Miércoles 3 de marzo de 2021
INFORMATIVO | 12-08-2020 16:22

Porqué los restos arqueológicos hallados en Jerusalén pueden ayudar a salvar al planeta

Un análisis de las cenizas encontradas de la era del Primer Templo, magnetizadas cuando los babilonios incendiaron la ciudad santa, proporciona una esperanzadora manera de salvar la Tierra. Videos.
Ver galería de imágenes

Un grupo de arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv, de la Universidad Hebrea de Jerusalén y de la Autoridad de Antigüedades de Israel, consiguió medir el campo magnético terrestre del día en que la ciudad de Jerusalén fue destruida por los babilonios, en el año 586 a.C., de acuerdo con un estudio que acaba de publicar la revista científica norteamericana PLOS ONE.

0812_restosjerusalen

Los científicos se valieron de la evidencia arqueológica que encontraron durante una excavación que llevaban a cabo en el estacionamiento de un gran edificio de dos pisos de Givati, ubicado en el Parque Nacional Ciudad del Rey David, con los que pudieron dar cuenta del campo magnético terrestre que prevalecía al momento en que esa antigua ciudad santa fue destruida.

Según los expertos, los 54 fragmentos analizados contienen minerales magnéticos y, una vez que ese suelo se calentó a temperaturas muy altas, todos ellos se alinearon con el campo magnético de la Tierra en ese momento, lo que les permitió reconstruir el campo magnético de la Tierra en un momento muy específico del pasado. “Las mediciones magnéticas probaron que el edificio había sido quemado, a una temperatura superior a los 500° C, y que el piso, apoyado en enormes vigas de madera, se derrumbó durante el incendio", explicó el arquéologo Voav Vaknin, coautor del estudio.

0812_restosjerusalen

Por su parte, Yiftah Shalev, investigador de la Autoridad de Antigüedades de Israel y también partícipe del estudio, aseveró que el evento arqueológico de la destrucción ardiente de la Antigua Jerusalén "tiene un gran eco en el texto bíblico ya que el edificio excavado es una de las grandes casas públicas que fueron quemadas durante la destrucción de Jerusalén el 9 de Av (mes del calendario judío) del 586 A.C., hecho que está descrito en los textos bíblicos”, manifestó.

El hecho de poder relacionar la destrucción de Jerusalén con el registro del campo magnético de la Tierra en un día específico "es verdaderamente extraordinario", remarcó Vaknin, al tiempo que reconoció que el estudio realizado puede ofrecer a los científicos “importantes pistas sobre los cambios de campo magnético en la Tierra a lo largo de  milenios”.

Qué es el campo geomagnético

La capacidad de trazar el pasado puede permitir a los científicos predecir el comportamiento futuro del campo geomagnético, lo que quizás ayude al futuro de la humanidad. Según un informe publicado en el sitio web de la NASA, “cada imán produce un área de influencia invisible a su alrededor. Cuando las cosas de metal u otros imanes se acercan a esta región del espacio, sienten un tirón o un empuje del imán”. Los científicos llaman a estas influencias invisibles “campos geomagnéticos”.

0812_restosjerusalen

El estudio de estos campos tiene muchas implicancias más allá de la física pura y puede resultar clave para comprender el cambio climático, ya que el campo magnético funciona como escudo de la Tierra contra la radiación cósmica y las partículas cargadas del sol. También es utilizado como herramienta de navegación por el hombre, como en las brújulas.

Asimismo, según la NASA, “los geofísicos han notado que la fuerza del campo magnético de la Tierra ha estado decayendo – alrededor del 5 por ciento a nivel mundial durante el último siglo. Sin embargo, no está cambiando de manera uniforme; crece, haciéndose más fuerte en algunos lugares y más débil en otros”.

at Weekend

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend