Sábado 31 de julio de 2021
NAUTICA | 16-03-2021 13:55

Soltando amarras: dos hermanas dejaron todo para dedicar su vida a la náutica

Cambiar de vida y soltar viejas estructuras para ser libres y poder vivir de lo que verdaderamente nos apasiona es un deseo que todo nauta quisiera alguna que otra vez poder cumplir. Noelia y Soledad se animaron.
Ver galería de imágenes

María Noelia y María Soledad Pardal son hermanas mellizas, de 36 años de edad y con profesiones muy diferentes. Noe es contadora, Sol arquitecta y licenciada en turismo; y ambas ejercieron sus profesiones durante muchos años hasta que un día decidieron soltar amarras y realizar un cambio radical en sus vidas: soltar sus profesiones, las viejas estructuras y creencias limitantes, para ser libres de cocrear y manifestar la vida que siempre soñaron. Esa fue la chista que dio luz a Soltando Amarras, su proyecto para vivir de la náutica.

Como nació Soltando Amarras

Junto a sus profesiones conocieron el ambiente náutico por casualidad, o causalidad, mejor dicho, pese a no tener a nadie de la familia relacionado en la náutica arrancaron a estudiar timonel de yate a vela y motor. Desde la primera práctica sintieron una conexión instantánea con la navegación, como si estuviéran recordando otras vidas.

Cada vez que salían a navegar se sentian libres de todo, “ese momento de soltar las amarras y desplegar las velas era sublime”, comenta Noe a Weekend.  Sentir cómo el viento las llevaba, escuchar el sonido del agua y conectarse con la naturaleza desde otro lado, era algo que disfrutaban a cada instante en cada navegación que podían hacer.

1603_soltando_amarras

Luego de finalizar el curso y rendir el examen pudieron cumplir su sueño de comprar el primer velero. Era un velero chico de 24 pies, pero para ellas era su segundo hogar. Se llamaba Oasis y para ellas era lo que realmente significaba su nombre, un Oasis en el medio de la ciudad. Al vivir en Capital Federal, cada vez que llegaban a la marina era entrar en un mundo paralelo, donde el tiempo y el espacio se disolvían.

En cada salida de navegación hacían meditación cuando llegaba el atardecer, ya que siempre estuvieron conectadas con la espiritualidad. Un día, navegando con amigas, se les ocurrió que tenían que ofrecer esta fusión que habían descubierto a los demás, porque era algo que les hacía muy bien, era una experiencia sanadora. Pero en ese momento cada una trabajaba en el Estado, y sólo tenían los fines de semana libres para navegar.  

Fue en ese momento que se les ocurrió la idea de dedicarse a lo que en su momento era un hobby, algo que amaban hacer, pero que jamás pensaron poder dedicarse y vivir de eso. Fue así que comenzaron a juntarse de madrugada, antes de que cada una vaya al trabajo para ir plasmando ese sueño realidad. Crearon la página web, le pusieron nombre al proyecto, y estudiaron los servicios y recorridos que podrían ofrecer. Luego de mucho trabajo y dedicación pudieron hacer la primera salida con los primeros tripulantes de este novedoso proyecto. Desde ese momento ya nada fue igual. Cada vez que asistían a sus oficinas, ambas quedaban por Plaza de Mayo, donde continuamente había manifestaciones y piquetes. Ya nada tenía sentido, habían perdido el interés por lo que hacían, sentían que no estaban cumpliendo con su propósito.

1603_soltando_amarras

Las primeras navegaciones

Comenzaron a hacer salidas todos los fines de semana, y en el transcurso de un tiempo se dieron cuenta que empezaba a suceder una magia especial en cada salida de navegación, donde cada persona que asistía disfrutaba plenamente de la navegación. Toda esta energía que se lograba a bordo hizo que todos los fines de semana tuvieran cada vez más tripulantes por salida, la navegación de Luna llena era la más solicitada y el velero les empezó a quedar chico.

Rápidamente los tripulantes que asistían a las navegaciones comenzaron a pedir más destinos, con los cual comenzaron a realizar travesías en Angra do Reis, en donde utilizaban sus propias vacaciones del trabajo en relación de dependencia para dedicarse a ofrecer navegaciones y servicios en ese paraíso brasilero.

Así fue que luego de un año con este proyecto de Soltando Amarras lograron cambiar a un nuevo velero llamado Atlas, un Bramador de 34 pies con todas las comodidades para cruzar el Océano Atlántico. A diferencia del velero anterior, además de tener más eslora, posee motor interno, malacate, genoa autovirante, sistema eléctrico para izar velas y timón de rueda. Además, en el interior hay dos camarotes, baño, cocina y heladera. El cambio fue muy notorio para el proyecto y para toda la tripulación que siempre asistía a las navegaciones.

1603_soltando_amarras

El proyecto hoy

“El deseo de nosotras es de ser libres”, comenta Soledad en entrevista con Weekend. Esto las llevó a poder tomar la decisión de soltar sus profesiones, ya que las mismas las estaban amarrando y no les permitían crecer en este nuevo proyecto. Esa decisión fue dar un salto al vacío, saber que ya no podrían disponer de un sueldo fijo, obra social, ni jubilación pero que desde su corazón no tenían dudas que iban por el buen camino.

Durante la cuarentena lograron expandirse a todo el mundo con cursos y talleres online para despertar cual es el propósito de vida, recordando que existen dos días importantes en la misma, el día que naces y el día que te das cuenta para qué estamos. Por otra parte, también crearon una comunidad exclusiva a través de una aplicación para liberarse de las limitaciones de la mente y expandir la conciencia.

Tipos de salidas

Hoy las navegaciones que ofrecen son experiencias sanadoras, donde ambas hermanas zarpan desde la Marina Punta Chica en San Fernando en su moderno velero de 34 pies con todas las comodidades, para dejarse llevar por el viento y contemplar las hermosas vistas hacia la Ciudad de Buenos Aires.

1603_soltando_amarras

En este escenario único, donde el agua permite aquietar la mente y las emociones, ofrecen a los tripulantes una meditación guiada con la armonización del cuenco tibetano. Un instrumento de terapia sonora, que utilizado sobre el agua amplifica su vibración, logrando armonizarnos y encontrando la paz interior.

También están planeando una navegación en Angra do Reis, que es uno de los mejores destinos para navegar, donde la tripulación tiene la experiencia de vivir a bordo de un velero durante una semana, y navegar en un increíble paraíso rodeado de 365 islas. En esos viajes combinan la belleza con la tranquilidad del lugar para que los tripulantes vuelvan a su esencia. Exploramos las islas disfrutando de la naturaleza que los rodea en ese lugar mágico y con buena energía.

El Velero Atlas

  • Modelo: Bramador 34
  • Eslora: 10,10 m
  • Manga: 3,49 m
  • Calado: 1,60 m
  • Desplazamiento: 5000 kg
  • Numero de plazas: 6 (Seis)
  • Combustible: 90 litros
  • Agua Potable: 90 litros
  • Motor: Interno Diesel de 20 a 30 HP
  • Contacto: @soltandoamarrasoficial

Galería de imágenes

Martín D'Elía

Martín D'Elía

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend