Thursday 13 de June de 2024
INFORMATIVO | 04-02-2024 19:00

Se detectaron temblores en la Luna que podrían afectar la misión de la NASA Artemis

Varios países tienen interés en aterrizar en su polo sur, incluyendo a la agencia espacial estadounidense y una misión planificada para 2026. Pero descubrieron que movimientos del núcleo provocan estos movimientos que pueden durar horas. Esto no sólo complicaría los alunizajes sino la posibilidad de instalar una colonia en la mejor zona del satélite terrestre.
Ver galería de imágenes

Una región de la Luna que está en el centro de una nueva carrera espacial internacional, porque puede contener hielo de agua, podría ser menos hospitalaria de lo que se pensaba, según ha descubierto una nueva investigación. El interés en el polo sur lunar se disparó el año pasado, cuando la misión Chandrayaan-3 de la India realizó el primer aterrizaje exitoso en el área, pocos días después de que la nave espacial rusa Luna-25 se estrellara en camino para intentar la misma hazaña. La NASA ha seleccionado la región como lugar de aterrizaje para su misión Artemis III, que podría marcar el regreso de los astronautas a la Luna en 2026, y China también tiene planes de crear futuros hábitats allí.

0712_luna

Pero ahora un estudio financiado por la NASA está haciendo sonar la alarma: a medida que el núcleo de la luna se enfría y se contrae gradualmente, su superficie desarrolla arrugas (como una uva que se arruga hasta convertirse en una pasa) creando “temblores lunares” que pueden durar horas, además de deslizamientos de tierra. Al igual que el resto de la superficie del satélite natural, esta área del polo sur es propensa a fenómenos sísmicos, lo que potencialmente representa una amenaza para futuros colonos y equipos humanos.
"Esto no es para alarmar a nadie y ciertamente no para desalentar la exploración de esa parte del polo sur de la Luna -dijo el autor principal del estudio, Thomas R. Watters, científico emérito del Centro para la Tierra del Museo Nacional del Aire y el Espacio. y Estudios Planetarios- sino para advertir que la Luna no es un lugar benigno donde no sucede nada”.
La luna se ha reducido unos 150 pies de circunferencia (45,72 m) en los últimos millones de años, una cantidad significativa en términos geológicos pero demasiado pequeña para causar cualquier efecto dominó en la Tierra o en los ciclos de marea, según los investigadores. En la superficie lunar, sin embargo, la historia es diferente. A pesar de lo que pueda sugerir su apariencia, la luna todavía tiene un interior caliente, lo que la hace sísmicamente activa. "Hay un núcleo externo que está fundido y se está enfriando -dijo Watters-. A medida que se enfría, la luna se encoge, el volumen interior cambia y la corteza tiene que adaptarse a ese cambio; es una contracción global, a la que también contribuyen las fuerzas de marea en la Tierra".

2110_casas luna

Debido a que la superficie de la Luna es frágil, según consigna CNN esta atracción genera grietas, que los geólogos llaman fallas. "Se piensa que la Luna es un objeto geológicamente muerto donde no ha sucedido nada durante miles de millones de años, pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Estas fallas son muy jóvenes y están pasando cosas. De hecho, hemos detectado deslizamientos de tierra que se produjeron durante el tiempo que el Lunar Reconnaissance Orbiter estuvo en órbita alrededor de la Luna”, aclaró el científico.
El Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA, o LRO, se lanzó en 2009 y está mapeando la superficie de la luna con varios instrumentos. En el nuevo estudio, publicado el 25 de enero en The Planetary Science Journal, Watters y sus colegas utilizaron datos recopilados por LRO para vincular un poderoso terremoto lunar (detectado con instrumentos dejados por los astronautas del Apolo hace más de 50 años) con una serie de fallas en la superficie lunar. El terremoto más fuerte registrado fue el equivalente a una magnitud de 5,0.
Los hallazgos del estudio no afectarán el proceso de selección de la región de aterrizaje de Artemis III, y eso se debe al alcance y la duración de la misión, según la coautora del estudio y científica planetaria de la NASA Renee Weber: "Esto se debe a que es difícil estimar con precisión la frecuencia con la que una región específica experimenta un terremoto lunar y, al igual que los terremotos, no podemos predecir los terremotos lunares. Los terremotos lunares fuertes y poco profundos son poco frecuentes y suponen un riesgo bajo para las misiones de corta duración en su superficie".
La NASA ha identificado 13 regiones candidatas a aterrizar en Artemis III cerca del polo sur lunar, añadió, utilizando criterios como la capacidad de aterrizar de forma segura en la región, el potencial para cumplir objetivos científicos, la disponibilidad de ventanas de lanzamiento y condiciones como el terreno, las comunicaciones y la iluminación. . Como parte de la misión, dos astronautas pasarán aproximadamente una semana viviendo y trabajando en la superficie lunar.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend