Viernes 27 de mayo de 2022
PESCA | 10-03-2022 13:00

La Paloma se luce con sus grandes bogas

La parte interna de esta isla en el Paraná Guazú nos permitió disfrutar de esta esquiva especie. Equipos y qué carnadas funcionan mejor.
Ver galería de imágenes

Promediamos ya mediados de marzo, mes en que sabemos se dan los mejores portes de bogas en las zonas de influencia del Paraná Guazú, si bien las aguas todavía están con temperatura y la boga está tomando bien el ofrecimiento de maíz fermentado y masa en los anzuelos, sin ninguna duda que comenzara a cambiar también su alimentación por aquellas carnadas que contengan mayores cantidades de grasas.

Desde hace un tiempo nos debíamos una jornada de pesca juntos con el amigo y colaborador Oscar Enrique Suarez, por suerte nos volvíamos a encontrar y a coordinar para salir al río nuevamente. Oscar me pasó a buscar por la mañana temprano y después de proveernos de unas buenas porciones de carnadas en Morenera El Toro, de ruta provincial 6 y Calixto Dellepiane en Campana, continuamos viaje hasta las instalaciones del Camping Recreo Keidel donde en la amplia guardería se encuentra Gino mi embarcación.

Con todo lo necesario a bordo salimos aguas abajo, en una navegación muy placentera dado que el Guazú se encontraba muy bajo y con aguas prácticamente planchadas. En unos cuarenta minutos llegamos a las inmediaciones del kilómetro 161 del Paraná Bravo, donde fondeamos en una profundidad media de unos diez metros.

Aquí procedimos al armado de los equipos, compuestos por varas de 1,80 hasta los 2,10 metros y cañas de dos tramos de hasta los 2,50 metros, reeles del tipo huevito y rotativos cargados con naylon del 0,40 mm, con plomadas de 0,80 a 110 gramos, brazoladas con anzuelos corvineros número 2 y 3. Encarnamos algunos equipos con unas generosas porciones de maíz fermentado y masa, otros formando en los anzuelos los típicos pulpitos de lombrices.

0903_pesca

Sin dudas, el pique fue instantáneo en los equipos encarnados con lombrices, los que dieron como resultado lindos ejemplares de bagres amarillos del tipo picudo, aunque también esta carnada era muy atacada al instante por descarnadores o marietas, uno de los piques más marcados de bogas lo recibí en uno de mis equipos logrando un lindo ejemplar de tres puntos, el que regresamos inmediatamente al agua por no dar la medida.

Para darle una utilidad a las marietas o descarnadores, fue que uno de mis equipos los encarné con el lomito y parte de la panza de una de estas, para ver qué resultados me daba, y después de unos minutos me sorprendió el pique que marco mí vara, comencé a recoger la línea y si bien se notaba que no se trataba de una gran captura, los cabezazos e intentos que arremetía por zafar del anzuelo eran continuos, grande fue la sorpresa que nos llevamos con Oscar al ver salir a flor de agua un ejemplar de manguruyú de no más de unos 25 centímetros, gran emoción por nuestra parte de ver que todavía algún pichón de esta especie queda por la zona, filmación fotografía y al agua.

Pero finalmente no fue esta sola captura la que me brindo el encarne con lomo y panza de marieta, sino que por otra parte pude realizar la captura también de un bagre blanco que promedio el kilo y medio de peso, por lo que me parece haberle encontrado la utilidad a este descarnador, por otra parte en algún momento un pescador artesanal muy mayor me comento que, utilizaba los lomitos y panzas de las marietas para encarnar sus espineles para pescar bagres de mar, por lo que abra que probar si funciona o no en una próxima temporada.

La zona no nos estaba entregando muy buena pesca, a los descarnadores se les sumaban grandes cangrejos naranjas, que se devoraban la masa y el maíz fermentado, sumándole que encontramos desde la mañana temprano un río en bajante, con aguas muy turbias con mucho barro en suspensión y un continuo pasar de grandes camalotes. Motivo por el cual, motor en marcha, navegamos aguas arriba del Bravo e ingresamos al Paraná Guazú, donde fuimos en busca de un poco de sombra y reparo del viento que se había intensificado.

0903_pesca

De esta forma llegamos a la parte interna de la isla La Paloma, donde fondeamos en una profundidad de unos doce metros, aquí nuevamente se repetían las capturas con pulpitos de lombrices de algunos paticitos y bagres amarillos, pero lo genial fue encontrar el buen pique de las esquivas bogas del Guazú, así fue que en donde fuimos por reparo del viento y en busca de sombra sin esperarlo dimos con las bogas, con buenos ejemplares que nos brindaron una excelente pelea con corridas por doquier hasta lograr bonetearlas para subirlas a bordo.

Cerramos entonces otra jornada de pesca con buenas capturas de bogas de muy lindos portes y, como decía en un principio, las bogas ya van a cambiar su dieta donde comenzaran a buscar más el ofrecimiento de grasa en los anzuelos; y es el mes de abril donde sin dudas salen las más grandes con el uso de grasa grano de pecho o de pella, lo que es tema para otro día y nota.

Datos útiles

Carnadas El Toro, Ruta Provincial 6 y Calixto Dellepiane (Ex Ruta 12 y Lavalle), Campana, Abierto de 6 de la mañana a 20. Reservas: 03489-15-293296.

Camping Recreo Keidel, guardería y bajada de lancha. Contacto: 03487-15-470576

Galería de imágenes

En esta Nota

Luis María Bruno

Luis María Bruno

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend