la orilla, observamos que el pejerrey se encuentra muy vigoroso y combativo por liberarse del aparejo. 
La mañana lentamente se empezó a activar dándole colorido a esta maravillosa jornada prometedora. Así los piques de fondo fueron uno tras otro con pejes de todos los tamaños, pero siempre superando la talla mínima de 25 cm. La pesca de flote también se empezó a activar: luego de que el aparejo superara la franja de los 30 m lineales de la costa, se notaron muy sutiles y arrastraron la boya muy suave. La técnica es dejarlos comer bien y no apresurarse a concretar el pique. En este caso los portes rondaron desde los 30 a 40 cm, con una jornada que se afirmaba cada vez más y en la que los piques mejoraban notoriamente. En un momento, en todos los aparejos comenzamos a concretar piezas. Y Mónica, en la línea paternóster, hasta logró dobletes de pejerreyes con mojarras vivas. Ya a las 11 de la mañana Gustavo comenzó con los preparativos para el almuerzo, pues degustaríamos un rico asado bien campestre. 

Por la tarde

Después del mediodía el pique mermó notoriamente: si bien seguíamos teniendo, eran muy esporádicos. Pero a no desesperarse, ya que el cardumen hace su pasada y ahí hacemos la diferencia. Para conocer más los sectores de pesca, fuimos a probar la costa contraria de donde iniciamos la jornada y practicar sobre el otro espigón que ofrece el ámbito. Intentamos con líneas de fondo y de flote, y en ambos aparejos obtuvimos buenos resultados. Siempre pejes que en su mayoría superaban la medida, salvo mínimas excepciones que fueron devueltas al agua por no dar la talla mínima. 

0316_la_mostaza

Sin duda, La Mostaza es un ámbito muy prometedor para la temporada que se avecina; abundan los pejes de kilogramo de peso, pero que son los más remisos a la hora de tomar nuestros engaños. Nuestra habilidad y constancia harán la diferencia del éxito en un gran día de pesca. Lo mejor está por llegar. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcelo Albanese

Marcelo Albanese

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend