Jueves 24 de junio de 2021
KAYAK | 09-10-2020 09:42

Descubriendo el Delta a puro remo

Tres travesías de diferente nivel de dificultad para internarse en los mejores paisajes de la zona a través de experiencias increíbles. Flora, fauna, remo y acampe, una buena combinación con distanciamiento social para curarse de las secuelas de la cuarentena.
Ver galería de imágenes

Los kayakistas de travesía son buscadores incansables de nuevos horizontes. Y nuestro inmenso Delta Inferior ofrece innumerables recorridos para efectuar en kayak. Entre los más detacados hay tres hermosas singladuras, ideales para realizar durante la primavera: la remada hasta Dique Luján, el recorrido hasta la reserva de la Biosfera Delta del Paraná y la desafiante remada hasta la isla Martín García. Las dos primeras opciones son salidas fáciles de realizar y, con un poco de entrenamiento, se llevan a cabo de manera simple. Por el contrario, la travesía a la isla demanda más entrenamiento y experiencia. Veamos...

0710_REDMAN

Dique Luján (Un día, nivel principiante)

Es uno de los recorridos clásicos del canotaje y el remo de la Primera Sección del Delta, ideal para efectuar una salida inicial de mediana intensidad, esto significa que no hace falta tanta experiencia ni tener un óptimo estado físico. En total son 12 km de ida y otros tanto de regreso, tomando como Km 0 la confluencia de los ríos Luján y Tigre. En este periplo recorremos el Delta profundo Luján arriba. Se atraviesan escenarios naturales de ensueño, donde seguramente observaremos muchísimas aves y bosques de ceibos, álamos y cipreses calvos. Además, es uno de los escasos lugares donde todavía se ven los viejos embarcaderos y amarras.
Al partir desde Tigre se puede efectuar una buena recorrida en –como mínimo– tres horas de remo. Dependerá de la correntada en contra que tenga el río Luján. Lo ideal es efectuar una parada de descanso en el canal Villanueva. El itinerario más directo es por el Luján, aunque los más entrenados suben hasta el Paraná por alguno de los ríos, como el Caraguatá, y bajan por el canal Arias hasta Dique Luján.

0710_REDMAN
Sobre el canal Villanueva hay un almacén donde podemos proveernos de bebida y comida. Es un excelente lugar para efectuar el necesario descanso del mediodía luego de la remada. Tiene buen lugar de desembarque, no se cobra bajada y los precios suelen ser bastante accesibles. En caso de viento sur, el recorrido de ida se simplifica bastante, aunque en ese caso el regreso a Tigre puede volverse un tanto más trabajoso.

Reserva de la Biosfera Delta del Paraná (Tres días, nivel intermedio)

Es uno de los escenarios naturales más importantes de la provincia de Buenos Aires y resulta ideal para recorrer en una embarcación a remo, ya que desde el agua tenemos grandes posibilidades de acercarnos al corazón de la reserva. Este gran ecosistema está ubicado a 50 km de la Capital Federal, en la 2ª y 3ª Sección del Delta bonaerense. Ofrece enormes ríos como el Paraná Guazú o el Barca Grande, y también cientos de pequeños arroyos, entre ellos, el Capitancito y el Durazno, lugares de ensueño donde seguramente observaremos muchísimas aves y descubriremos carpinchos en su ambiente natural. Es uno de los escasos lugares donde todavía se observan bosques vírgenes de ceibos, extensos cañaverales y enormes juncales.

0710_REDMAN
Tras partir desde Tigre se puede efectuar una buena recorrida en –como mínimo– tres días, aunque lo ideal sería disponer de cinco jornadas para intentar llegar al Paraná Guazú y al arroyo Naranjo. El itinerario más directo es por los ríos Capitán y Felicaria, y nos demandará una distancia de casi 60 km entre la ida y el regreso. Si pretendemos acercarnos a la zona de Guazú Guazuzito, entonces remaremos algo así como 70 km de ida, dato fundamental para tenerlo en cuenta a fin de calcular los días y horas de regreso. En este recorrido podemos encontrar buenos lugares de acampe y almacenes isleños para comprar víveres frescos. Eso sí, la carpa debería contar con mosquitero y no puede faltar el repelente.

Isla Martín García (Cuatro días, nivel avanzado)

Verdadero desafío para los kayakistas,  esta isla se ha vuelto un ícono para los remeros. Aunque es un recorrido difícil de realizar, por la posibilidad cierta de encontrar viento, oleaje y grandes corrientes, con un buen pronóstico, remeros avezados y equipo en condiciones es perfectamente realizable. Es una travesía que demanda casi 10 horas de remo neto de ida para recorrer casi 45 km (esto depende del trayecto elegido), y debe ser efectuada por lo menos por tres kayaks. Un dato fundamental: recomendamos que al menos un integrante del equipo haya efectuado esta remada una vez y tenga bien claro el derrotero a seguir, porque las aguas abiertas del Río de la Plata suelen ser traicioneras cuando se las subestima.

0710_REDMAN
El camino más sencillo es navegar hasta el Paraná de las Palmas, luego seguir por los Bajos del Temor, el Chaná y el Paraná Miní. Una vez en río abierto, enfrentaremos el cruce por los pozos del Barca Grande –lugar de cuidado si hay viento– hasta la isla Oyarbide y luego el último tramo a Martín García. En caso de emergencia podemos acampar en la isla Oyarbide, hay unas improvisadas construcciones de madera hechas por pescadores que sirven como refugio.
La otra alternativa de llegar a Martín García es a través de un recorrido por el Delta exterior, pasando la punta Morán y navegando los pozos del Barca Grande hasta la isla. Este periplo por aguas abiertas solo debería ser intentado en condiciones de muy buen tiempo y por palistas acostumbrados a largas remadas sin bajar del kayak. La isla brinda todo lo necesario para pernoctar varios días sin preocupaciones: buen camping, posibilidad de reaprovisionamiento y, sobre todo, un enorme interés histórico para adentrarse en nuestro pasado y recorrer un paisaje de ensueño con el marco imponente del Río de la Plata.
Si lo que nos interesa es esta zona por su cercanía a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, debemos decir que queda mucho más por descubrir del Delta y que estas tres travesías son solo el comienzo. A ellas se pueden sumar remadas nocturnas con luna llena y muchas aventuras más.

0710_redman

Cómo maximizar nuestra seguridad

  • En estas singladuras cobra especial importancia el equipo de seguridad.
  • Por cada tres kayakistas hay que acarrear un VHF, una pala de repuesto, bomba de achique, cabo de remolque, un mapa de la zona y ropa acorde a la época en que enfrentemos la remada.
  • Si se trata de nuestra primera travesía, es necesario también ir acompañados de un remero experimentado que haya efectuado estas singladuras.
También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Patricio Redman

Patricio Redman

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend