Lunes 26 de octubre de 2020
NAUTICA | 20-09-2020 18:20

Trucos del experto: puesta a punto de la lancha para navegar

Antes de adentrase al agua conviene verificar ciertas cuestiones de a embarcación para no tener problemas cuando estemos en el medio acuático. Cuáles son estos detalles.
Ver galería de imágenes

Primero de todo, si nuestra embarcación es nueva o tiene menos de un año, debemos saber si nos toca pasar por algún servicio de mantenimiento oficial del motor, dependiendo de las horas de uso. Por otro lado, siempre es aconsejable efectuar una inspección general de toda la nave, si es posible por algún profesional de la materia (técnico o ingeniero naval), sobre todo en aquellas que efectuarán navegaciones en grandes ríos, lagos, Río de la Plata o zona marítima, para garantizar la seguridad de las personas que van a bordo. La inspección técnica es parte esencial y de suma importancia. No debemos tomarla a la ligera, ya que el navío será revisado por unos ojos expertos que comprobarán el estado y funcionamiento de todos los elementos que afectan a la seguridad del transporte y de los tripulantes.

Conceptos básicos para la puesta a punto

Los amantes de la navegación conocemos y somos conscientes de la existencia de unos conceptos básicos que nos van a ayudar a orientar la realización de la puesta a punto de la nave. A modo de ejemplo, podríamos señalar alguno de ellos y de los elementos de seguridad que requieren de unos altos parámetros de vigilancia y control. 

Weekender nautica

Estanqueidad

Debemos prestar especial atención a la estructura, cuidando de que no haya defectos. Tendremos que comprobar las uniones de las estructuras longitudinales o transversales, espejo de popa, sobre todo con motores fuera de borda o dentro-fuera; en el caso de un velero, verificar la unión orza casco así como la de arboladura, landas y jarcias. También cabe revisar las válvulas de fondo y de costado, sin dejar de comprobar la bocina del eje porta hélice (motor interno), limera de timón, la abertura de cubierta y las bombas de achique. Por ello es importante la puesta en seco de la embarcación, ya que podremos limpiar algas o sustancias adheridas, lo que facilitará la revisión. Esto es de suma importancia para garantizar que no se filtre el agua. 

Energía y propulsión

También requieren vigilancia, por lo que revisaremos el anclaje del motor, vibraciones, ventilación, circuito de combustible, escape de gases, circuito de refrigeración, baterías, cableado, fusibles y empalmes. En embarcaciones a vela tendremos que examinar los palos y crucetas, grilletes y tensores, jarcia fija y de labor, anclajes, obenques y stays, drizas, escotas y cabos. No debemos dejar de inspeccionar la pala y la mecha, vigilando que no presenten oxidaciones. Revisar sistemas hidráulicos o mecánicos, guardines, transmisores y poleas, a la par de comprobar el funcionamiento de equipos y la cadena de fondeo. Importancia vital para tener un gobierno fluido y sin contratiempos. 

Habilitabilidad

Es uno de los apartados que dejamos de lado por error, pero que es de suma importancia: revisar la seguridad sobre cubierta. Candeleros y pasamanos, así como la comprobación de que la cubierta posea un suelo antideslizante. Vigilaremos la ventilación, la posible extracción de cocina y/o baños si hubiera, y echaremos un vistazo al circuito de gas, conexiones y, sobre todo, al gabinete de garrafa y regulador.

2207_radio_vhf

Comunicaciones, matafuegos y otras cuestiones

En cuanto a las comunicaciones dentro de la embarcación, acorde con la nueva reglamentación de PNA, debemos contar con un equipo de VHF fijo o manual según la categoría de navegación, el cual debemos revisar para un correcto funcionamiento. También es recomendable, para navegaciones en el Río de la Plata o marítimas, tener una radiobaliza, que también deberá ser sometida a diversas revisiones: comprobar el dispositivo automático de liberación y el vencimiento de su batería. Imprescindible contar con equipos homologados por PNA o normas internacionales, entre los que figuran chalecos, luces de navegación y señales de socorro, así como material náutico. También deberemos chequear los extintores de a bordo. Todo ello es indispensable para preservar la seguridad de los pasajeros. Por último, echaremos un vistazo para ver si se debe proceder al cambio de filtros de aceite del motor y de la caja reductora o pata de motor, la correa del alternador y de la bomba de refrigeración, sustituyendo el impulsor de la bomba por uno nuevo en el caso de tener varias horas de uso. Para finalizar, aprovecharemos la situación de nuestra embarcación para darle una buena lim-pieza general para que, con todo esto, esté lista para la temporada. ¡A disfrutar de la navegación!

Galería de imágenes

Martín D'Elía

Martín D'Elía

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend