Jueves 22 de octubre de 2020
NAUTICA | 04-05-2020 15:57

Así nació el increíble y único barco de competición de Ferrari

El Ferrari Arno XI fue toda una bestia, hasta tal punto que incluso hoy ostenta el récord de velocidad sobre el agua en su categoría: 242,19 km/h.
Ver galería de imágenes

En la década de 1950, la marca Ferrari era el dominante absoluto en el mundo de la competición automotor. Había ganado la Fórmula 1 en tres ocasiones, dos con Alberto Ascari (1952 y 1953) y una con Juan Manuel Fangio (1956); más la primera victoria en 1954 de las 24 Horas de Le Mans, de la mano de José Froilán González. Fue en esta época dorada que la búsqueda de nuevos desafíos llevó a la empresa a algo impensado, desarrollar un barco de carreras.

Así surgió el Ferrari Arno XI, un bote de competición histórico, ya que fue el único equipado con un motor de la marca italiana. Su performance fue tal que hasta el día de hoy ostenta el récord de velocidad sobre el agua en su categoría, que data de 1953, con el impresionante número de 242,19 km/h.

0405_ferrari_arno_XI

El Ferrari Arno XI surgió de la cabeza de Achille Castoldi, ingeniero italiano que en la década del 40 había conseguido títulos en motonáutica y que desde hacía varios años anhelaba construir un bote que rompiera todas las marcas de velocidad. En 1951 enfocó todo su trabajo en la competencia del récord mundial de velocidad, para lo cual necesitaba un proveedor de motores; hasta que llegó Ferrari.

La embarcación se construyó en madera maciza con un revestimiento enchapado en caoba, obviamente pintado con el típico color rojo de Ferrari. Con respecto al motor, Castoldi le pidió a Ferrari un V12 de especificación de Fórmula 1.

0405_ferrari_arno_XI

Sobre el mismo trabajaron hasta casi duplicar la relación de compresión para manejar el metanol. Se necesitaba de una chispa más caliente, por lo que los distribuidores y las bobinas fueron reemplazados por magnetos gemelos. Cada cilindro tenía dos bujías para garantizar una combustión limpia. Como no fue suficiente, se usaron dos sobrealimentadores gigantes impulsados ​​por el cigüeñal. Cada uno tenía su propio Weber 4-Barell modificado para verter metanfetamina en el motor con una relación aire/combustible de 5: 1. Lo que comenzó con 385 caballos trepó a un rango de entre 550 y 600 CV.

Finalmente, en 1953 el Ferrari Arno XI fue probado en el lago Iseo (Italia), donde logró batir el récord de velocidad sobre el agua, con unos 242 kilómetros por hora en dos pasadas y con una velocidad media de 164,70 km/h en 24 millas náuticas.

0405_ferrari_arno_XI

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend