Thursday 25 de April de 2024
INFORMATIVO | 23-10-2023 11:25

Encuentran huellas de una desconocida y milenaria especie de ave de terror en Río Negro

Fueron encontradas por un guardia ambiental en la zona correspondiente a las Áreas Naturales Protegidas Punta Bermeja y Caleta de los Loros, Punta Mejillón y Pozo Salado. ¿A quién pertenecen y de qué antigüedad datan?

La costa atlántica de la provincia de Río Negro volvió a ser escenario de otro hallazgo arqueológico de gran importancia mundial, ya que un guardia ambiental encontró huellas de una gigantesca, milenaria y hasta ahora desconocida especie de ave.

Según explicaron biólogos y geólogos de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) y del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de la Pampa (CONICET-INCITAP) a la revista especializada Scientific Reports, puntualmente, el descubrimiento tuvo lugar en la zona que corresponde a las Áreas Naturales Protegidas Punta Bermeja y Caleta de los Loros, Punta Mejillón y Pozo Salado, en tanto que las huellas pertenecen a una especie desconocida de las denominadas “aves de terror” a la que bautizaron Rionegrina pozosaladensis”.

2310_huellas

Los diferentes estudios bioquímicos a los que fueron sometidas las huellas encontradas les permitieron a los investigadores establecer que pertenecieron a un ave que vivió hace, aproximadamente, unos 800.000.000 de años y que pesaba alrededor de 55 kilos.

Las huellas encontradas estaban cubiertas por entre unos 20 a 30 centímetros de arena, en tanto que los científicos tomaron más de 400 fotografías del conjunto de huellas, observaron las rocas sedimentarias que conforman la costa y los acantilados donde fueron halladas y, por último, tomaron una muestra de la ceniza volcánica que se encontraba por encima de las huellas y que, tras ser analizada geoquímicamente, les permitió establecer con precisión su antigüedad.

2310_huellas

“Las huellas analizadas muestran un gran dedo central y otro lateral, los que serían el apoyo principal. Tienen, a su vez, un dedo interno muy reducido y casi no se ve apoyos del talón. Estas características del pie indican marcadas adaptaciones para la carrera, es decir que corresponden a un ave corredora”; explicó Ricardo Melchor, investigador del CONICET.

Las únicas aves corredoras de gran tamaño son el grupo extinguido de las ´aves del terror´ o fororracos, cuyo registro es bastante extenso en Argentina. Aunque los huesos de las patas de los fororracos se preservan raramente, una comparación con los restos conocidos sugiere que estas huellas serían de un ave del terror aún no registrada”, agregó quien estuvo a cargo del estudio.

Además, los científicos determinaron que Rionegrina apoyaba mayormente dos dedos, lo que lo diferencia de las huellas de ñandúes actuales y fósiles, que apoyaban tres.“Otras aves actuales, como las chuñas, apoyan mayormente dos dedos, pero no se conocen como fósiles de un tamaño mayor a las actuales de 2 a 3 kilos, por lo que también se descartan como posibles productores”, comentó Melchor.

2310_huellas

En cuanto a la zona en donde aparecieron estas valiosas huellas, Melchor explicó que en ella también hay otras huellas de vertebrados y también signos de actividad de invertebrados que, asociadas al análisis de las rocas portadoras, son de fundamental valor para poder reconstruir estas comunidades y la geografía del pasado.

Estas son las primeras huellas que pueden asignarse con cierta confianza al grupo de las aves del terror o fororracos. No se conocen en otra parte del mundo, aunque es esperable que este hallazgo facilite su reconocimiento en otras regiones’’, concluyó Melchor.

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend