Domingo 20 de septiembre de 2020
NATURALEZA | 08-09-2020 17:31

Preocupación por el hallazgo de una fuga masiva de gas metano en el océano Atlántico

Es la primera en su tipo que se encuentra en el hemisferio sur. Los investigadores afirman que podría influir considerablemente en el calentamiento de los mares y el cambio climático.
Ver galería de imágenes

Una investigación publicada recientemente en Nature Communications afirma que existe una fuga masiva fuga masiva de gas metano en sedimentos del fondo marino, cerca de la costa de Brasil. Es la primera fuga de este tipo que se encuentra en el océano Atlántico sur y se teme que podría acelerar el proceso de cambio climático.

El descubrimiento fue realizado por el profesor de ciencias ambientales Marcelo Ketzer, junto a colegas franceses y brasileños de la Universidad de Linnaeus en Suecia. Los investigadores afirman que es la primera vez que se encuentra una fuga masiva de este gas en el hemisferio sur, fenómeno producido por el cambio climático, pero que al mismo tiempo retroalimenta y acelera el calentamiento del planeta.

Vale aclarar que el metano es un potente gas de efecto invernadero 25 veces más poderoso que el dióxido de carbono, por lo que esta fuga es una muy mala noticia para el medio ambiente, ya que acelerará el calentamiento del mar.

0809_fuga_gas_metano

“El calentamiento de los océanos relacionado con el cambio climático, provoca la disociación de los depósitos de hidratos de gas y las fugas de metano en el fondo marino”, afirman los investigadores. En resumen, la fuga puede derivar en un proceso de retroalimentación que ocasione más liberación de gasta desde el fondo del mar.

En este proceso los hidratos de gas juegan un papel muy importante. Esta sustancia está formada por agua y metano, y se encuentra en el fondo de los océanos, a alta presión y bajas temperaturas.

0809_fuga_gas_metano

“El hecho de que el gas metano haya comenzado a filtrarse a través de la disociación de hidratos de gas, no es una buena noticia para el clima”, advierten los responsables de la investigación. Esto se debe a que el metano congelado en estos sedimentos, supuestamente, es el depósito de carbono orgánico más grande del planeta.

“La disociación de hidratos y la fuga de metano relacionada a nuestros océanos, es un proceso a largo plazo que puede durar varios siglos, y puede conducir a una amplificación significativa de los efectos del cambio climático y a cambios en la química de los océanos, como la acidificación adicional”, concluye Marcelo Ketzer, responsable del estudio.

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend