Lunes 21 de septiembre de 2020
NATURALEZA | 20-07-2020 15:40

Misterios de la laguna Setúbal: buscan restos paleontológicos que aporten pistas

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (FICH-UNL) UNL busca dilucidar el misterio sobre el origen y los sitios arqueológicos que hay en el interior y en los alrededores de esta laguna santafecina.
Ver galería de imágenes

Un grupo de investigadores comenzó a realizar perforaciones sobre el lecho de la Laguna Setúbal, en Santa Fe. El objetivo fundamental de los trabajos que están a cargo de especialistas de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (FICH-UNL) son múltiples. Por un lado, quieren determinar con precisión las edades de los animales cuyos fósiles perduran en el subsuelo de la laguna y, por el otro, intentan obtener precisiones acerca de cuándo y cómo se originó la laguna, como así también, cómo fue cambiando el paisaje desde hace miles de años atrás.

0720_laguna setubal

Al respecto, cabe destacar que hace miles de años atrás la mencionada laguna santafesina fue parte del cauce principal del río Paraná. Luego hubo pantanos y bañados, incluso hasta dunas de desierto, hasta que se formó la laguna, que hoy es parte del Paraná ya que nace y muere en ese gran río del litoral argentino.  Con este fin, los investigadores comenzaron a realizar las primeras perforaciones en el lecho del espejo de agua, utilizando una vibradora de hormigón adaptada para introducir un caño de aluminio que les permitió alcanzar hasta seis metros de profundidad. Mientras el primer sitio perforado se encuentra en el fondo lagunar de limos y arcillas frente a barrio El Pozo, que quedó seco y a la vista por la bajante del río, el segundo lugar investigado se ubica más al noreste, cerca de la defensa de Colastiné Norte, en la zona conocida como Paraíso 17.

0720_laguna setubal

Pero, lamentablemente, en ninguno de los dos casos lograron alcanzar la profundidad necesaria como para llegar a las arenas fosilíferas que están buscando. “Debido a la dureza del nivel del suelo alcanzado —arcillas de de 20 mil a 80 mil años de antigüedad— la maquinaria utilizada sufrió desperfectos a los 4 metros de profundidad, aproximadamente”, explicó el geólogo Carlos Ramonell, que encabeza el equipo de investigadores. “Vamos a tener que esperar hasta que pase un leve repunte del nivel del río que está previsto en los próximos días para volver a descender y retomar  la investigación”, afirmó.

“Además, vamos a necesitar contar con otra máquina, por lo que también será necesario costearla”, concluyó el también encargado del Laboratorio de Sedimentología de la FICH-UNL que, hace un par de años, determinó que los dos tonos de marrón de la laguna se deben a los aportes de sedimentos y limos que viajan desde los Andes por el río Bermejo y luego por el Paraná, y los que provienen localmente de la cuenca de Los Saladillos.

0720_laguna setubal

“Queremos intentar llegar a las arenas fosilíferas del subsuelo para sacar muestras en pos de determinar nuevas edades precisas en que esas especies animales vivieron acá, cuando un gran cauce mayor del Paraná recorría la faja de la Setúbal y determinar cómo era ese cauce, si se alimentaba con los mismos ríos principales que ahora. También queremos ver qué tipos de ambientes se establecieron en la zona una vez que ese gran cauce se retiró, hasta nuestros días. Y también, cuándo se sucedieron esos cambios de paisaje, y determinar esa dinámica asociada a cambios climáticos o ambientales globales o locales del pasado”, concluyó.

Fuente: Nicolás Loyarte, Diario El Litoral

at Weekend

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend